Exclusivo para TiempoSur

La UBA desmintió a la jueza destituida en Caleta Olivia

La Dra. Totino había argumentado en el Tribunal de Enjuiciamiento que había brindado patrocinio gratuito en la Facultad de Derecho. Desde el establecimiento de altos estudios le respondieron.

El caso se originó en Caleta Olivia.
COMPARTÍ ESTA NOTA

A principios del mes de abril se publicó en el Boletín Oficial que la Dra. Maleta Totino había sido finalmente destituida en el Juzgado Civil de Caleta Olivia. Fue en el marco de la investigación por la adopción irregular de una recién nacida. Anteriormente, el Tribunal también había tomado la misma medida con María del Rosario Álvarez (quien fue Jueza de la Familia) y Angélica Zari (Jueza del Menor). Ahora el caso tuvo una novedad, ya que durante los argumentos –que fueron publicados en el Boletín Oficial- la Dra. Totino había esgrimido una relación con la Facultad de Derecho.

Cabe recordar que, el Boletín Oficial de Santa Cruz mostró la transcripción de la decisión del tribunal encabezado por la vocala Reneé Fernández (tsj), Florencia Moreira (abogada) y Laura Hindie (diputada), en donde se pudo leer que la jueza del Civil, había esbozado, entre sus argumentos, que ella había tenido un alto cargo en la prestigiosa Universidad de Buenos Aires.

“He transitado 23 años de patrocinio jurídico gratuito de la facultad de derecho. Como titular de la Cátedra de Patrocinio Jurídico gratuito obtenido a dos años de haberme recibido” fue la frase que lanzó en los alegatos pero que, sin embargo. No pasaron desapercibidas para la Universidad.

Luego de esto y tras la publicación de TiempoSur, este medio conoció que el Departamento de Práctica Profesional de la Facultad de Derecho de la UBA, su titular, Gustavo Saa, rechazó por completo semejante aseveración, desmintiendo que Totino hubiera alguna vez ocupado ese cargo.

“El cargo de jefe de cátedra de importante rango universitario, por cierto, no existe ni ha existido en nuestro departamento” se lee en una nota enviada al Tribunal de Enjuiciamiento.

En cuanto a las designaciones de los docentes, inicialmente se incorporan como Ayudantes de Segunda, luego de unos años llegan a Ayudantes de Primera y finalmente jefes de Trabajos Prácticos, cumpliendo funciones de jefes de Comisión. A este último se accede habitualmente recién luego de 8 o 10 años de trayectoria.

Totino sí ocupo como último cargo el de Jefa de Trabajos Prácticos hasta que la UBA la dio de baja en el año 2016. Pero incluso sobre ese cargo que ocupó, estaban los Adjuntos que cumplen funciones de coordinación y supervisión de las comisiones a cargo de los JTP.

“En realidad, la Dra. Totino Soto ha sido inicialmente ayudante ad honorem de una comisión de las muchas que conforman el plexo docente del Departamento de Práctica Profesional y luego ha llegado al cargo de JTP cumpliendo funciones de jefa de comisión hasta que fue designada jueza”, se lee en la aclaración.

“No ha sido, pues, jefa de cátedra porque es cargo es inexistente. Y aunque existiera, resulta imposible que un profesional con dos años de recibido acceda al mismo”, añaden luego desde la Universidad, marcando que es entendible que en una actuación defensiva “pueden cometerse algunos errores de concepto o señalar datos cuya veracidad no esté confirmada”, pero dada la publicidad de las manifestaciones y “estando en juego una institución educativa dependiente de la UBA a la que pertenezco, esta aclaración resulta necesaria”, finaliza. 

 

La resolución

La situación de Totino había quedado pendiente y no fue destituida junto a las dos primeras juezas debido a que había solicitado carpeta médica por una cuestión personal. Finalmente la destitución quedó a cargo del Tribunal de Enjuiciamiento, quienes rechazaron los argumentos de la defensa y resolvieron destituir a la magistrada de su cargo.

 

El fallo

1º) Rechazando los planteos defensivos que fueran tratados como cuestiones preliminares.

 

2º) Destituyendo a la Dra. Malena Karen Totino Soto del cargo de Jueza de Primera Instancia del Juzgado Civil, Comercial, Laboral y de Minería de la localidad de Caleta Olivia (cfr. art. 13, inc. 2º, de la Ley Nº 28) e inhabilitándola para ocupar en adelante otro cargo judicial (cfr. art. 20 de la Ley Nº 28).-

 

Tampoco puede perderse de vista que con posterioridad, la Ministra de Desarrollo Social de la provincia de Santa Cruz requiere una recusación con causa por haber realizado una denuncia penal, y pese a ello, la magistrada dilató la formación del incidente de recusación y paralelamente recepcionó una audiencia.

 

En definitiva, “la Dra. Totino Soto encontrándose doblemente recusada (sin y con causa) no formó el incidente de recusación y continuó actuando, y dictó las providencias de fs. 108, 114, 115, 116 y 121 de los autos jurisdiccionales, e incluso tomó la audiencia del 27/03/2019. Al mirar esta audiencia, vemos que la Dra. Totino Soto se condujo como la magistrada actuante, dando órdenes, evitando que los presentes se retiraran e incluso le sugiere al Dr. Monzón que peticione una cautelar”.

Temas