COVID

Legislar donde realmente hace falta

Como ya hemos publicado “el tratamiento compasivo” a base de ibuprofeno inhalado no tiene autorización de la ANMAT, aunque algunas provincias se han amparado en legislación que busca avalar a los médicos que están tomando la decisión de aplicarlo. Los diputados Ricci y Roquel presentaron un proyecto de resolución en busca de su aplicación en la provincia, pero el FdT lo envió a comisión. Qué plantea el Ministro de Salud de la provincia.     

COMPARTÍ ESTA NOTA

 

A inicios del mes de septiembre, el Dr. Gustavo Villar, integrante del equipo médico de la Fundación Respirar, habló con Tiempo FM sobre los “excelentes resultados” arrojados por el tratamiento experimental a base de ibuprofeno inhalado, el cual se aplica ya en provincias como Buenos Aires, Córdoba, Jujuy y La Rioja, mientras que Mendoza, San Luis, Santa Fe y Tierra del Fuego, buscaban alternativas para comenzar con su utilización. Vale la pena reforzar la idea de que lo mencionado no es un tratamiento aprobado y se da bajo el concepto de uso compasivo, un tratamiento para aliviar el sufrimiento, el dolor, la pena de un paciente. “El médico está amparado en una pandemia donde no hay un tratamiento demostrado efectivo a nivel internacional, entonces podemos aplicar estos tratamientos experimentales intentando que la gente no se muera”, explicaba el Dr. Villar a nuestro medio, haciendo principal hincapié en legislación. “Es muy importante y los gobiernos provinciales hicieron punta. Se le da un marco jurídico y un aval a los médicos que están tomando la decisión de aplicar el tratamiento, poniendo sus matrículas en juego”, sostuvo.

En este sentido, la diputada Nadia Ricci y el diputado Daniel Roquel, presentaron un proyecto de resolución solicitante “al Poder Ejecutivo Provincial, a través del Ministerio de Salud, firme convenio con el CEPROCOR y la Fundación Respirar para la inmediata utilización en nuestra provincia del procedimiento de ibuprofeno inhalado en el tratamiento de pacientes con COVID-19 SARS – COV 2”. Como suele suceder con los proyectos de la oposición en la Legislatura, fue enviado a comisión. Según se excusaron desde el Bloque del Frente de Todos, antes de aprobar una resolución de este tipo se debe analizar con las autoridades de Salud de la provincia, esto a pesar de los buenos resultados expresados por profesionales médicos reconocidos a nivel nacional. TiempoSur pudo conocer que aún no ha existido planteo alguno a la cartera sanitaria ya que en principio se la trató en comisiones.

 

Justamente en este punto, el referente de la Fundación Respirar manifestó: “Yo creo que las provincias haciendo punta, le están pasando la pelota al Gobierno nacional a ver si de alguna manera, mirando los resultados que estamos teniendo, podemos avanzar”. 

El ministro de Salud de Santa Cruz, Claudio García, se refirió a la temática en la conferencia de prensa que brindó a los medios provinciales, donde expuso y remarcó que “este tipo de terapéutica es experimental y no hay resultados concluyentes en lo que refiere a su implementación”, aunque comentó que “los mecanismos utilizados han sido distintos”, y amplió: “En algún momento se largó con la clorofila, se dejó de lado porque no hubo mejoras; hay varias líneas de acción como la ivermectina, una de las estrategias de modo experimental; la utilización de suero de caballo; o plasma de convalecientes”, esta última la única activa en Santa Cruz.

García comentó que el tema fue tratado en la última reunión del COFESA (Consejo Federal de Salud) junto a otros ministros del país. “El ministro de Salud de la Nación, Ginés González, planteó a la provincia de Córdoba, que es donde principalmente se está desarrollando esta estrategia, que no se hicieron las comunicaciones o las solicitudes de validación correspondientes a quien es el rector en materia de aprobación de terapéutica que es el ANMAT”, explicó y continuó: “En este momento lo que se plantea con relación del ibuprofeno como una de las posibles terapéuticas, es que está en el rango experimental, no cuenta con autorización del Ministerio de Salud. Si nosotros no vamos sobre la línea científica o línea de experimentación que corresponde, la verdad que la posibilidad de utilización se nos va achicando”.

Por último, repasó: “Por el momento las terapéuticas que están siendo aplicadas son las reconocidas por el Ministerio de Salud de la Nación, las aprobadas por ANMAT, por organismos internacionales o las recomendaciones del OMS. Todo el resto, de no tener la aprobación, corre un poco por cuenta de cada uno de los sistemas sanitarios para su utilización”, y al parecer, por el momento, el “tratamiento compasivo” mencionado, no “corre” para la cartera sanitaria. 


COMENTARIOS