Economía

Locales cerrados y comerciantes que piden medidas en Río Gallegos

La cuarentena obligatoria trajo aparejada una complicada situación para diferentes rubros del comercio local, que bancan la parada y esperan medidas que los ayudan a sobrelleva la situación.   

Sona deportes.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El sector comercial fue definitivamente uno de los más afectados por la cuarentena obligatoria en Argentina y en Río Gallegos son de diferentes rubros, pero el mismo panorama, con cuentas e impuestos por pagar, además de sueldos y en algunos casos alquileres que afrontar.
Es por eso que TiempoSur dialogó con diferentes propietarios para conocer en detalle la situación que les toca vivir por la cuarentena que se extendió, como mínimo, hasta fines de abril.

COMPLICADOS
La complicación obligó a los comerciantes a buscarle la vuelta a la situación de diferentes maneras y uno de los comercios que aplicó medidas fue la librería “Martín Fierro”, histórica en la ciudad que toma pedidos adelantados por redes sociales, recibe consultas y como modalidad de venta pusieron una promoción de un bono de 400 pesos que se paga ahora y que se utilizará una vez levantada la cuarentena, pero con un valor de 600 pesos.
Sobre esta situación, TiempoSur dialogó con Guillermo Melgarejo, quien comentó que una de las cuestiones que les pasó es que el arranque de la cuarentena tuvo que ver justo con una de las épocas en las que tienen mayor demanda por textos escolares, por lo que venía atravesado justamente por eso.
“En marzo y abril son los meses en los que tenemos una fuerte demanda con relación a libros escolares y son los meses críticos en la librería, por lo que esto nos afectó y nosotros estamos trabajando con la gestión “a pedido” del material escolar, por lo que nos agarró justamente por ahí”, indicó.
Luego dijo que en el contexto que apareció la cuarentena, la prioridad para ellos es preservar la salud del personal y de sus clientes, por lo que no tuvieron actividad en la librería, por no estar en uno de los rubros habilitados para operar.
“En función de eso, al extenderse la cuarentena, empezamos a pensar el alternativas que nos pudieran desahogar la situación de tener que garantizar el pago de los sueldos en primer lugar, porque me preocupan los empleados, a quienes queremos garantizarles la condición y sin ingresos se me hace muy complicado”, advirtió.
Entonces, Guillermo contó que en base a eso surgió la alternativa de una “promo” que salieron a difundir “para apelar a la solidaridad de los clientes”, señalando que hay muchos que están interesados en la lectura.
“Apelando a eso, podemos hacer esta convocatoria con órdenes de compra para que después se hagan efectivas cuando abramos el local”, comentó.

 

A LA ESPERA
Melgarejo advirtió que “aparentemente se está habilitando las librerías para la actividad comercial”, por lo que anoche pensaban “revisar un poco eso” que les daría la posibilidad de trabajar.
“Entendemos que es algo viable, ya que esta es una circunstancia especial para quienes quieren encontrar la lectura para sobrellevar la cuarentena”, señaló.
Entre otras cosas, contó que, mientras tanto, van a tener que apelar a ahorros que tienen como local para afrontar los gastos y esperar líneas de asistencia del gobierno, a través de ASIP, que abalizarán.
“En el caso mío, el local es propio, pero si tuviera que afrontar un alquiler, estaría desesperado porque sin tener actividad comercial vamos mal. Pero, al tener esa ventaja, lo primero es garantizar los sueldos”, sostuvo y agregó: “Después, lo otro es apelar, con muy buena recepción, a la propuesta de “promo” y eso estuvo bueno.”
En cuanto al trabajo en redes sociales, de donde muchos se sostuvieron para seguir visualizando al menos su material, finalizó diciendo: “Nosotros no tenemos habilitada la actividad comercial, por lo que seguimos publicando las ofertas o libros disponibles, pero pidiendo que nos contacten por redes sociales para ir adelantando algunas gestiones que empezamos a trabajar por redes sociales.”

PELUQUERÍAS CERRADAS
Otro caso sensible es de las peluquerías, que no tienen más que esperar la reapertura para volver a brindar sus servicios y eso los llevó a una situación extrema, que motivó que los propietarios de ellas se agruparan bajo un grupo de WhatsApp y luego elevaran una nota a la gobernadora, Alicia Kirchner, para pedirle ayuda.
A nombre de ellos, hablaron con TiempoSur Juan Cuevas y Gabriela Turrá, quienes contaron la situación desesperante que viven por estos días.
“En primer lugar, nos encontramos en todos los medios se habla de todos los rubros menos del nuestro. Y nosotros dependemos de nuestras tijeras, las mayorías somos monotributistas y si no trabajamos no generamos ingresos.”
Luego agregaron: “Nos gustaría que alguien nos diga algo, que nos informen cómo va a seguir todo esto o si podemos abrir y trabajar con todos los cuidados que se requiere. Al cuidado de los clientes y nuestro obvio”.
Además, expresó: “Si no tenemos las puertas abiertas, no tenemos ingresos y la situación de los salones de belleza es muy complicada por la burocracia para acceder a los financiamientos y las categorías que quedaron excluidas. Las ayudas otorgadas por el Gobierno Nacional no alcanzan para quienes viven de sus tijeras.”

MAL MOMENTO
Juan contó que la cuarentena llegó en un momento que para ellos es clave en el año, comentando que “marzo es uno de los meses donde la clientela es mayor y justo en ese momento los salones debimos dejar de atender. Tuvimos que cerrar las puertas 100% y no tuvimos la posibilidad de abrir de manera parcial. Nuestra actividad se suspendió completamente por una cuestión lógica: el contacto físico que tenemos con nuestros clientes. Es desesperante, está muy complicado”.
Luego consideró que la medida que esperan sería contar con el apoyo a todos los que integran el rubro o al menos que los dejen trabajar “con todo los cuidados que obviamente se “requieren".
Tanto Juan como Gabriela confirmaron que lograron agruparse, comunicándose vía un grupo de WhatsApp, y que enviaron una nota a la gobernadora, que esperan sea analizada.
“Son muchas las peluquerías que participan y en la nota se pidió ayuda para poder abonar los servicios y demás gastos. El perjuicio es grande y por eso pedimos una solución para ver cómo lo podemos afrontar”.

TODOS COMPLICADOS
La problemática no distingue rubros dentro del comercio y es el caso de “Sona Deportes”, que vende suplementos e indumentaria en momentos donde los gimnasios están cerrados y muchos entrenan en casa.
Sobre esto, Martín Tornau indicó: “El panorama es preocupante teniendo los ingresos de la caja diaria en cero. Es muy complicado asumir los compromisos con proveedores (cheques a largo plazo), el pago de alquiler, impuestos, servicios, y también los gastos personales sin actividad.”
Luego agregó: “Si bien no tengo empleados a cargo, hay un sector de trabajadores autónomos, en el que me incluyo, al cual no le están ofreciendo ningún tipo de ayuda o beneficio para afrontar la falta total de ingresos durante esta cuarentena.”
Consultado sobre la posibilidad de implementar el comercio electrónico como paliativo a la situación, dijo que en este momento “es casi la única alternativa viable”, entendiendo que lo fundamental es “quedarse en casa” para combatir la pandemia.
“Se convierte en casi la única alternativa para que el sector de la economía que no es señalado como esencial, pueda seguir generando ingresos. Sería una buena opción que los comercios en la ciudad o en la provincia pudieran trabajar a puertas cerradas, con todas las medidas de control, higiene y distancia social, fomentando el servicio de “delivery”, como lo hace hoy el rubro de la gastronomía por ejemplo”, sostuvo.
También comentó que, en cuanto al comercio electrónico, “hay algunos rubros que les costará más que a otros la adhesión de los clientes a la compra por internet”, pero aclaró que hoy en día no hay productos que no se puedan vender de forma virtual, ya que el pago se puede realizar con cualquier medio y que hay muchas plataformas que lo permiten.
“Incluso hasta el “posnet” inalámbrico es una opción que todos los comercios manejan, definitivamente todo va a cambiar luego de que pase esta pandemia, la vida de todos nosotros cambiará y el comercio es parte de todo esto. Hay que buscar todas las alternativas para adaptarse a estos cambios”, afirmó.

ESPERAN MEDIDAS
Como tantos otros, dijo que esperan medidas para sostenerse: “Las opciones no son muchas, pero serían las mismas que se ofrecen para otros sectores, el acceso a créditos blandos o tasa 0%, la reducción o postergación del pago de impuestos fiscales y de servicios, y la apertura comercial con las medidas planteadas antes, como el delivery.”

NO PARAN
El repaso de TiempoSur por diferentes especialidades también llegó para dialogar con Agustín Cequeira, titular del emprendimiento “Pa Chuparse los Dedos” y “Empanadeando”, donde se las rebuscan como pueden en medio de la cuarentena.
En el inicio, Agustín comentó: “En nuestro caso, tanto con “Pachuparse los Dedos” como con “Empanadeando” nos encontramos con un panorama de mucha incertidumbre. Primero de cómo cuidar a nuestro equipo de trabajo, después no sabíamos a ciencia cierta si íbamos a poder trabajar, o cómo íbamos a poder hacerlo, y con el correr de las horas, (recuerdo que fue un día largo) iban llegando más y más preocupaciones a mi cabeza, en cuanto a compromisos con proveedores, salarios, alquileres, y pasaba unas horas y recordaba ¡uh y llego el pedido de descartables! Y así, poco a poco fuimos teniendo más información y si bien las preocupaciones siguen y más que al principio por lo menos el panorama dentro de todo es más claro en relación a ese primer y segundo día de decretada la cuarentena. Esto sin contar que una semana previa a decretada la cuarentena, las ventas comenzaron a caer día a día, cada vez más.”
Destacado como uno de los emprendedores más exitosos de la ciudad, contó que, apenas comenzó la situación, tuvieron una charla con el equipo de trabajo y les preguntó cómo se sentían ellos, cómo veían la situación, cómo estaban en sus casas, y en base a eso si querían seguir trabajando.
“Les manifesté la necesidad del negocio, y así comenzamos a trabajar a puertas cerradas, por qué ellos así se sentían más seguros. Esto fue antes de que sea obligatorio trabajar a puertas cerradas. Y si bien siempre tratamos de estar presentes en las redes sociales pensé que teníamos que ser más creativos que nunca, tener promociones, mostrar cómo trabajamos mejor quien nunca y ponernos en los pie del cliente que ahora iba a estar en su casa gran parte del día, y así interpretar mejor sus necesidades.”

REMÁNDOLA
Mientras trabajan de la manera que puedan, las horas y los días que pueden, se suman al pedido de medidas que acompañen.
“Creo que las medidas del estado para aliviar la situación que sufrimos los comerciantes (no soy realmente de los más afectados) creo que podría ser financiando, postergando, o “subsidiando” parte de los impuestos, contribuciones patronales, algunas fuertes medidas respecto a los comerciantes que alquilan en sus comercios, y si se habla de abrir una línea de créditos creo que habría que ser flexibles para que los comerciantes puedan adquirirlos y así también deben tener las tasas bajas. No se puede esperar que de esta situación hagan un negocio y tampoco que el pequeño comercio tome deuda sin saber a ciencia cierta cuando será el final de la situación por la cual estamos atravesando.”
Luego indicó: “En este punto, creo que el estado debe trabajar con los bancos tanto como controlando que esta ayuda sea real y genuina como también ayudando a que pueden dar esa línea de créditos con tasas bajas de interés.”

LA RESPUESTA
Consultado sobre la manera en la que la gente recibió esta nueva modalidad de trabajo por la cuarentena, sostuvo: “Bien, muy bien. Realmente estamos muy agradecidos a la llegada que estamos teniendo con nuestros clientes. Realmente es una situación dura y alarmante para todos y que nos sigan eligiendo, que comprendan las limitaciones que tenemos en nuestro servicio por la situación para nosotros es de un valor inmenso que trasciende lo comercial.”
Además, indicó que están tratando de cumplir con las expectativas de todos tanto con “Pachuparse los Dedos” como con “Empanadeando”, la única boca de expendio que tienen es la de “delivery”, y si bien ya contaban con el servicio, al ser hoy el único medio les hace darse cuenta “lo mucho que se puede mejorar” y de falencias a las cuales no les prestaban atención.
“Actualmente sumamos dos nuevos “delivery”, en todos contamos con todos los medios de pago para la comodidad del cliente, como también todos están equipados con barbijo y guantes y alcohol en gel en el vehículo para cuidar a nuestro equipo y a nuestros clientes en todo momento.”

 


COMENTARIOS