Redes sociales

Le dejó un cartel a su vecino en el ascensor y se hizo viral

Un usuario de Twitter transformó una anécdota de convivencia en un posteo muy compartido y comentado.

Imagen de carácter ilustrativo de un ascensor.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El usuario de Twitter Nach Croft realizó un posteo donde cuenta que tiene un vecino que toca el piano y que le dejó una nota en el ascensor. A la vez que subió la imagen de la nota pegada en el vidrio del mismo. Este cibernauta español jamás imaginó las repercusiones que generaría su publicación. 

Tengo un vecino que toca el piano y siempre que lo hace, quito todo y me pongo a escucharlo, y la otra tarde volvió a tocar, hacia tiempo que no tocaba y me inspiré y le puse esto en el ascensor”, sostiene el tuit publicado por 

La nota escrita con fibrón rojo y lapicera negra agregaba: “Atención: para la persona que toca el piano: ¡Nunca dejes de hacerlo! Tocas de maravilla, suena genial y me encanta escuchar, me alegras el día cuando lo haces”.

Tengo un vecino que toca el piano y siempre que lo hace, quito todo y me pongo a escucharlo, y la otra tarde volvio a tocar, hacia tiempo que no tocaba y me inspiré y le puse esto en el ascensor ???? pic.twitter.com/LdnqxF1jDI

— ???????????????? ???????????????????????????????????? ???? (@NachCroft) January 21, 2020

En ese sentido, este hombre le pide a los demás vecinos que no quiten el cartel del ascensor. “Que lo quite la persona cuando lo vea. El cartel no molesta y no cuesta nada alegrarle el día a alguien”.

A partir del momento en que subió el post, se hizo viral. Entre estos muchos usuarios alentaron al joven tuitero, mientras que otros aprovecharon para contar sus propias anécdotas en el hilo viral.

“Tengo a mi hijo pianista. En el edificio todos felices. Y la que vive en el edificio contiguo me dice que es un placer escucharlo, que cuando va al baño lo escucha, y se queda un rato mas, hasta que termina de tocar”, escribió una mujer.“Igual que nuestra vecina. Que ha subido a casa dos veces para ver si Sergio puede dejar de tocar”, respondió otra con ironía.