Economía hogareña

Más de una década de Madres en Lucha

Lo que comenzó como un asentamiento por una necesidad habitacional hoy se convirtió en un barrio. Luego de trece años, cómo es la realidad que atraviesan.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El barrio Madres a la Lucha inició a finales del 2007 en Río Gallegos, luego que un grupo de familias, empujados por una necesidad habitacional, decidió ocupar terrenos linderos al barrio Marina y cercanos al vaciadero de Río Gallegos. No faltó la polémica, ya que muchos cuestionaron el método de formación del barrio y luego de trece años, muchos siguen pensando igual. Lo cierto es que hoy por hoy el sector se ha ido urbanizando y ha atravesado varias etapas, aunque las necesidades y los derechos reclamados todavía están lejos de ser resueltos. El barrio sigue estando marcado por las calles y pasajes sin asfalto, con casas precarias. Sin duda varios problemas esenciales tuvieron que atravesar los vecinos del Madres a la Lucha durante estos trece años, con muchas mujeres que se pusieron al hombro la lucha por los derechos, en algunos casos conquistados y varios como deuda pendiente. Incluso la Universidad Nacional de la Patagonia Austral (UNPA) realizó un estudio -entre varios sobre el barrio- declarando que el suelo es habitable (ver más adelante). Entre ello, las ollas populares y los merenderos de diferentes organizaciones han cobrado vital relevancia en el barrio.

Una voz de hace diez años

En este marco, TiempoSur se comunicó con la vecina del lugar Julia Ríos, quien desde un principio se alzó como una de las vecinas que han reclamado por los derechos de las familias del lugar. Julia ha sido entrevistada por este medio a lo largo de la década, manteniendo ella siempre la misma postura y visión para ayudar a los que más lo necesitan.

"La situación de los vecinos no es la mejor, ya que muchos de ellos debido a la pandemia no pueden salir trabajar. La falta de ingreso económico hizo que las mujeres que cocinan (ollas populares) y dan copa de leche (merienda) multipliquen los insumos como sus esfuerzos, contó a este medio Julia. "Es para poder brindar una respuesta a todos los vecinos que se acercan a estos espacios comunitarios", precisó.

Como en cada suplemento que publica este medio los días sábados, la pregunta que se le hace a los vecinos pasa por sus realidades, sus necesidades y las luchas del día a día. Julia remarcó que en lo que va en más de esta década, si bien hubo avances, queda mucho camino por recorrer.

"Desde hace 13 años el reclamo es el mismo, poder pagar los terrenos en los que vivimos y pagar por los servicios básicos. Hasta ahora seguimos esperando y confiamos que las gestiones que llevamos adelante, sean favorables al pedido que desde hace más de una década venimos solicitando".

A lo largo de estos fines de semana, TiempoSur ha dado a conocer barrios formales, por ponerle un nombre. A diferencia de ellos, el Madres nació como se indica en el nombre, en la lucha por un techo propio. Por esto, los servicios en un principio -y en algunos casos hasta el día de hoy- siguen siendo clandestinos.

"Lamentablemente seguimos colgados de los servicios que tenemos y no porque no queremos pagar por los servicios básicos, sino porque hasta hoy no tenemos respuesta a este pedido. Más de una década hace que vemos cómo desaparecen las viviendas de los vecinos producto de incendios; que podrían evitarse si contáramos con los servicios básicos como corresponde", lamentó la entrevistada.

Diferentes gestiones e intendentes han pasado por la historia del "Madres". En varias de ellas han tenido que dar respuestas parches, como ser la entrega de agua y carbón a falta del servicio formal de ambas cuestiones. Asimismo anteriormente les habían colocado tres contenedores, que sirvieron para que los ciudadanos arrojen sus desechos a la espera de ser recolectados.

 

La voz oficial

En la jornada de ayer personal de SPSE hizo efectivo, a través del Plan Patria, la entrega de 44.500 litros de agua potable para diferentes vecindarios de la ciudad capital.

A través del Plan Patria, la empresa estatal estuvo presente en los barrios Madres a la Lucha, Santa Cruz, entre otros, ayudando a un total de 95 familias en el día.

Días atrás, el área de Saneamiento de SPSE asistió a 120 familias de diferentes barrios de la ciudad de Río Gallegos, labor que se suma a los más de 80.000 litros de agua que se entregaron en los barrios Patagonia, Bicentenario, 22 de Septiembre, San Benito, entre otros.

"Estamos en todos los sectores, fundamentalmente los más alejados del casco urbano. Río Gallegos tuvo un desarrollo importante, hace falta al crecimiento incorporarle servicios de energía, agua y cloacas" dijo el Arq. Héctor Aburto, referente de la Gerencia provincial, Obras y Gestión Territorial de Servicios Públicos SE.  "Es un trabajo coordinado que hacemos por decisión de la Gobernadora con distintos organismos, ya sea el Estado provincial, el IDUV, Subsecretaría de Abordaje y Desarrollo Social.

En la provincia hay un abordaje integral a las necesidades de los vecinos", señaló.

Suelo habitable

La Unidad Académica Río Gallegos de la UNPA realizó la presentación de las conclusiones del análisis sobre el terreno del Asentamiento “Madres a la Lucha”. El informe, solicitado por la Municipalidad de Río Gallegos, concluyó que los valores registrados indicarían la ausencia de riesgo para la salud humana.

Durante la exposición realizada en el Campus Universitario, que contó con la presencia de autoridades universitarias y municipales, además del equipo encargado del Estudio Técnico y los vecinos de la ciudad, el decano de la UARG, Arq. Guillermo Melgarejo resaltó la tarea realizada por los investigadores y destacó: “Este trabajo da cuenta de las posibilidades que genera tener una Universidad en Santa Cruz, la cual no solamente está para la formación de profesionales, sino también para que la generación de conocimiento pueda servir al mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de esta ciudad”.

Además, en referencia al informe, el Decano expresó: “Es un motivo de orgullo haber podido realizarlo, con la grata sorpresa de los resultados que el mismo ha arrojado”. Por su parte el Dr. Alejando Súnico, director de Vinculación Tecnológica y a cargo de la Coordinación General del Estudio, indicó que “las muestras analizadas dieron por debajo de los niveles de seguridad permitidos”, por lo cual se puede concluir que no hay riesgo para la salud humana en el caso de que se decida la ocupación permanente del predio”.