Un bien común

La sangre de los santacruceños

Profesionales de Caleta Olivia ponen en debate la firma del convenio entre el Ministerio de Salud de Santa Cruz y la Clínica Cruz del Sur de esa localidad. El privado pretende tener un servicio de medicina transfusional (STH), pero según los especialistas no cumple con las condiciones necesarias regidas por ley. Por estas horas esperan respuestas de las autoridades competentes. 

COMPARTÍ ESTA NOTA

Al cierre de la semana pasada, profesionales de la ciudad de Caleta Olivia, dirigieron una nota a autoridades provinciales, desde la gobernadora Alicia Kirchner, pasando por el ministro de Salud Claudio García, hasta los directivos del Hospital Zonal de Caleta Olivia, e incluso el titular del Centro Regional de Hemoterapia, Dr. José Gutiérrez. El escrito tiene como objetivo verter “opinión” en cuanto a la elaboración de convenio con clínica Cruz del Sur de Caleta Olivia, donde en principio exponen que la premisa debe ser “respetar la Ley Nacional de Sangre”, considerando, además que “bajo ningún aspecto cualquier otra ley debe afectar o contradecir su cumplimiento”.

Previo a los argumentos esgrimidos recordaron que “la sangres es un derecho universal y considerada un bien para la humanidad”, por lo tanto, “no corresponde apropiarse de unidades según interés fuera del criterio clínico transfusional. Todas las unidades de sangre deben estar disponibles para cualquier paciente que así lo requiera, sea su atención en hospitales públicos como así también en instituciones de salud privadas”, y exigen que “si la clínica Cruz del Sur pretende que su servicio sea calificado como servicio de medicina transfusional (STH), con posta de donación, deberá cumplir con lo establecido en cuanto a recursos humanos para tal fin y médico responsable de servicio con dedicación exclusiva en dicho servicio, además de la cantidad de técnicos necesarios. Una sola persona no puede ocuparse de atención a donantes, pruebas de compatibilidad y o urgencias transfusionales”.

Los STH realizan los procedimientos de transfusión, estudios inmunohematológicos en pacientes, embarazadas y recién nacidos, la infusión de la transfusión autóloga y las aféresis terapéuticas. Dichas unidades podrán tener una posta fija de donación de sangre siempre que cumplan con los requisitos establecidos para las actividades del Centro Regional de Hemoterapia o Bancos de Sangre Intrahospitalario, siendo éste responsable de la supervisión del cumplimiento de los mismos, expone la Ley. En cuanto al recurso humano remarca: “Los Servicios de Hemoterapia, según categorización, deberán poseer un plantel constituido por médicos,

bioquímicos, biólogos, técnicos de hemoterapia y laboratorio, promotores y organizadores de la donación voluntaria (comunicadores, licenciados en marketing, ciencias sociales, entre otros), personal administrativo, personal de servicios generales y mantenimiento”.

En este sentido recomiendan que “todas las unidades deberán ser enviadas con los tubos para inmunoserologia, inmunohematología y biología molecular. El Centro Regional de Hemoterapia procesará y habilitará todas las unidades a fin de resguardar y habilitar hemocomponentes según normativa vigente”, y subrayan que “es fundamental que todo funcionario público defienda el bien común de la población de Santa Cruz”.  

“El sistema de salud pública es quien debe fiscalizar y asegurar el cumplimiento de buenas prácticas correspondientes, siendo autoridad de aplicación el Ministerio de Salud a través de los Centros Regionales y autoridades responsables. No corresponde que instituciones privadas establezcan pautas de trabajo”.

Vale la pena mencionar que, al día de ayer, los profesionales esperaban aun obtener mayores precisiones en cuanto al convenio a celebrar. Desde el Ministerio de Salud no se ha obtenido respuesta. TiempoSur intentó comunicarse con autoridades, no siendo ésto posible.