Aborto legal

Tapia: “Podría estar permitido abortar al día previo a cumplirse las 40 semanas de embarazo”

Lo indicó la senadora, única representante de Santa Cruz que votará en contra de IVE. La discusión por la “salud integral”, las cartas de mujeres que le enviaron, el Obispo y una aclaración por sus dichos de la “marea verde”.

“Da la sensación de que estará más ajustado”. (Foto: Parlamentario)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Hoy se debatirá en el Senado el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo. La senadora María Belén Tapia es la única representante de Santa Cruz que votará en contra (lo harán a favor Eduardo Costa y Ana María Ianni).

 

TS: La votación está casi empatada.

Tapia: Se supone que estará un tanto más peleada. El proyecto viene del oficialismo, con lo cual los senadores oficialistas tienen una doble presión, más allá que digan del oficialismo que dejan librado a la conciencia de cada legislador. Esa es la diferencia con 2018, que por ahí nosotros como oficialismo en ese momento, no teníamos la presión de que sea un proyecto surgido del seno del Ejecutivo nacional. Da la sensación de que estará más ajustado.

 

-Fue cuestionada por decir que “la marea verde termina en General Paz”.

Fue una farsa que merece explicación. Si se entiende marea como algo multitudinario… Y las grandes manifestaciones que he visto viviendo en Buenos Aires en 2018. Las grandes manifestaciones se daban frente al Congreso, en Casa Rosada, en Plaza de Mayo, pero al volver a mi provincia, es verdad hay representantes en las localidades de grupos a favor del aborto, pero no tienen la masividad que implica la palabra marea verde. Sucedió hace unos días, un grupo de Pico Truncado muy enojado por mis dichos. Esa gente la conozco, es más, hay integrantes del grupo que fueron parte de la gestión de la cual fui parte en el municipio de Pico Truncado y el único punto de disidencia es el aborto. Porque trabajábamos codo a codo por la no violencia contra las mujeres, la igualdad de oportunidades, igualdad de diversidades y si es algo que pesa tanto y no se puede seguir construyendo por puntos en donde no tenemos coincidencias, es triste. Hay chicas que estaban en el área  de Cultura y teníamos un pata del partido “Libres del Sur”, que estaba en Cultura en Pico Truncado. El único punto que no estamos de acuerdo es considerar el derecho al aborto y legalizar lo que para mí a todas luces es un delito. Les pido disculpas si se sintieron heridas pero me refería al sentido de masividad.

 

-El Obispo, sacerdotes y grupos Pro Vida señalaron que las familias humildes no están a favor del aborto en Santa Cruz, pero que es algo que también se señala a nivel nacional.

Los sondeos indican que es un requerimiento de las clases medias y acomodadas, en realidad las mujeres pobres  enviaron cartas al Papa. El obispo me compartió por ejemplo, una carta que le enviaron mujeres de una villa en Buenos Aires. No es un pedido de las mujeres, las mujeres aman a sus hijos, quieren continuar con su embarazo y ahí es donde debe estar el Estado presente. Y no como sucede con este paquete de leyes, que da como única opción el aborto. En el proyecto, una mujer llega con un embarazo inesperado a un hospital público y de lo único de lo que pueden informarle los profesionales es sobre la forma de abortar. Ni siquiera pueden informarle del proyecto de los “mil días”. Si el Gobierno tenía esta voluntad de incorporar este programa a nivel nacional, lo hubiera hecho a principio de año. ¿Sabe la cantidad de cartas de mujeres embarazadas que me llegaban que no se podían controlar en los hospitales públicos de Santa Cruz? ¿Qué pasó con los bebés de Las Heras que nacieron y murieron porque a la mujer la mandaban a la casa de vuelta? Y pasó así en todas las localidades. En Truncado las mujeres fueron a parir cruzando los dedos, porque encima no había anestesista y no se podía tener por cesárea a los chicos. Ahí es donde debe estar la salud redoblando esfuerzos.

 

-Se cuestionó que se advierta que el proyecto de los “mil días” es complementario al del aborto.

Hasta la semana 14 la única opción que tiene la mujer es abortar si está indecisa con su embarazo. En los países en donde está legalizado, como Uruguay, que expusieron médicos, hay etapas de consejería en donde el profesional le pide a la mujer que se tome su tiempo para decidir sobre esto. Este proyecto prohíbe hablar de otro tema que no sea la forma de abortar. Es más amplio en el sentido de que a la semana 14, se le ofrece el aborto por cualquier causal, y después de este lapso, por la famosa salud integral de la mujer que se entiende una armonía psicosocial, en todo aspecto, y ninguno hoy podría decir que goza según la amplitud de la definición de la OMS, de esa salud. Lo dijeron los abogados: Lo que no está prohibido, está permitido, entonces se podría estar permitido abortar al día previo a cumplirse las 40 semanas de embarazo. Eso es lo terrible de este proyecto. Esto podría pasar y nadie lo negó. Por eso el senador Weretilneck dijo que se hable de otras causales y se ponga como límite la semana 22, ya que no está escrito.

 

-En 2018 TiempoSur publicó que en el Hospital Regional de Río Gallegos todos los médicos son objetores de conciencia. ¿Qué sucede con esto?

Sucedió en el Samic, que hubo solicitud de profesionales de la salud y la primera convocatoria decía que no sean objetores, pero se dieron cuenta que tendrían un problema legal, porque es discriminación  y lo debieron cambiar. Se supone que no se convoca para hacer abortos, sino para tratar problema de la salud. Ese es otro gran tema. Yo pregunté si en algún otro país del mundo está penada la no realización de la práctica al médico, como está penado acá, en caso de no realizar el aborto. Y no es solo un médico, puede ser una partera porque no está escrito. Pero en ningún otro lugar del mundo se persigue al personal que no haya realizado la práctica, acá sí se lo pena. Y se saca la pena al profesional que provoca la muerte de una mujer en un aborto. Son incoherencias, que si se trata de salvaguardar la salud de la mujer, no están escritas, está muy ambiguo. Esto de que el Ejecutivo no aceptará modificaciones al proyecto porque lo subsanará en la reglamentación, no es así. Si la ley no lo dice, la reglamentación  no puede ser más restrictiva que la propia ley.

TAGS

COMENTARIOS