Recuperarse de un incendio

La vida después de perderlo todo

Daniel Trujillo sufrió un devastador incendio a principios de agosto. Ahora vive con lo puesto, luego de haber recibido ayuda de la comunidad y asistencia del Estado. El sueño de reconstruir su casa propia.

La estructura quedó totalmente dañada.
La estructura quedó totalmente dañada.
COMPARTÍ ESTA NOTA

A principios del mes de agosto y en medio de un temporal de viento, un vecino de Río Gallegos perdió su vivienda a raíz de un feroz incendio. El fuego se originó en medio de una tempestad, a raíz –se creyó en primera instancia- de un cortocircuito ocasionado por los cortes de cables. El chispazo hizo que se empiece a originar el fuego sobre la casa, ubicada en la calle Urquiza al 1100. Al momento del hecho, se dirigió al lugar personal policial y de bomberos, a fin de controlar el foco ígneo, que ya había empezado a avanzar sobre el inmueble. Si bien lograron hacerlo a los minutos, la casa quedó totalmente dañada por el fuego. Recuperarse tras perder todo no solamente supone una fuerza de voluntad firme, sino también un acompañamiento económico que sirva para saldar todo lo material perdido. Y si bien la cuestión monetaria es un golpe fuerte para el bolsillo del damnificado, lo cierto es que ver el hogar reducido a cenizas también es un cachetazo emocional para cualquiera. Esta situación triste le tocó vivir a Daniel Trujillo, el propietario de la vivienda incendiada en calle Urquiza, que quedó literalmente con lo puesto luego que el fuego consumiera su casa.

Hoy, a casi un mes de aquel suceso, sigue sin poder edificar en el terreno que le quedó y continúa siendo asistido por amigos y el Estado.

 

“Todavía estamos viendo con el tema de la circular de la Municipalidad, a ver si podemos recaudar dinero para empezar a edificar. Todavía estamos viendo con el Ministerio de Desarrollo y diferentes lugares. Me han dado una ayuda económica, pero las cosas hoy están caras. Fueron las respuestas que tuve”, indicó.

“De momento, sigo esperando la ayuda sobre los materiales de construcción. Estamos viendo qué podemos juntar para empezar a hacer algo, construir algo. Tenemos algo económico en vista, pero los materiales son costosos y vamos estudiando cómo nos manejamos de la manera financiera”, indicó Trujillo ayer en diálogo con TiempoSur.

 

Volver a casa

Remarcó que está a la espera de poder contar con los elementos para empezar la obra. De momento, se mantiene viviendo en la casa de un amigo que pudo darle alojamiento durante este casi mes que quedó sin vivienda propia. Gracias a él y la ayuda de su hermano, pudo encontrar una manera de acomodarse.

“Estoy viviendo con un amigo, andamos tirando para no aflojar porque él está en la misma. Estamos con lo justo y me gustaría conseguir un alquiler, que me ayuden con eso para poder vivir tranquilo en este tiempo que me va a llevar reconstruir mi casa. Esperamos que como mucho en cinco meses pueda tenerla lista”, detalló sobre cómo se plantea su futuro.

“Lo que me preocupa ahora es el lugar donde estoy. Me levanto temprano, no me gusta molestar a nadie y tengo que resolver eso, si puede el Estado darme una mano con la ayuda del alquiler para que pueda reconstruir la vivienda”, señaló. Puso en valor la ayuda de los vecinos, de quienes recibió heladera, ropa, mesa, que logró quedar cubierto.

“Quiero un lugar para estar tranquilo para estos meses, porque no puedo vivir cinco meses así”, detalló.

 

Qué pasó

Según constó en el acta a la que tuvo acceso TiempoSur, en el lugar durante el incendio trabajó personal de Bomberos y de la División Búsqueda y Rescate. El incendio ocurrió pasadas las 15:30 de ese fatídico día. El acta quedó titulada como "accidental por sobrecalentamiento por instalaciones precarias", a raíz del corte de electricidad producto del temporal.

 

El temporal que generó todo

Al momento del hecho, este medio se comunicó además con Claudio Guerrero, presidente de Protección Civil del Municipio de Río Gallegos. El área estuvo trabajando en toda la cuestión operativa del incendio en esa jornada, evitando daños mayores por la caída de la estructura. No sólo se luchó contra el fuego sino también contra el viento.

“Se quemó toda la estructura, nosotros queríamos sacar las cosas, pero se iba a caer todo”, indicó en diálogo con TiempoSur.

“Con la gente de la Municipalidad trabajamos, les dimos una mano. El muchacho estuvo en todo momento con nosotros. En el lugar no quedó nada, el damnificado quedó con lo puesto. Al principio era juntar ropa, pero cuando pasan estos casos nos saturamos de prendas. Es más factible que se ayude con material de construcción”, remarcó Guerrero. Coincidiendo con el dueño, señaló que con lo que más colabora la gente es la ropa, pero que es más imprescindible el material de construcción.

COMENTÁ