Relato de vida

La riogalleguense a la que le extirparon un tumor despierta

Se trata de Fanny Miranda, una joven riogalleguense que viajó a Comodoro Rivadavia para que le extirpen un tumor cerebral.

Fanny Miranda.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En la Clínica del Valle de Comodoro Rivadavia, neurocirujanos y anestesistas llevaron a cabo una novedosa intervención a una paciente riogalleguense que presentaba un tumor cerebral y afectaba el habla.

Allí, se realizó una resección del tumor (extracción mediante incisiones) con la paciente despierta y lúcida durante toda la intervención, lo que permitió resecarlo completamente mientras la jóven hablaba de manera consiente.

Ante ello, TS-Digital se contactó con Fanny Miranda que precisó: “Estuve haciéndome estudios en Gallegos y me mandaron a hacerme una resonancia a Comodoro, cuando vine la neuróloga me dijo que había una masa en mi cabeza y me contactó con el neurocirujano”.

Y agregó: “Fui el 19 de septiembre y me fue sincero, me dijo que tenía un tumor cerebral que estaba a la altura de la oreja izquierda y que me daba tres meses porque medía 4x5x7 centímetros. Me mandó a hacer mis papeles para luego operarme”.

A Fanny le habían dicho que debía conocer a los anestesistas para que no se asustara y que iba a estar dormida mientras le realizaban el corte, pero la operación cambió de rumbo cuando llegó a Comodoro, “vine antes y conocí a los médicos. Ellos llegaron a la conclusión de que querían hacer conmigo algo que no habían realizado antes que era mantenerme despierta y así lo hicieron”, exclamó a este medio.

Y siguió: “Me acuerdo todo, me sacaron el tumor entero y me hacían cantar mientras lo hacían. También me pedían que no me duerma y que siga cantando hasta que lo sacaron completamente y ahí me dijeron que podía dormir”.

La cirugía salió bien y la paciente no tuvo ningún efecto secundario, “Lo primero que probé fue mover mis articulaciones y que podía seguir hablando, la verdad que quedaron sorprendidos porque el tumor era el doble de la última vez y al sacarlo se reventó, me quedaban dos semanas de vida si no me operaba”, manifestó.

Ahora la joven se encuentra en Chubut, aguardando al 27 de este mes donde podrá volver a su ciudad y a pesar de sentir puntadas por la inflamación se encuentra alegre y a la espera de su alta luego de ser la primera joven que mantuvieron despierta en este tipo de cirugía.