Segunda ola

Las 22 camas y profesionales, incluidos terapistas, que reforzarían el sistema de salud

A fines de julio del 2020 estaba lista para comenzar a funcionar la Clínica del San Benito, pero por diversos requisitos y burocracia, por ahora no fue habilitada. Restaría un estudio de impacto ambiental.

La clínica podía funcionar desde fines de julio.
La clínica podía funcionar desde fines de julio.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde fines de julio del 2020, justo cuando comenzó el brote de casos por COVID-19 en Río Gallegos,  la "Clínica Integral San Benito" está en condiciones de funcionar.

Desde esa fecha, una serie de requisitos administrativos y requerimientos de infraestructura retrasaron de tal modo su habilitación, que en el actual inicio de la segunda ola, el espacio que sumaría 22 camas al complicado sistema de salud, no puede operar.

Primero el Ministerio de Salud no podía habilitarla porque no tenía los planos visados que debía enviar el área de Obras Privadas del Municipio.

Luego se trató de un informe del área Bomberos, después un "check list" que debía cumplimentar en Salud, y así hasta que en la actualidad, le solicitaron un estudio de impacto ambiental.

"Está todo terminado. En la Municipalidad están todos los papeles, excepto el estudio de impacto ambiental, porque la empresa que lo iba a realizar cobraba mucho dinero, lo cual me pareció demasiado para realizar un informe de dos carillas", dijo el Dr. Ricardo Lagraña, director de la clínica, médico anestesiólogo, especialista en dolor y cuidados paliativos.

El estudio lo realizan otros profesionales.

"Ayer entregué los papeles y se pusieron en contacto con el Ingeniero de la clínica y el maestro mayor de obras", contó el médico.

La clínica, ubicada en la calle 32 entre 13 y 17, tiene una capacidad para 22 camas y diversos especialistas.

El lunes arribó a Río Gallegos un médico terapista y un médico clínico.

El médico intensivista -proveniente de Córdoba- será quien resuelva cuántos y cuáles serán los respiradores que adquirirá la clínica.

"La clínica podía funcionar desde fines de julio", recalcó Lagraña y sostuvo que desde el Ministerio de Salud "nunca me llamaron desde que presenté la documentación".

 

PROYECTO

Hoy jueves se tratará un proyecto de resolución, autoría del edil Leonardo Roquel, que solicita el Ejecutivo municipal "la habilitación del Sanatorio Integral San Benito".

"La información que tenemos es que debe cumplimentar el estado de impacto ambiental" indicó el edil a TiempoSur.

El Concejal también presentó un proyecto que solicita al Gobierno "la ampliación de la atención de guardia pediátrica en nuestra ciudad". "En esta segunda ola, estamos viendo que tenemos mucha en terapia COVID y clínica COVID y ayudaría que haya un lugar más", expuso.

Contó -a modo de ejemplo- que el año pasado su hijo se accidentó y cuando fue atendido en la Guardia del Hospital le realizaron los estudios de rayos en el mismo lugar en el cual atendían a los pacientes de COVID.

"Se lo planteamos el año pasado a la Gobernadora y se creó la Guardia Pediátrica pero sirve como sala de espera y consultorio, aunque los estudios que deben realizarse como tomografía y rayos, se realizan en el edifico original del hospital", precisó.

Por eso mencionó que es necesaria la firma de un convenio con Medisur que dispone de esta para los estudios.

COMENTÁ