Gestión municipal

Lo que queda en el tintero

Cuando falta justo un mes para el cambio de gobierno municipal en Río Gallegos, la gestión de Roberto Giubetich intenta finalizar con obras que quieren inaugurar antes de irse. En esta nota, un repaso por lo que queda pendiente.

El Intendente termina su gestión dentro de un mes.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Cada vez que comienza una gestión, sea a nivel municipal, provincial o nacional, los vecinos renuevan la esperanza respecto de problemas que piden urgente solución por parte de las autoridades de turno.
Y eso fue lo que también ocurrió allá por el 10 de diciembre de 2015, cuando Roberto Giubetich asumió como Intendente de Río Gallegos, ganando por Ley de Lemas y enfrentando el desafío con “la capacidad de gestión” como uno de sus principales atributos, por aquel entonces con la esperanza de encarar una gestión con el acompañamiento del gobierno nacional de Mauricio Macri.
Sin embargo, asegurando que recibió un municipio “con nueve centavos en la caja”, los primeros años de gobierno de Giubetich fueron cuesta arriba, con poco para destacar y cuestionamientos de los vecinos por problemas diarios que no terminaban de solucionarse.
Varios de esos problemas todavía no encontraron solución definitiva y por allí el punto débil del actual intendente, que sin embargo proyectó y terminó obras importantes para la ciudad, en lo que sin dudas es lo que se puede destacar de su trabajo frente al Municipio.
Hoy falta exactamente un mes para la finalización de la gestión de Giubetich al frente del Municipio y “Mesa Chica” hace un repaso de lo que todavía queda “en el tintero” antes de despedirse en materia de obra pública, el fuerte de esta gestión.
 

 

“Obras que hacen historia”
Así tituló Giubetich una revista a color que publicó en plena campaña electoral, antes de las PASO, en la cual destacó todo lo que ya lograron para la ciudad en ese aspecto. Algo que se mezcla con lo que alcanzarán a terminar antes del 10 de diciembre y con lo que no llegarán a finalizar y quedará como tarea para Pablo Grasso, intendente electo por amplio margen en la capital provincial.
En aquella revista full color, donde mostró su trabajo en los cuatro años de gestión 2015-2019, el Jefe Comunal realizó un racconto de su tarea al frente de la administración del Municipio, destacando a la obra del pluvial Cuenca Sarmiento como “la obra más importante de los últimos 30 años” para el Municipio de Río Gallegos, advirtiendo que gracias a la misma “la ciudad no volverá a inundarse”, incluso antes del famoso “no se inunda más” de Mauricio Macri.
En este caso, la obra de la Cuenca Sarmiento, también conocida como la de los desagües pluviales, que se realiza con fondos de Nación y evitaría las inundaciones en Río Gallegos, ya está en su etapa final y es deseo del Intendente poder inaugurarla antes de marcharse, ya que en un principio estimaron que este mes terminarían los últimos trabajos.
Paralelamente a esa obra realmente importante, antes de marcharse Giubetich también confirmó la firma del convenio para comenzar con la segunda etapa del Pluvial Cuenca Sarmiento, en lo que es otra buena para anotarse en su haber.
La obra, que implica aproximadamente  5000 metros lineales de conductos pluviales, demandará una inversión de 190 millones de pesos financiados por el Gobierno nacional, aunque desde Nación indicaron que esa, como tantas obras, está en “stand by” y que será el gobierno de Alberto Fernández el que deberá dar el “ok” para su inicio.
De tener continuidad, será otra obra de gran importancia, ya que permitirá unir distintos ramales al troncal principal de la Cuenca, “beneficiando así a más vecinos de la ciudad que no sufrirán  las inundaciones por la intensas lluvias”, según indicó el propio intendente.
Entre lo que ya gestionó y concretó, también aparece el Parque Urbano Héctor “Pirincho” Roquel, del cual pueden disfrutar los vecinos de la ciudad y lo que ahora está pendiente de concreción es la gestión para la instalación de un sistema de bicicletas en el Parque Urbano Río Gallegos.
En su momento, el Ejecutivo municipal explicó que los fondos son de Nación, ya que el Municipio sólo se vio beneficiado con el destino de fondos para la adquisición de dos (2) estaciones inteligentes de bicicletas de uso público para ser utilizadas dentro del Parque Costero Urbano "Héctor ‘Pirincho’ Roquel" además de ocho (8) bicicletas urbanas.
Entre lo finalizado e inaugurado, también aparecen obras como el gimnasio municipal del San Benito, sumado a las refacciones en los otros recintos municipales, que hoy se encuentran en óptimas condiciones.

Lo que viene
Ahora bien. Por estos días, el Municipio pone “quinta a fondo” en su intención de finalizar antes del 10 de diciembre con el traslado del vaciadero que tanto reclamaron los vecinos durante años.
El traslado del basural a cielo abierto para empezar a funcionar con un relleno sanitario, cumpliendo con las normas ambientales, fue una de las prioridades del Intendente, quien destacó que compramos la planta compactadora enfardadora, licitaron la obra civil faltante y licitaron el equipamiento rodante para poder manejar la basura.
En las últimas horas, desde el Municipio indicaron que la obra completa está terminada, que la recibieron por parte de la empresa, hace más de 20 días y que lo que falta es la tramitación para el traslado de los camiones, por lo que ya tuvieron reuniones con Medio Ambiente de la provincia.
También aseguraron que la planta enfardadora de residuos funciona normalmente y está lista para poner en funcionamiento, por lo que sólo faltan cuestiones legales en cuanto a transporte y habilitaciones para el anhelado traslado.
En esta recta final, es intención del Municipio también finalizar con la obra de restauración del Teatro Municipal, otro de los objetivos que Giubetich prometió inaugurar antes de finalizar su trabajo.

A lo que no llega
Definitivamente, en su “debe” quedarán cuestiones que el próximo intendente, Pablo Grasso, dijo que será quien se encargue de eso.
¿Prioridades? Grasso dijo que el 19 de diciembre pondrá en funcionamiento el Natatorio Municipal que fue “inaugurado” en octubre de 2015 y que nunca pudo funcionar por diferentes problemas técnicos o edilicios.
Otra obra importante, pero que no llegará a ser terminada es la del NIDO (Núcleo de Inclusión y Desarrollo de Oportunidades), que avanza en su concreción, pero de la cual falta.
Semanas atrás, quien dio detalles fue el secretario de Desarrollo Humano, Adriel Ramos, quien dijo la idea es inaugurar la planta baja del edificio “que contiene diferentes aulas que van a traer soluciones en cuanto a materia social y educativa en los barrios de la zona este de la ciudad”, indicando que avanza con mano de obra municipal.
¿La otra pendiente? Un plan de bacheo serio y sustentable que le brinde solución el gran problema que los vecinos afrontan cada día para transitar en las calles de la ciudad.
Párrafo aparte, el pedido de vecinos de la ciudad que transitan por problemas sanitarios, como los del barrio El Faro, por no tener sistema cloacal, algo que esta gestión no llegó a solucionar. Eso será desafío para el próximo intendente.


COMENTARIOS