Salud

La historia de padres autocultivadores de cannabis medicinal

Marita y Jorge son parte de la red Cultivar Amor, Salud y Esperanza que impulsan el uso del aceite de cannabis y otras variantes para contrarrestar diferentes patologías que padecen sus hijos.

Los padres realizan el cultivo de la propia medicina.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Marita y Jorge son integrantes de la Red Solidaria CASE (Cultivar Amor Salud y Esperanza) y visitaron Tiempo FM ante la presentación de un proyecto de ordenanza para que el Municipio adhiera a la Ley Nacional del Cannabis Medicinal.  

Jorge venía solo y “remándola hace mucho tiempo”. Su hija Giuliana padece Síndrome de West,  una patología que le causa parálisis refractaria, problemas de motricidad y convulsiones. Por eso comenzó a tratarla con aceite de cannabis y mejoró su vida.

En su camino se encontró con Marita, quien tiene un hijo de 17 años tiene parálisis cerebral, ceguera, epilepsia, convulsiones.

“Sabemos que es un tema complejo pero no hay nada que no se pueda hacer siempre y cuando se haga con amor, esperanza y salud”, expresó Jorge.  

Al mismo tiempo, dijo que tienen “gente que tiene hijos con una discapacidad, gente con problemas de salud en diferentes patologías y se empezó a probar la gente que ya no le daba resultado la medicina y fueron sintiendo los cambios para dejar”.

“Los medicamentos que le dábamos a nuestros hijos eran adictivos y complicaban otras partes del sistema del ser humano”, señaló el padre, quien dio cuenta que en el caso de su hija “algunos medicamentos provenían del opio y dificultaban su vida a largo plazo”.   

Por su parte, el hijo de Marita usa cannabis hace tres años. “Los médicos nos dieron esperanza de nada”, advirtió la madre previo a conocer este tratamiento. El viernes último viernes su hijo volvió a caminar por primera vez.

“Convulsionó solo cuando le faltó cannabis”, explicó al exponer que “cuando nos juntamos empezamos a recibir gente y chicos que cultivan que nos ayudaron a cultivar y aprender a hacer nuestro propio aceite, macerado”.  

Más tarde, Marita indicó que hicieron talleres y “decidimos hacernos cargo de cultivar lo de nuestros hijos”.

Al mismo tiempo, ayudan de manera solidaria a otros padres a cultivar su planta

Al finalizar la nota, Jorge explicó que “aprendieron a cultivar con los autocultivadores recreativos”. Mientras que tuvieron el apoyo del Colegio Médico en relación al uso del cannabis medicinal.