Acuerdo social sin la CCIARG

La Cámara de Comercio exigió dejar sin efectos multas por COVID-19, aunque serían aprobadas

La CCIARG presentó una nota al Intendente y al HCD en el que señalan que se aplican multas “onerosas” en un contexto de “interrupción sin precedentes y caída de ingresos. Los argumentos de los ediles del oficialismo. La oposición votará en contra y tendrá una mano menos, ya que Leonardo Roquel se encuentra aislado por contacto estrecho con un caso positivo.

La Cámara de Comercio exigió dejar sin efectos multas por COVID-19, aunque serían aprobadas
COMPARTÍ ESTA NOTA

El Decreto 2349 del Ejecutivo municipal Ad Referéndum del Concejo Deliberante, generó el reclamo de la Cámara de Comercio de Río Gallegos, que por nota –elevada al Municipio y HCD- exigió que se deje sin efecto un inciso de la norma.

Es que el instrumento legal -que hoy será tratado y sería aprobado en el recinto- además de multar el no uso de barbijo, la circulación y la cuarentena, estipula una multa que va de los 20 mil a 200 mil pesos para los comercios “que no respeten la modalidad par e impar para la atención al público”.

“Nos enteramos del decreto a través de los medios de comunicación, si bien había rumores, no teníamos la certeza y por eso nos sorprendió ya que no fuimos consultados para tomar una medida tan fuerte para el sector comercial”, dijo a TiempoSur Carolina Neil y recordó que Grasso lanzó el “Acuerdo Social y Solidario”, aunque “no hubo acuerdo, ni diálogo”.

“Nunca fue invitada la Cámara de Comercio para dialogar este tema en un supuesto Acuerdo Social, que no acordó absolutamente nada”, advirtió.

Mencionó que más allá de que las multas son “onerosas”, el punto es que “se pone en rol de contralor al comerciante con una reusabilidad que no le corresponde”.

Agregó además que todos los controles “se realizan sobre el sector formal”, pero que “no hay ningún control con la informalidad” comercial.

“Hay un desequilibrio en la balanza. Los recursos se deben destinar a controlar la informalidad”, resaltó y marcó que “siempre se va sobre los mismos”.

En tanto, señaló que existen diversas maneras para controlar al comercio local, ya que “existen ordenanzas que hay que respetar y cumplir”, porque existen protocolos y cuidados sanitarios aunque “se cae en un exceso aplicando estas multas a un comerciante”.

El sector le manifestó de manera informal a la secretaria de la Producción, Moira Lanesán: “Ellos consideran que sí se puede hacer y no coincidimos en los conceptos y argumentos”, recalcó.

A FAVOR

Los ediles del oficialismo -que ayer mantuvieron una reunión de bloque- apoyarán el decreto en la sesión que hoy se realizará en el HCD.

“La intención del decreto no es recaudatoria, sino disuasiva por la pandemia”, sostuvo el concejal Leonardo Fuhr a TiempoSur.

“No va a existir gente vigilando con la intención de multar, sino que es una medida meramente disuasiva para generar en la población un tipo de conducta que no tienda al contagio”, añadió.

Pero el edil contó que en la reunión virtual que mantuvo con sus pares y diputados, remarcó que “el decreto no tenía que poner tanto foco en los comerciantes, sino que debe estar dirigido a quienes realizan reuniones sociales y juntadas nocturnas, porque ahí es el punto de contagio del virus”.

Fuhr recordó que en la sesión también se tratará y aprobará un proyecto de resolución que solicita el Ejecutivo municipal la adhesión al sistema online del Gobierno nacional que instan a las administraciones provincial y municipal a utilizar “para no generar las largas filas que se generan en la Dirección de Tránsito”.

La presidenta del HCD, Paola Costa aseguró que votarán a favor del decreto “porque si no tomamos medidas así, la gente seguirá saliendo y seguirá sin respetar los protocolos”.

Indicó que si bien hay comerciantes que cumplen con las normativas, “hay otros que no”. “En lugares reducidos, por ejemplo, hemos visto gente aglomerada”, contó.

“Hay que cumplir el protocolo y nadie será multado y la gente tomará también conciencia el día que puede salir a comprar y el día que no”, acotó.

Argumentó que hubo muchas denuncias anónimas sobre trabajadores que aun estando contagiados con COVID-19, fueron obligados a ir a trabajar. “Los comerciantes han sido una de las áreas más golpeadas, pero le pedimos que hagan un esfuerzo y cumplir con los protocolos”, insistió.

EN CONTRA

La oposición –que votará en contra- tendrá una mano menos en el recinto. El presidente de bloque, Leonardo Roquel, se encuentra aislado por contacto estrecho con un caso positivo de Coronavirus.

“Las multas no bajarán la contagiosidad, porque esto debe hacerse con prevención y mejor control, el cual mejoró mucho en los últimos días ya que hemos visto a las fuerzas policiales en las calles”, precisó.

Resaltó que otra actividad que debe dejar de desarrollarse, son no solo las reuniones familiares sino también “los actos de funcionarios que inauguran edificios u oficinas”. “Estas actividades están de más, pero también hay que testear más y que las personas aisladas, lleguen a tiempo al Hospital, ya que he leído que llegan tarde, y esto provoca que luego deban estar en terapia intensiva. Esto porque no se le hace un correcto seguimiento en sus casas ya que no tienen el control mediante el llamado diario”, acusó.

LA NOTA

La nota presentada por la CCAIRG, le pide al Intendente que “en el marco del anunciado programa preventivo “Acuerdo Social y Solidario” por la pandemia de COVID-19, deponga cualquier posibilidad de aplicar multas a los comerciantes de la ciudad”.

“Las actividades comerciales están atravesando una crisis, que se agravó aún más por la pandemia y la cuarentena, ya sea porque debieron en muchos de los casos cerrar sus locales por varios meses (en algunos casos aún no pudieron abrir), y porque las ventas y presentaciones de servicios han caído a niveles históricos. 

En este contexto complejo, nos enteramos por la prensa, que usted anunció que se aplicarán multas a aquellos comercios que se compruebe que atienden a clientes que no estén habilitados a transitar por terminación de la numeración del documento nacional de identidad. Lamentamos esta medida inconsulta e inoportuna, que es perjudicial para la actividad comercial, ya que después de varios meses de una interrupción sin precedentes y caída de sus ingresos, ahora se le suma sanciones improcedentes, más teniendo en cuenta que los comerciantes no tienen la posibilidad de restringir o el “poder de policía” de impedir que los ciudadanos puedan transitar o ingresar a los negocios”.


COMENTARIOS