Arte

Los retratos de Lucasso

Es el nombre que Lucas Peralta le puso a su emprendimiento artístico. En diálogo con TiempoSur relató sus primeros pasos, percepciones sobre la actualidad, organización colectiva y cómo creció su trabajo en tiempos de pandemia.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Con una pasión fundada en años de dibujo y pintura, Lucas Peralta comenzó a ofrecer su arte a pedido y personalizado en 2019. Cuadro a cuadro, pudo superar su timidez o inseguridad y tomó conciencia sobre el potencial profesional de su propuesta creativa. “Me sorprendió encontrar mucha gente interesada por el arte”, explicó a TiempoSur. Hoy con orgullo celebra conmemorar a familiares y mascotas con sus retratos colgados en las casas de Río Gallegos.

Explicó que también le gustaría trabajar en animación “siempre orientado al ámbito educativo ya que me gusta mucho graficar conceptos y convertir el arte en una herramienta útil y llamativa para la reflexión e incorporación de conocimiento. Esto aplica también a mis ganas de seguir haciendo arte de denuncia o crítica social y política”.

Sus comienzos

“Tuve la suerte de crecer en una familia que desde muy temprano me permitió dedicarle todo el tiempo que quisiera al arte, brindándome los recursos necesarios” celebró el ríogalleguense. Destacó que desde siempre le gustó dibujar rostros y personas y que cambió la percepción de estas representaciones a partir de su profesor de primaria, Juan Carlos Villegas.

El docente lo invitó a pensar en otra dimensión cuando para una consigna Lucas dibujó “figuras que eran hombres con palitos y me plantó la idea que no eran cosas simples, esta nueva manera de entender las formas, cambió totalmente cómo dibujaría después”. Ahora, que busca el desarrollo de una disciplina fuerte que le permita estabilidad laboral, recuerda que todo empezó como un juego.

En esa época, el profesor Javier Fabres propuso darle clases particulares luego de ver los dibujos del talentoso artista en potencia, que con sólo 7 años exhibía sus trabajos cual obra maestra en la caja registradora del almacén en que trabajaba su madre.

Esta etapa de formación estuvo atravesada por la libertad a la hora de inventar un dibujo y la experimentación pasando por lápices, pasteles al óleo, témperas y tinta china. En su adolescencia, continuó su formación en el Polivalente de Arte, donde profundizó esas técnicas y conoció otras como escultura y xilografía.

Identidad

El dibujante y pintor no se encasilla en un estilo marcado. Si hay algo que lo caracteriza es justamente su versatilidad. “Cuando es por placer, no me pongo reglas. Todos los estilos que se me ocurran, ya sea arte abstracto, figurativo, surrealista, caricatura, estilo japonés. Todos poseen elementos que me enriquecen a la hora de trasladar una idea al soporte”, detalló a TiempoSur.

A la hora de recibir pedidos, usa el estilo que se adecúe más al encargo y por lo tanto, los materiales de los que se va a valer para realizarlo. Desde su perspectiva, esto lo empuja a ir modificando su forma de pintar.

El arte de retratar

“No tengo certezas sobre lo que la mayoría de la gente piensa sobre los retratos, pero sí afirmaría que son totalmente actuales a la luz del interés que despierta y la variedad de cosas que me han encargado” celebró. Explicó que se nutre tanto del arte moderno como de exponentes más antiguos para el proceso creativo de los mismos.

En cuanto las representaciones de siglos pasados que reemplazaron la fotografía, resaltó que son una rica fuente de inspiración para el desarrollo de la técnica y del mensaje. Sobre el arte moderno observa que en su calidad de desapego y ruptura por las corrientes más tradicionales se ha dado lugar a una nueva serie de estilos, usos de formas, colores y temáticas, que marcan épocas a lo largo de los años.

Pintar para reconocer adentro y expresar afuera

Lucas confesó a TiempoSur, que además de ser un trabajo, la expresión artística también ha sido una herramienta de introspección y autodescubrimiento. A través del dibujo, representa sus pensamientos. En este ejercicio, con el papel como soporte, aprendió a volcar sus emociones. “A veces es amor o incluso emociones que quizás no entiendo por completo”, explicó.

El arte también le ha servido al joven artista para expresarse sobre temáticas sociales y políticas. El creativo considera que el arte tiene la potencialidad de transmitir ideas y emociones, prescindiendo de las palabras en ciertos momentos y su lienzo predilecto en estos mensajes fueron los murales.

 

Murales con historia

Como militante de la Unión de las Juventudes por el Socialismo, pintó un mural en el SUM de la UNPA UARG rechazando la violencia institucional y los crímenes de lesa humanidad, que entienden que suceden en dictadura y en democracia también. Un policía, muchos brazos, un falcón verde y unas botas llenas de sangre que gritan fuerte “Nunca Más” constituyeron la obra.

También es quien pintó el dibujo de Roberto Giubetich, ex intendente de Río Gallegos, en un sillón municipal del cual empleados del SIPEM rompen cadenas en el estacionamiento municipal. En el centro de la capital de Santa Cruz, detrás de sus pinceles, visibilizó el reclamo “de la lucha de quienes exigían planta permanente, que todavía no fueron incorporados y que fue recientemente tapado”, denunció.

El tercer mural que gestó el año pasado fue en conjunto con Florencia Ortega, de forma colaborativa en la jornada de conmemoración de las huelgas patagónicas del 1920-1921. El emotivo encuentro, atravesado por el arte sureño, se realizó en el barrio Madres a la Lucha y Lucas participó como parte del Frente de Artistas, espacio impulsado por trabajadores de la cultura. La organización de la que Lucas Peralta forma parte hace unos meses denuncia la pérdida de ingresos en artistas locales y la falta de políticas de desarrollo cultural en la provincia.

 

Crecer en pandemia

El joven creativo observa pocos espacios y eventos artísticos en Río Gallegos de forma estructural, antes de la pandemia. “Aristas autogestivos, y no solo de arte plástico, sino también quienes se dedican a la música y el teatro, no tienen la posibilidad de crecer por fuera de sus propias condiciones materiales”, lamentó.

Al trabajar en su casa y al mantener una comunicación mediante redes sociales, pudo sostener su emprendimiento. “Todavía no atravesé la experiencia de poner una mesa con trabajos míos en algún evento”, resaltó, destacando que este tipo de eventos permiten un trato más personal y una organización colectiva para quienes practican el arte. 

En este momento, Lucas Peralta está trabajando y creando más que antes. Por lo que invitó a la comunidad a conocer su trabajo y a establecer contacto con él mediante su fan page de acebook llamada Lucasso RG.

TAGS