Congreso internacional

La lucha contra el ‘gitano del estereotipo’

La doctora Voria Stefanovsky es integrante del Observatorio Gitano y organizadora del Congreso Internacional “Educación, Derechos e Igualdad para el Pueblo Gitano” que se llevará adelante por parte de la UNPA-UARG y comenzará hoy de manera virtual. Ella nos puso en contexto sobre este interesante cónclave de la realidad de su comunidad.    

COMPARTÍ ESTA NOTA

Asociaciones de mujeres, institutos de cultura gitana, pero sobre todo gitanos y gitanas de distintos lugares se convocarán esta mañana en el Congreso Internacional “Educación, Derechos e Igualdad para el Pueblo Gitano” que se llevará de manera virtual por parte de la UNPA-UARG.

Este evento contará con la apertura del Premio Nobel de la Paz y reconocido defensor de los Derechos Humanos, Adolfo Pérez Esquivel, quien realizará la apertura de un Congreso destinado a todos, pero sobre todo a docentes, directivos de escuelas y quienes trabajan con la educación, como así también a personal de salud, periodistas y hacedores de políticas públicas. 

En primera persona

En Europa ya se han realizado eventos de esta magnitud, pero hace mucho tiempo que no se realiza en la Argentina ni ha tenido la amplitud de tantos referentes tan significativos y durante tantos días.

“Participación de autoridades que necesitan dar su opinión y necesitan entender nuestra causa para hacer políticas públicas más efectivas”, expuso la Dra. Voria Stefanovsky y destacó que con el apoyo y aval de una universidad “es muy relevante”.

“La etnogénesis y despertar de una nueva conciencia fueron en congresos importantes en Europa”, recalcó la organizadora y parte integrante del Observatorio Gitano en Argentina.

La educación (por imposibilidad de acceso a la enseñanza media o la universidad) y dentro de este eje la educación formal de las mujeres, siendo que las niñas suelen salir antes de la escuela por un rol de género muy claro; son eslabones a discutir en la realidad de la comunidad gitana. “Hay una manera conservadora de ver y más tradicionalista, porque no quieren que la mujer se aculture o se enamore de un joven que no pertenece a la comunidad”, ejemplificó Voria sobre la necesidad de “tomar decisiones que hacen al desarrollo personal”. 

Voria expuso que “las mujeres gitanas sufren una triple marginación: Por etnia, por género y por cultura” y sostuvo que “es una lucha que atender”.  

“Antes de ver una mujer la gente va a ver una gitana”, remarcó Voria, al poner en relieve que “es una cultura patriarcal y machista como muchas otras, pero con especificidades distintas, hay machismo pero menos dialogado y más naturalizado”.

Además, da cuenta que “hay un fuerte contenido de antigitanismo de género como ´la bruja, hechicera, seductora, roba niños´. Es todo junto”.

Pandemia

Voria dio cuenta que en pandemia, se incrementó del racismo en el mundo siendo que “las personas piensan que los gitanos viven amontonados, son sucios y están de un lado al otro, lo que los hace transmisores principales del virus”.

El racismo es institucional, estructural, epistemológico y sistémico que vive el pueblo gitano en el mundo, son algunos ejes de estas charlas. 

“Hay políticas que se han cumplido en Brasil pero son pocas, en cambio, en Argentina no veo nada, está muy atrasado en cuanto a Brasil aunque allí no funcionen y en Europa tampoco”, expuso al manifestar la “falta de voluntad política, interés y ganas de transformar la subalteridad hacia sí mismos”.

En este marco, la doctora sostuvo que existe un “racismo romántico que los gitanos son libres y felices y no es así la verdad”. “Hay que erradicar los estereotipos y superar ese obstáculo, para visibilizar al pueblo gitano como un pueblo único y con una tradición bonita”, sentenció Voria.

Luchas

La integrante del Observatorio Gitano, Dra. Voria Stefanovsky puso en relieve que la “subalternización es tan fuerte” que muchos gitanos toman ese rol asignado y expuso que “así se generan los estereotipos y llevan a que el pueblo se vea incapacitado de luchar”.

Insistió con que la mujer gitana, en ese contexto, “ha sido la gran protagonista de los cambios”. 

“Cuando van a la escuela y a la universidad quienes concluyen y terminan son las mujeres, quienes con todos sus problemas son la transmisora de la cultura y van delante de los cambios”, remarcó Voria, quien sostuvo que el naciente feminismo romaní tiene luchas y deseos diferentes al feminismo hegemónico.

Una interesante charla sobre algunos temas que serán expuestos en el Congreso Internacional que como lo entiende Voria pretende “acompañar la causa gitana pero no eclipsar ni tratar como objeto” para dejar surgir la voz de su pueblo. 

 


COMENTARIOS