Transporte público

Maxia SRL: El “mal ejemplo” que imitó Río Gallegos de Caleta Olivia

El contrato que firmó el ex intendente Facundo Prades fue denunciado ante el Tribunal de Cuentas. Millonarios adelantos y subsidios para una empresa que se formó meses antes comenzar a brindar el servicio. El Gorosito volverá al modelo de empresa estatal.

En marzo de 2019 se firmó el contrato con Maxia en Río Gallegos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En Caleta Olivia comenzaron el proceso para el retorno de Urbano SE, la empresa estatal de transporte urbano de colectivos, creada en 2008 por Fernando Cotillo, quien ahora justamente le tocó rescindir el contrato con Maxia SRL y retornar al modelo estatal que creó durante su segundo mandato en El Gorosito.

De este modo pondrán punto final a un conflicto con el servicio de la empresa, que el lunes tocó fondo en la capital santacruceña, cuando Maxia anunció que dejará de prestar el servicio por una  deuda millonaria de la Comuna.

Pero en ambas ciudades hay similitudes.

Urbano S.E funcionaba normalmente en 2012 cuando el ex jefe comunal, José Manuel Córdoba, la disolvió porque la empresa no era supuestamente viable. Sin embargo,  para esto necesitaba el aval del Concejo  Deliberante, el cual no obtuvo y originó un conflicto de poderes ante el Tribunal Superior de Justicia, cuando Cotillo y el presidente del HCD, Miguel Troncoso, lo destrabaron presentando el desistimiento de este reclamo de ambos poderes.

La salida de Urbano permitió la llegada de Autobuses Santa Fe SRL, emparentada con Montecristo que estuvo en Río Gallegos.

Pero esta empresa se fue de Caleta Olivia donde estuvo un año sin servicio.

Cuando asume Facundo Prades la Comuna, contrata a Maxia SRL en marzo de 2017.

La empresa se formó el 29 de diciembre de 2017 y el contrato se firmó el 31 de diciembre”, recordó Pablo Calicate, actual secretario de Gobierno y quien fue el edil que denunció el contrato que firmó Prades.

“La empresa se formó con capitales municipales porque el Municipio le prestó 9.800.000 pesos para que empiece a funcionar y se hizo sin respetar los plazos de la Ley de Contrataciones, y dos llamados a licitación previos”, recordó.

Esta cifra la empresa debía devolverla, pero sin interés.

Según Calicate, el contrato era “perjudicial” para el Municipio ya que si por ejemplo había despidos, la Comuna debía hacerse cargo de las indemnizaciones.

“IMPAGABLES”

“El Tribunal de Cuentas nos dio la razón e intima al intendente Prades para que a fines del 2017 haga una nueva licitación”, contó. La Comuna presentó un recurso ante el Tribunal de Cuentas, quien volvió a confirmar el llamado a licitación que Prades no realizó. Tal así que hace  semanas el Tribunal volvió a pedirle a Cotillo que efectúe el llamado.

Desde 2017 a la fecha hubo un incremento en costos, debido tanto a la suba del gasoil, como de los costos en general sumado a la quita de subsidios al transporte.

Los aumentos fueron impagables durante el año pasado”, resaltó Calicate.

Por unidad, un total de 20, el Municipio pagaba 300 mil pesos mensuales, un total de 6 millones de pesos mensuales.

Al ser “impagable”, Maxia no le pagaba el sueldo a los choferes, ya que no contaba con un respaldo económico para sostener sus empleados. “No se hizo un seguro de caución para que le impidiera interrumpir el servicio”, destacó el funcionario.

Con Urbano SE, se expendían 8500 boletos, con Maxia no alcanzó los 3500.

“Cualquier empresa que se presenta y no tiene solvencia no debería estar”, advirtió Calicate y agregó que “la matriz del negocio no funcionó en ningún municipio, porque en Río Gallegos también se le adelantaron fondos al empresa, solo que con intereses. Con ese dinero la empresa compró colectivos”.

Ahora Caleta Olivia volverá al modelo estatal con Urbano, para lo cual busca  llegar a un acuerdo con Maxia por la deuda, y con los subsidios hacerse cargo de los choferes hasta que funcione la nueva empresa. Nación aportará 3 millones de pesos y provincia 1 millón más.

La Comuna cuenta con 19 colectivos, de los cuales solo algunos podrán recuperarse ya que estaban abandonados. Por eso analizan solicitar una línea de crédito.

Lo sucedido con Maxia “no hubiera sido posible sin connivencia política. No me halaga haber tenido razón”, marcó Calicate, por eso, no dudó en señalar: “En Río Gallegos imitaron un mal ejemplo”.


COMENTARIOS