Increíble

La torturaron y obligaron a cavar su propia tumba: logró escapar y denunció a los atacantes

Una mujer contó el calvario que vivió a manos de dos jóvenes hermanos que son sus vecinos en Ucrania.

La torturaron y obligaron a cavar su propia tumba: logró escapar y denunció a los atacantes
COMPARTÍ ESTA NOTA

Nina Rudchenko, de 57 años, denunció que fue brutalmente atacada por dos vecinos de 27 y 30 años, en Maryanske, en Ucrania. Según detalló Daily Mailla arrastraron a un cementerio y la obligaron a cavar su propia tumba, donde luego la enterraron.

La mujer también detalló que una vez que estaba bajo tierra, ambos atacantes se fueron pensando que estaba muerta. Al rato, la señora logró desenterrarse y escapó. Fue llevada al hospital con una conmoción cerebral y la mandíbula y nariz rotas.

Según los informes, Rudchenko estaba sola cuando los jóvenes hermanos irrumpieron en su casa. Sin mediar palabra, la atacaron y golpearon con un bate de béisbol. Luego la torturaron durante dos horas, hasta que la señora se desmayó.

Por la noche, los atacantes la arrastraron a un cementerio de la ciudad. Cuando recuperó la conciencia, la obligaron a cavar su propia tumba. Luego la enterraron viva. “Me tiré en la tumba boca abajo y comenzaron a enterrarme”, comenzó a relatar la mujer al medio mencionado.

Cómo logró salir de la tumba

“Me cubrí la cara con las manos tratando de reservar un poco de aire. Se reían y hablaban de planes para matar a toda mi familia. Cuando terminaron, se preguntaron si ya había muerto y luego se fueron”, culminó la víctima.

Rudchenko logró salir de la tumba y luego se arrastró hasta su casa, donde perdió el conocimiento. A la mañana siguiente su hermana la encontró tirada en la puerta de su casa y llamó a la ambulancia. “La cara de Nina estaba cubierta de hematomas y sangre. Su rostro estaba negro e hinchado. Apenas podía reconocerla”, relató su hermana, horrorizada por lo sucedido.

Un portavoz allegado al caso declaró: “Los sospechosos también podrían ser acusados ??de secuestro. Ahora estamos analizando las circunstancias”. Los atacantes declararon que estaban borrachos esa noche, pero la investigación todavía sigue en curso y podrían enfrentar hasta 10 años de prisión por intento de asesinato.