En cuarentena

La estética en crisis

Más de 70 días de inactividad dejaron a la actividad en una complicada situación, por lo que referentes del rubro hicieron un intento ante el intendente Grasso para lograr una “reapertura parcial”. Es el segundo, tras una reunión con la Provincia.

Las esteticistas esperan por la reapertura parcial.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Está claro que la pandemia y la extensa cuarentena dejará secuelas importantísimas desde lo económico para algunos rubros en todo el país.

Y en Santa Cruz la cuestión también está complicada para los que todavía no tienen el permiso para trabajar.

Entre ellos, los que incluyen a las estéticas y a las profesionales de la cosmetología, quienes aseguran que atraviesan por una situación insostenible.

En este caso, Cecilia Guido, de la estética “Style”, dialogó con Tiempo FM y comentó que entregaron una nota al intendente Grasso, solicitando poder reabrir sus centros para retomar la actividad.

El intento

En medio de una parálisis en la actividad que les trajo inconvenientes totalmente impensados, Cecilia contó que en este caso se reunieron entre varias esteticistas para amar un pedido formal, que sería el segundo, porque ya hay uno presentado en la Cámara de Comercio.

“En este caso, fue por una reunión con el intendente Grasso, pidiendo por favor la posibilidad de abrir parcialmente algunos rubros dentro de la estética”, indicó.

Ella aclaró que el grupo que estuvo en la marcha del fin de semana, pero aclaró que sí estuvieron reunidas en la Cámara de Comercio y la semana pasada en la reunión con el Intendente.

“Él se comprometió en ayudarnos y por eso presentamos un segundo protocolo, más reducido, teniendo en cuenta el primero que se presentó y sabiendo qué cosas no nos iban a permitir y ahora estamos a la espera de que nos den una respuesta”, aseguró.

Lo que piden

Consultada sobre lo que solicitan al Municipio y a la Provincia para funcionar, dijo que pidieron habilitar masajes y aparatologías en general, más duchas solares, quedando afuera cosmetología y manos y pies, que es lo que les dijeron de movida que no les van a habilitar.

En referencia a los motivos por los cuales todavía no pueden trabajar, expresó: “No nos dieron ninguna explicación porque nosotros esperábamos una respuesta de la Provincia, donde se hizo una reunión, en la que fuimos muy bien recibidos, a la que asistimos con los técnicos del Colegio de Seguridad e Higiene de la provincia, presentando un primer protocolo que iba derivado al Ministerio de Salud para que luego nos convoquen a una reunión que nunca llegó”.

 

El plan B

Cecilia contó que fue entonces cuando decidieron intentar “por el lado de la intendencia” para volver a plantear esta problemática.

“Nos recibieron y el lunes presentamos la nota, esperando que pasa en el transcurso de esta semana, pero no tuvimos hasta ahora una respuesta concreta por la que no fuimos habilitados, como les pasa a los gimnasios, porque yo paso por un restaurante y veo personas charlando y tomando algo, mientras nosotras no podemos trabajar con todas las medidas de seguridad”, señaló.

 

Complicadas

Respecto del panorama que tienen sin poder funcionar, Guido contó que, en su caso, el local es de su propiedad, pero advirtió que tienen empleados con sueldo fijo como gastos.

Además, dijo que el rubro en cuestión “es de monotributistas, en el que la mayoría comisiona”, señalando: “Tengo compañeras que no están logrando afrontar los alquileres y se hace cuesta arriba pagarles a las empleadas”.

Entre otras cosas, contó que el intendente Grasso se comprometió ante ellas para hacer un pedido formal a la Provincia a través de la nota presentada para darles una respuesta.

“Estamos en contacto y agradecidas por la gestión y cómo nos recibió”, indicó.


COMENTARIOS