En cuarentena

Las concesionarias complicadas y a la espera de la reapertura

Cerradas desde el inicio de la cuarentena obligatoria, las agencias de autos viven un panorama muy complejo y esperan más medidas del Estado. Tres concesionarias le contaron la situación a TiempoSur.

Las concesionarias no abren desde el 19 de marzo.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Como era de esperar, el sector automotor no fue considerado esencial, por lo que las plantas industriales están paradas desde el 20 de marzo, así como tampoco están abiertos los concesionarios.
Los especialistas indican que las ventas, como en la mayoría de las actividades, se desplomaron.
En este contexto, la salida fue la de muchos otros rubros: El e-commerce. Pero con el agravante de que, a diferencia de otros productos que el Gobierno comenzó a flexibilizar, los autos hoy no se están pudiendo entregar.
En ese contexto, TiempoSur dialogó con propietarios y representantes de tres de las concesionarias más importantes de Río Gallegos, quienes expusieron la complicada situación que atraviesan por la cuarentena.
Uno de ellos es Mijael Harasic, quien comentó la situación que tienen en “Harasic Citroën”, y comenzó contando que durante el gobierno de Macri empezaron a “desconfiar de un posible problema económico en la Argentina por los errores que se estaban cometiendo al tomar deuda de forma indiscriminada”, por lo que comenzaron con un proceso de tratar de prepararse “para lo peor” y que eso los ayudó.
“La realidad es que yo no pensaba que iba a ser tan grave lo del gobierno de Macri, que me preparé, pero nunca pensé que iba a llegar a tanto como ahora el problema económico en el país”, indicó.
Luego agregó: “Creo que todos fuimos un poquito blandos y no tomamos decisiones más duras en su momento y eso también lo estamos pagando todos ahora un poquito. Nadie fue tan pesimista y eso se sumó a la asunción de Fernández, que también tomó decisiones muy duras, con muchos impuestos y profundizó la recesión, con medidas que no fueron buenas para nada”.
Además, comentó que luego todo continuó “con el tema del Coronavirus que en principio tuvo un consenso total en que las medidas que tomó el Gobierno eran las apropiadas, por ser el principio”, pero sostuvo que “ahora están errando en que deben seguir trabajando en el tema salud, pero sin descuidar el tema económico”.
Según Harasic, se debe armar un gabinete económico: “El panorama automotor es crítico, porque la gente hoy tiene otras prioridades que no son las de comprar un auto, sino la alimentación y la salud. Entonces, creo que van a haber problemas. Antes del Coronavirus ya había, ahora se agudizaron y al salir del Coronavirus se van agudizar más si el Gobierno nacional no toma medidas que por ahora no llegaron positivas desde el punto de vista económico, así que estoy preocupado”.

PARA TODOS
El empresario dijo que, para él, las medidas deberían tomarse en su conjunto y no sólo para el sector automotriz, porque “lo que hay que buscar es volver a la normalidad y toda la energía tiene que estar puesta en abrir la cuarentena para llegar al mundo normal que teníamos antes de la mejor manera”.
Dijo que el Gobierno debe tener un equipo de trabajo que esté con la cuarentena y otro que trabaje para flexibilizarla y evitar la emisión monetaria para que todos los rubros se empiecen a normalizar, aunque advirtió que el automotriz va a tardar un poco más porque el volumen de mercadería tiene valores muy grandes.
“Entonces, hay que tratar de que los kiosquitos vuelvan a funcionar, que los negocios de barrio también y que la gente pueda ir a trabajar para tener sus ingresos. Todo eso va a conllevar una organización en la cual el Estado va a acompañar, pero el motor somos nosotros, las personas, que tenemos que trabajar y el Estado nos debe garantizar la salud y la educación, pero necesitamos que el Gobierno forme un equipo de trabajo sólo dedicado a abrir la cuarentena, paralelamente a quienes trabajan en la cuarentena. Ese es el equilibrio que tenemos que lograr. Yo creo que se han tomado medidas muy buenas desde el punto preventivo, pero ahora hay que tomar medidas para normalizar la situación, aunque si hay un rebote tendremos que regresar a la cuarentena obligatoria, pero debe haber un rumbo económico. De todas formas, yo no pierdo el optimismo y pienso que las cosas van a funcionar rápidamente, pero va a depender del Estado y la flexibilización de la cuarentena”, aseguró.

LA CUARENTENA
Consultado por la cuarentena en Santa Cruz, Mijael dijo que “tiene que ser un proceso que tiene que empezar ya, sin esperar y en el caso que aumenten los casos, ahí sí volver a la cuarentena”.
“Me parece que, en mi opinión sin ser experto, debe haber una apertura gradual para que lo antes posible volvamos a la normalidad con distanciamiento social, barbijos, limpieza destinada específicamente a eso y lo necesario para sobrellevar la situación, pero hay que respetar la decisión del Gobierno nacional y provincial en caso de que piensen que no es así, obedeciendo lo que decidan las personas que hoy tienen la responsabilidad de llevar adelante nuestra provincia y nuestro país”, indicó.
Por último, dijo que en su caso, la fábrica de Citroen reaccionó positivamente y ante la crisis que hay habilitó tasa cero por medio millón de pesos, con la primera cuota a partir de julio, “por lo que las fábricas se están adecuando al bolsillo de la gente y están tratando de seducirla con ofertas coherentes de acuerdo al tiempo que estamos viviendo”.

EN CAÍDA
También dialogó con TiempoSur Miguel Kravchick, propietario de la agencia “Gitanes Automotores”, y señaló: “Desde el 19 de marzo estamos a puertas cerradas y la actividad, que ya venía con un proceso de caída muy serio, se nos complicó muchísimo más. No hemos podido abrir hasta el día de la fecha y tampoco tenemos habilitada la posibilidad de poder trabajar bajo la modalidad de tienda “online” bajo la supervisión de la Municipalidad”.
Luego dijo que “el panorama viene muy complicado” teniendo en cuenta que tampoco “la ayuda que se ha recibido de parte del Estado es demasiada”. Detalló que sólo tuvieron acceso a un crédito de tasa 24 por ciento para el abono de los salarios del mes de marzo y que para abril no tienen nada, mientras que los compromisos y gastos fijos de cualquier concesionaria son muy elevados y es muy difícil intentar realizar operaciones sin que el cliente pudiera ver los autos o que tengan la posibilidad de mostrárselos.


“Es por eso que es muy difícil sobrellevar esto. También hay que tener en cuenta que nunca estuvimos dentro de una crisis tan pronunciada en el tiempo y estamos hablando de casi 40 días sin que ingresara ni un peso en la caja, con lo cual es muy difícil”, indicó.

MANTENERSE ABIERTOS
Consultado sobre las medidas o los paliativos que podría ofrecer el Gobierno en esta situación, dijo que lo que ellos pretenden, más que medidas tendientes para favorecer la compra de vehículos, en una primera instancia es que el Estado les dé “una mano para que las empresas y las PyMes puedan mantenerse abiertas”.
Dijo que seguramente en el futuro se generarán posibilidades o inventivos para la compra de los autos por parte de la gente, pero como todavía no pueden empezar a trabajar, es importante tener la posibilidad de mantenerse “con vida” porque sino las primeras medidas que siempre se toman son la reducción de personal o la reducción de sueldos, para no despedir a la gente.
“Entonces las medidas deberían ser para ayudar a pagar los sueldos o suspender el pago de aportes patronales, las cargas impositivas, los plazos. Es decir, que no tengamos que pagarlos porque si todo lo que vamos a hacer es posponer plazos para el futuro, va a llegar el momento que va a pasar exactamente lo mismo, porque vamos a estar totalmente atosigados por las deudas, porque lo que no se pagó hoy, se tendrá que pagar mañana. Entonces, debería haber un “blanqueo” durante un par de meses de modo tal que no generemos deuda a futuro.
En cuanto a la flexibilización de la cuarentena, opinó que “sería oportuno ir realizándola, teniendo en cuenta que en Río Gallegos específicamente la circulación ha sido prácticamente nula, por lo que sería uno de los lugares donde se podría ir experimentando reabrir algunas actividades”, afirmó.
Pensando en la posibilidad de la reapertura, dio que la actividad automotriz no tiene “conglomeraciones de gente exageradas” y que se puede manejar con turnos si se quisiera y con distanciamiento social como está estipulado.
“Se han abierto determinados rubros que podrían tener más riesgos específicamente que el nuestro. Nosotros ya hemos habilitado, buscando alternativas, nuestra tienda virtual y tenemos los canales de venta que son “gitanes.com.ar”, donde está la tienda “online” y también tenemos Facebook e Instagram”, comentó.
Luego agregó: “Creo que privilegiar el tema salud es muy importante, pero deberíamos ir también pensando, como muchos sectores están reclamando, en la reapertura de algunas actividades. No digo volver a la normalidad absoluta, pero no somos un rubro que produzca grandes movimientos de personas como sí otras actividades que sí han sido autorizadas”.

SIN AFLOJAR
Otro que expuso la situación fue Rolando Becker, de Centenario S.A. Concesionario Oficial de Fiat, quien contó que “el mercado automotriz venía seriamente afectado por la crisis y esta pandemia lo golpeó aún más, por lo que las automotrices proyectan el mercado más bajo de los últimos 17 años” y que eso los obligó “a entrar en la era Home Office”.
También informó que la asociación que agrupa a concesionarias (ACARA), está gestionando la ayuda del Gobierno para la contribución del pago de sueldos del sector y están pidiendo al Gobierno que autorice la apertura de los locales lo antes posible.
“También se está trabajando en tener un protocolo sanitario para cada uno de los sectores de los concesionarios”, dijo.


Rolando también contó que, con las concesionarias cerradas, las terminales apuestan a la venta virtual y financian hasta en 72 meses con cuotas fijas.
“Las tasas van del 0% al 36,9%, y agregaron también un periodo de tres meses de gracia, es decir que se pagaría la primer cuota del crédito a los 90 días de cerrada la operación”, aseguró.
Becker señaló que están de acuerdo con las medidas adoptadas, aunque Santa Cruz continúa en fase de contención de la pandemia y al día de hoy no registra transmisión comunitaria.
“En caso de apertura, es muy importante seguir respetando las normas preventivas y tener un protocolo de atención para todas las áreas del concesionario”, advirtió.


COMENTARIOS