Increíble

La dura carta de un médico sobre la cesárea que le práctico a una nena violada

El médico contó una historia que vivió con una niña de 11 años, que fue violada y embarazada por su abuelastro. Se refirió a la objeción de conciencia.

La dura carta de un médico sobre la cesárea que le práctico a una nena violada
COMPARTÍ ESTA NOTA

Un médico relató una emotiva carta hablando sobre la cesárea que le practicó a una nena tucumana de 11 años, que había sido abusada sexualmente y embarazada por su abuelastro en 2018.

En su publicación, que rápidamente se hizo viral, habló de “Lucía”, un nombre ficticio de la menor. Su madre pidió la interrupción del embarazo generado por dicho abuso que sufrió su hija.

En el Hospital del Este, la mayoría de los médicos se negaron a realizar el aborto por ser objetores de conciencia. La sociedad tucumana repudió esa actitud. Un mes después del pedido de la madre, los ginecólogos Cecilia Ousset y José Gijena debieron realizarle a la nena una cesárea debido al avanzado estado de gestación.

El bebé falleció. Horas más tarde, miles de personas movilización bajo la consigna “Niñas, no madres”.

Horas antes que la Cámara de Diputados debatiera el proyecto de legalización del aborto, uno de los médicos que participó de aquella cesárea, José Gijena, hizo pública una dura carta pública titulada “Lo que Lucía me enseñó”.

La carta

“Una nena de 11 años violada, no debe ser madre. Una mujer que decide abortar no debe tener más riesgo de morir por ser pobre”, empieza la nota publicada en Facebook. Advierte que a pesar de las amenazas y causas judiciales que le iniciaron sectores ‘celestes’ “no me arrepiento de nada de lo que hice, de lo que dije, de lo que sostengo, es más, lo volvería a hacer”.

“En Lucía conocí a la niña más valiente que vi en mi vida, me marcó para siempre, me enseñó que no se puede ser tibio en este tema, no se puede negar un derecho, no podemos permitir una sociedad tan desigual”, agregó Gijena.

“Las muertes por abortos clandestinos son inaceptables y siguen ocurriendo. Penalizarlo no resolvió nada, empeoró las cosas porque encarcelaron a mujeres por su decisión de abortar, pero siempre las presas son pobres”, concluyó.