Polémica

La prostitución fue considerada como trabajo, pero sólo por unas horas

El trabajo sexual fue incluido dentro del Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular –ReNaTEP- y fue festejado por la titular de AMMAR, aunque luego fue eliminado. El reclamo desde Santa Cruz,  de la Campaña Nacional contra la Trata y el Sistema Prostituyente.

COMPARTÍ ESTA NOTA

“Compartimos una excelente noticia para lxs Trabajadorxs Sexuales de Argentina en nuestra lucha por el reconocimiento de Derechos Laborales. El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación creó el Registro Nacional de Trabajadorxs de la Economía Popular ReNaTEP que reconoce los trabajos a partir de saberes y oficios. Nuestra labor está incluida. Al inscribirnos podemos acceder a aportes jubilatorios, obra social, bancarización, comercialización y facturación formalizada. Agradecemos a lxs compañerxs de la UTEP, a Emilio Pérsico Secretario de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social de Nación y a la compañera Vanesa Cufré que se contactó con Georgina Orellano, nuestra referente a nivel nacional para contarle la noticia hace un mes. Hoy es una realidad”.

Así lo señala el escrito publicado por AMMAR - Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina- en su página de la red social Facebook el domingo, el cual incluye un enlace (que ya no funciona) para que las trabajadoras sexuales se puedan inscribir en el ReNaTEP, y así ser reconocidas como trabajadoras autónomas y tener acceso a créditos del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

“Completamos nuestros datos y en la pregunta ¿Cuál es el nombre de la ocupación o trabajo que realizas?, podemos elegir Trabajadores sexuales o Striper.

Éste es un paso muy importante en nuestra lucha y es hermoso que se haya hecho realidad en el mes en el que conmemoramos el Día Internacional de lxs Trabajadorxs Sexuales”, añadió la publicación.

Ante el revuelo que provocó el reconocimiento como trabajo a la prostitución, el enlace se eliminó, aunque éste permitía que las mujeres aclaren si trabajaban “en la calle/espacios públicos/ferias/de casa en casa”, “en la vivienda del socio”, “en un hogar particular” o “en otro lugar”.

“Distintos organismos nacionales y referentes de organismos nos envían el alerta de que envió esta Resolución desde mayo que podemos registrar nuevas formas de trabajo, identificadas en distintos rubros, y que incluía el trabajo sexual”, contó a TiempoSur, Ivana Bunge, referente en Santa Cruz de la Campaña Nacional contra la Trata y el Sistema Prostituyente.

Ante esto señaló que corroboraron si la información era correcta y lo comprobaron.

“Existe la Resolución 285/2020 del Ministerio de Desarrollo Social en el cual esto fue incluido. Lo averiguamos porque fuimos la fuente oficial. Incluso Georgina Orellano, titular de AMMAR, publicó que habían ganado la batalla, y que incluso ellas venían trabajando desde hace más de un mes con el Gobierno, lo que es cierto, y que no podían decir nada de esto porque las abolicionistas (rama del feminismo que no considera a la prostitución como trabajo) no iban a dejar que salga esta resolución”, añadió.

Lo advertido por Bunge y 150 organizaciones en todo el país sucedió. Tal es así que fue aclarado por Gustavo Vera, director del Comité Ejecutivo de lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Asistencia a las Víctimas y Titular de la Alameda. En su cuenta de Twitter ante los reclamos, aclaró: “Con el ministro Arroyo coincidimos de acuerdo a nuestra legislación y los convenios internacionales que la prostitución no es trabajo. El formulario ya fue bajado”.

Las organizaciones enviaron una nota al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación e incluso abogadas que patrocinan a estas ONG analizaban enviar Cartas Documento (que podrían ser enviadas esta semana aun cuando se canceló el formulario).

“Con este registro que las reconoce como trabajadoras, implican que son formales para que sean autónomas y paguen impuestos al Estado y el acceso a créditos”, remarcó Bunge.

Pero además advirtió que una de las opciones para inscribirse, “con el socio”, implicaba ir contra la Ley Antitrata.

“Así el socio no es más proxeneta ni tratante y le saca el peso legal, y ahora tendría tres mujeres trabajando como un empresario que la ayuda en esta suerte de  economía social”, destacó.

TS: ¿Por qué no es un trabajo?

Si tenés hambre y si se hace por hambre, y recibís un tipo que esté encima tuyo, que no te gusta, que no deseás no querés pero te paga, no es un trabajo. Si no tenés otra alternativa de vida, porque no te garantizó derechos el Estado o no te dio alternativas, no puede ser un trabajo.  Además esto promueve la trata de personas que se aprovecha de la vulnerabilidad de la mujer y de derechos. La mujer lo hace porque no le queda otra, no es una elección. Pero también existe una ley de protección integral de la mujer y no se está cumpliendo. En Santa Fe, por ejemplo, el techo es terminar séptimo grado, hacer la fiesta a los 15 años y después salir a trabajar la Ruta 11.

 

LA CARTA

“Carta pública a Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social de la Nación.

Ayer al cierre de la edición impresa, AMMAR publicó una Carta Abierta el ministro Daniel Arroyo. “Lxs trabajadorxs sexuales nucleadas en AMMAR, Sindicato de Trabajadorxs Sexuales de Argentina, celebramos ayer 7 de junio la inclusión de nuestra actividad en el Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular ReNaTEP. No obstante, el formulario de inscripción fue dado de baja de la página del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Queremos conocer las razones que llevaron al Ministerio a tomar esta decisión y pedir que se restablezca el formulario y nuestra categoría en el mismo. Todas lxs personas y organizaciones que quieran adherir a nuestra solicitud lo pueden hacer en el siguiente enlace. Siempre con las Putas, Nunca con la Yuta #TrabajoSexualEsTrabajo”, señaló en un tramo la misiva.

COMENTÁ