De festejo

La Tarambana recordó sus nueve años de vida

El grupo comandado por su director Cristian Borden llegó a los 9 años de vida y a pesar de no poder celebrarlo con música, no se privó del afecto de los suyos. En este tiempo han crecido en la propuesta y también se han valido del reconocimiento de la comunidad.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Lo que empezó allá por 2011 como un taller dedicado a la percusión logró transformarse con el tiempo en un proyecto representativo de la música popular de nuestra ciudad. Presente en escenarios autogestivos, pero también en fiestas populares o eventos de convocatoria vecinal, La Tarambana nos abre a un mundo de fusión musical que pasa por los distintos géneros que han hecho de la percusión su principal arma. Este recorrido no los ha hecho exclusivos del público riogalleguense, sino que también han sabido ganarse algunos espacios en el interior de la provincia donde su propuesta es también bien valorada.

Cristian Borden, director del proyecto recordó junto a TiempoSur los comienzos. Si bien a los inicios de esta década el creador del espacio ya se dedicaba a brindar clases de percusión en el Conservatorio Provincial de Música, la constante búsqueda de la creación lo llevó a plantearse la posibilidad de también dedicar sus horas a una propuesta más independiente, donde pudiera explorar desde otros lugares. Así llegó a la sala que ocupan desde la fecha en la calle Antonio Rivero casi Av. Perón. En cuanto al aniversario contó que “hay una publicación que un poco es la referencia, y que siempre lo recuerda Facebook, donde yo puse: Busco 6 percusionista para formar un grupo. Desde ahí lo armamos y empezamos a ensayar, el cumple quedó el 6 de abril por el primer ensayo, pero para que se conforme La Tarambana, el nombre, fue recién en el mes de mayo”.

La celebración este año fue atípica pero no menos importante, ya que sintieron el constante cariño de sus seguidores, colegas e integrantes de la sala. “No nos vamos a quedar con las ganas de festejar y cuando se pueda seguramente generaremos algún encuentro con la gente que participa de la sala y vamos a hacer algo para todo el público, una fiesta como nos gusta hacer”, y contó: “Ya teníamos algunas cosas pensadas pero la idea es poder avanzar, también estamos pensando en los 10 años, con un festejo grande”.

Para volver a estos nueve años, Cristian celebró: “Por suerte hemos recibido mucho mensaje, siempre el cariño de quienes pasan por la sala, que han estado mucho o poco, que han tocado en el grupo o músicos amigos que se conectan con nosotros para compartir algún recuerdo”.

En cuanto al sostenimiento del espacio en este contexto dijo: “Ya de por sí independiente, autogestivo y sin fines de lucro es complicado todo lo que conlleva, pero por suerte estamos bastante organizados y estamos pudiendo trabajar a distancia. Además, todos ponen de su parte para poder sostener y que no afecte solo a mí la responsabilidad de sostener el espacio”, algo que valoró. En este sentido amplió: “Lo que sí se pierde la dinámica y el valor que tiene de hacer música todos los días, donde se enseña y aprende música y danza. Eso lo vemos como una pérdida importante, le damos mucho valor a la práctica diaria, pero dentro de todo nos estamos organizando y estamos en contacto y planeando cosas para la vuelta”.

Por último, el profesor y director invitó a la comunidad a sumarse a las redes sociales del espacio y animarse a empezar. Durante los próximos días continuarán haciendo uso de las redes para bajar contenido.