Renuncias en el Gabinete de Alicia Kirchner

Leonardo Álvarez: “Dejo un cargo pero no abandono un proyecto político”

Ayer por la mañana, Leonardo Álvarez confirmó a TiempoSur su alejamiento del Gobierno provincial e indicó que la renuncia fue de común acuerdo con la gobernadora, Alicia Kirchner.

Leonardo Álvarez se aleja del Gabinete.
Leonardo Álvarez se aleja del Gabinete.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El lunes pasado, tras desarrollarse las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y luego de conocer los resultados electorales obtenidos por el Frente de Todos en la provincia, la gobernadora, Alicia Kirchner, pidió a todo su gabinete que pusieran a su disposición las renuncias.

Esta acción de la mandataria se dio con el fin de analizar posibles cambios en la estructura gubernamental, oxigenar el Gobierno y cambiar algunas figuras de cara a noviembre, cuando se desarrollen las elecciones generales, como así también para lo que resta de gestión.

Tras el regreso a la ciudad capital, la gobernadora, Alicia Kirchner, se reunió, entre otros, con el jefe de Gabinete de Ministros, Leonardo Álvarez, quien le presentó su renuncia, dejando así su cargo como un gesto político y de común acuerdo con la mandataria provincial, precisó a TiempoSur.

“No es momento de palabras sino de acciones, dejo un cargo pero no abandono un proyecto político en el que creo”, expresó Leo Álvarez, quien hasta este viernes cumplía la función como Jefe de Gabinete de Ministros en el Gobierno de Santa Cruz.

Asimismo, marcó que “siempre me van a encontrar del mismo lado, del lado de la vida. Acepto y valoro cada decisión de la gobernadora, Alicia Kirchner, a quien admiro y quiero”, finalizó.

Por su parte, minutos después de aceptarle la renuncia a Álvarez e informarle al resto de su gabinete su decisión, la gobernadora, Alicia Kirchner, dijo respecto del funcionario: “Estoy segura que desde el lugar que te toque seguirás realizando tus aportes porque la provincia lo necesita”.

 

¿Será la única renuncia, la del Jefe de Gabinete, la que aceptará Alicia Kirchner?

Como ya expresáramos en los primeros párrafos, el primero en formalizar su renuncia fue Leonardo Álvarez, uno de los armadores de la campaña del Frente cuando Alicia logró ganar su reelección, claro, en 2019, o sea, hace una eternidad en el reloj de la política.

Dos años después de aquel triunfo, una derrota mostró su impiedad en la que los santacruceños no se expresaron diferente que la mayoría de los argentinos.

Cabe preguntarse la conveniencia de la renuncia de Álvarez en estas instancias.  Lo cierto es que aquel Ministro de Producción que ayudó a consolidar un 2019 esperanzador, hoy deja su cargo de modo indeclinable. La Jefatura de Gabinete deberá ser ocupada por otro, por otra o por nadie.

Desde aquel discurso de la Vicepresidenta de la Nación en el que instó a que los funcionarios funcionen a hoy, han ocurrido una infinidad de hechos imposibles de reducir, aquí. Sin embargo, parece que solo la derrota presagiada y advertida por la misma ex Presidenta es lo único que puede hacer revisar el rumbo en el Gobierno nacional. Dramático. Es casi como llegar al cementerio en ambulancia.

En Santa Cruz, un caso, un dato. Al Jefe de los Ministros la Gobernadora le aceptó la dimisión. Aunque Alicia Kirchner haya reconocido la pericia en la coordinación frente a la pandemia, todo indica que la relación con los ministros es distante y no sería un verdadero scrum, algo indispensable en situaciones críticas en las que se requiere del compromiso de todos y todas.

Su relación con Alicia, además de política y programática, es afectiva y no lo oculta, y quizá considera más esta renuncia como un gesto emocional que como un aporte a la cosa política. Tal vez esa relación manifiesta con la Gobernadora haya conspirado para que algunos ministros mantuvieran una distancia inapropiada con Álvarez.

Desde afuera de Alcorta 231 cuesta entender los criterios de selección que suele utilizar la política para llenar los casilleros, y las piezas que quedan fuera del tablero en situaciones jaqueantes. En este caso, se trata del alejamiento de uno de los funcionarios que mantuvo aceitada relación con intendentes de todos los sectores, pero también con la dirigencia gremial, sindicalistas y empresarios.

 

Una lectura posible es que hay algunos funcionarios a los que les cuesta más entablar relaciones posturales y son más propensos a lo ejecutivo. Especulamos que este pudo ser el caso de Álvarez, recordando la implementación del Plan UniRSE cuando ocupaba la cartera de Producción, Comercio e Industria, todo un programa que saltó de la ambición a los hechos.

Pero de poco sirve ahora girar la mirada hacia atrás.

La foto de las PASO evidenció que el Gobierno provincial -así como el Nacional- tiene una deuda con la sociedad que debe empezar a saldar de inmediato. Acaso, ¿será la única renuncia la del Jefe de Gabinete la que aceptará la Gobernadora?  Ambos gobiernos deben recuperar la iniciativa y con gestos y maquillajes no será suficiente, excepto que pretendan traducir un primer mal paso en un puntapié que dure dos años.

 

¿Alicia Kirchner aceptará más renuncias?

Tras conocerse la salida del Gobierno de Alicia Kirchner, de Álvarez, fuentes cercanas al Estado provincial indicaron a este medio que, la próxima semana, la mandataria santacruceña continuará evaluando si acepta más renuncias de su gabinete. A la vez que señalaron que también se podrían dar movimientos de funcionarios.

Por otra parte, varios son los rumores que se oyen en los pasillos tanto de Casa de Gobierno como en los distintos ministerios; como son que las posibles carteras que cambiarán su titularidad serían: Ministerio de la Producción, de Desarrollo Social y en algunos entes descentralizados también se darían estos cambios.

Para Javier Castro la lista del Frente de Todos no era de consenso

El referente minero recordó que él intentó encabezar otra lista para competir en las PASO. “Tengo autoridad como para poder recordarles que no estábamos de acuerdo con que sea una sola lista”.

Ayer se conoció que el Jefe de Gabinete de Ministros había renunciado a su cargo, luego de que la gobernadora, Alicia Kirchner, le aceptó su dimisión. Tras esto, quien en su momento intentó encabezar una lista, Javier Castro (Secretario General de AOMA) fue entrevistado por Tiempo FM y brindó su análisis tras las PASO. “En lo que respecta al Jefe de Gabinete, la Gobernadora había pedido la renuncia de todo el equipo. Lo que hubo fue una aceptación. Son las reglas del juego de la política”, indicó en primera instancia haciéndose eco de lo anunciado.

“Sentimos que, si la idea es generar un cambio fuerte pensando en el resultado de las PASO, no debería ser el único. Vamos a ver qué sucede”, remarcó, al tiempo que agregó que quienes propusieron la lista única del Frente de Todos “no vieron la realidad”.

“Tengo autoridad como para poder recordarles que no estábamos de acuerdo con que sea solo la presentación de una lista. Nosotros teníamos un equipo de trabajo con una lista, la idea era competir. Si había consenso íbamos a hacerla. Apareció esta última lista final y dijeron que era la lista del consenso. Entendemos que no era así y lo hicimos notar en su momento”, sentenció.

 

Alejandro Garzón: “Necesitamos un gabinete que salga a la calle”

El referente provincial de ATE, Alejandro Garzón, estuvo hablando con Tiempo FM sobre lo que significó el resultado de las PASO y la renuncia del jefe de Gabinete, Leonardo Álvarez.

“No creo que sea un voto hacia el radicalismo o hacia la derecha, es más que nada un voto de ‘tirón de oreja’ hacia los distintos gobiernos, creo que se va a revertir la situación”, dijo sobre el resultado de las primarias y explicó que, para él, la Gobernadora está escuchando lo que dijo el pueblo el domingo pasado.

La sensación de Garzón, sobre la gobernadora, Alicia Kirchner, aceptando la renuncia del Jefe de Gabinete, es que “la Gobernadora no hizo más que hacer caso a ese llamado de atención” por parte del pueblo y que es lo que pasa “ante una situación donde se pierden elecciones o cuando el resultado no es el que uno espera”. Explicó que en esos casos siempre “hay responsables políticos”.

En esta misma línea, expresó que no alcanza solo con la renuncia de Álvarez, porque “necesitamos un gabinete que salga a la calle, que salga a recorrer los barrios, que se embarre los zapatos, como decimos nosotros en el sindicalismo, y necesitamos resolver los problemas de la gente, hoy no puede solamente Alicia Kirchner”. Garzón agregó: “Alicia es una gobernadora que pone el cuerpo y trata de solucionar problemas, pero si no la acompaña el gabinete que ella eligió al principio de su mandato, hay que barajarlo y elegir uno nuevo”.

“Necesitamos reforzar las áreas, pero no son solo los ministros o algunos ministros, también son las segundas y terceras líneas, los subsecretarios y los directores también son el problema. Los directores de los hospitales, que para mí tienen que ser cargos políticos, tienen que hacer política, tienen que resolver los problemas de la gente, no puede ser un burócrata un director de un hospital, o un director de un CIC de salud o de desarrollo social. Hay que recuperar el debate político y la política”, declaró.

Y agregó: “Cuando digo recuperar la política y que los directores tienen que ser políticos, no estoy diciendo de mandar o de apretar a la gente, estoy diciendo de resolver los problemas de la gente en el marco de una estrategia política provincial, y eso no se está viendo hoy. Yo recorro Santa Cruz, yo fui parte de la campaña de Frente de Todos, puse a disposición toda mi construcción política y veía que en algunas localidades había intendentes que no jugaban a nada, que no apostaron a nada y funcionarios del Gobierno provincial que se hicieron bien los tontos”.

Consultado sobre qué áreas considera que deberían ser reforzadas, dijo: “Desarrollo Social y el Ministerio de la Producción. Esos son los sectores que tenemos que reforzar, pero también tenemos un sector muy importante, que es el sector enérgico, que también tiene que ver con todas las empresas, con la generación de empleo”. Sobre este punto, resaltó la relación que él considera que debería tener el gobierno con YPF, “tiene que tener una relación directa como pasó el otro día cuando vino la Gobernadora a Capital Federal. Nosotros tenemos que ayudar al Presidente de YPF, más allá de la gestión que está haciendo en Buenos Aires, en ver cómo nosotros empezamos traer más inversión en la provincia de Santa Cruz”, aseguró.

Para él, esta crisis se resuelve “abriendo el juego, que se puede discutir, que haya una renovación, no porque un ministro no sirva, sino porque hay que oxigenar el gobierno con nuevos cuadros, con nuevos hombres y mujeres que tengan sed, hambre de resolver el problema de la gente”.

Finalizando, declaró: “Acá está en juego la gente y la provincia, y cuando está en juego la gente hay que tomar decisiones políticas que a veces duelen. Acá nadie tiene que enojarse, porque si Alicia Kirchner toma la decisión política de aceptar la renuncia a algún ministro más no es porque está en contra de ese ministro, sino que es por el bien de Santa Cruz y el bien del pueblo. Ese compañero tiene que volver a militar, tiene que volver a enamorar y tiene que entender que, por ahí, hizo las cosas mal y que no hizo las cosas que tenía que hacer en su momento”.

 

¿Un movimiento de ajedrez planificado?

Una semana en Argentina, son décadas en Escandinavia, años en Estados Unidos, meses en Australia. No hay país en el mundo con tanta cantidad de incertidumbre, emocionalidad, verborragia, visceralidad. Así y todo, lo de este ciclo de cinco días supera todas las previsiones. No hay cuerpo ni discurso que aguante. No puede sostenerse un archivo resistente a tamaña catarata de versiones. Definitivamente no es sano, salubre, y confirmado: La planificación grita por su ausencia.

La victoria electoral de Juntos x el Cambio quedó en el olvido, abrumada por las nieblas de la lejanía y de lo que hace las veces de un ciclo de tiempo que se dibuja enorme; y fue sólo hace seis días. Quizás sea la ola que nadie ve, el edificio que nadie divisa, la carta escondida a la vista de todos. La oposición perdió toda la centralidad mediática, no debatimos la victoria de Santilli en provincia de Buenos Aires, nadie analiza la performance de Vidal en CABA, y así replicado por todo el territorio. Si fue un movimiento de ajedrez planificado desde las altas esferas del peronismo, dio resultado, empequeñeció un triunfo contundente, generó un ruido que malabares mediante el cual puede salir con un Presidente fortalecido, e inyección mediante de efectivo en los bolsillos de clase media y baja, hasta podría equilibrar guarismos de cara a noviembre.

El Universo PYME, esos motores de la economía de entre 10 y 15 empleados, casi en unanimidad expresó: “Por aquí no, no llego, no me alcanza, me mata la inflación, no resisto las remarcaciones, me cuesta importar, es mucha la angustia de sostener los empleados, los cuales son mi tejido social, mi barrio, mis contactos”. Un aviso importante de cara a las definitivas, en un pilar del país que acercó Sergio Tomás Massa en 2019, horrorizada por los tarifazos del gobierno de Macri, fundidos y con esperanza de resucitar gobierno peronista mediante.

Los monotributistas, endeudados hasta la coronilla, habiendo vendido muchas de sus herramientas para alimentarse y con IFES que se salteaban meses provocando incertidumbre, también esperan reparación, estar en la agenda, sentarse a la mesa. Son muchos, están peor que con Macri (¿Pandemia 1?) y debilitados por COVID (Pandemia 2). Alberto tenía el plan de ir a buscar votos en estos dos sectores oscilantes, presos del malhumor, y en eso estaba cenando con los caudillos bonaerenses de la tercera sección electoral cuando se enteró por un alerta de populoso sitio de noticias, que el sector K de su gobierno le ofrecía la renuncia en masa. No debe haber digerido bien la bondiola tiernizada con papas españolas acompañada por una saborizada de pomelo el porteño de 61 años.

“¿En serio Wado hizo eso”?, fuentes cercanas al fanático de Argentinos Juniors dicen que preguntó. Tres veces. De Pedro es un hombre catalogado a ambos lados del río ideológico como un hombre serio, previsible, un cuadro político trascendente, de buen diálogo con los empresarios y sectores no afines al peronismo, como los pooles sojeros y cierta clase media alta urbana. Ese cimbronazo, está chequeado, Alberto no lo esperaba y lo calificó como una actitud de “estudiantina”.

Mucho gobernador, de naturaleza exclusivamente conservadora de cara a su pago chico, salió en apoyo de la investidura presidencial, que no es traducible con un sostenimiento a las actitudes y deslices del mandatario. En el río revuelto pueden pescar todos los pescadores, especialmente los opositores, y los que tienen responsabilidad territorial no ven con agrado semejante inyección de adrenalina, al borde de la cornisa, en tiempos donde el malhumor social y el fastidio con la clase política se apersonó a patadas en la mesa de discusión. Intendentes, gremios, movimientos sociales, querían estar cerca del calor presidencial de cara a la incertidumbre, y darle base de sustentación. Los ofrecimientos de renuncia tenían destinatario con nombre propio: “Cafiero y Guzmán están de más, son los mariscales del mal gobierno, se tienen que ir”.

Un país no resuelve sus problemas de fondo emitiendo. Un país no resuelve su deuda con el Fondo emitiendo. Un país con índices inflacionarios inviables está atado para producir, generar divisas y crear la riqueza que después claro está, debe ser mejor distribuida. El equilibrio entre las cuentas y la sensibilidad social es lo que se debate en estos momentos, puertas adentro, mientras la oposición toma mate, chequea los portales y reflexiona, con algo de introspección, que el voto castigo al Ejecutivo no es un cheque en blanco a la gestión macrista, hoy mutada a un Larretismo culposo. También en Córdoba le dijeron a Cambiemos que no es por ahí, por la canaleta del endeudamiento, la timba financiera y la fuga (Negri hizo una pésima performance).

Y en eso llegó Cristina. Con una carta abierta de un grosor y profundidad, lecturas entre líneas, silencios y pausas continuados con afirmaciones filosas, y dio vuelta el tablero. Puso en orden la casa, dirán algunos. Le marcó la cancha y le recordó de quiénes fueron los votos en 2019, marcarán también. Le tiró la derrota en la cara al Presidente, fustigarán los albertistas. Lo último de cara al cierre de edición, es fumata blanca, paz en las tropas ideológicas, reconfiguración del gabinete, reordenamiento de nombres, inyección de recursos de manera ágil, de manera urgente, y salida hacia adelante, saltando la coyuntura infernal de estos cinco días hábiles.

Esto es Argentina, y las certezas tienen menos constancia, que el pelo de Milei.

COMENTÁ