En pandemia

La CAFS ya piensa en el regreso

Hace unos días, la Confederación Argentina de Fútbol de Salón puso a disposición de sus afiliadas un proyecto de protocolo sanitario. Lo hizo con el fin de que cada federación de nuestro país pueda tener una base sobre la cual trabajar, de acuerdo con las propias realidades de cada ciudad y provincia. El objetivo del mismo es, cuando se pueda, retomar las distintas competencias. 

Las competencias oficiales están suspendidas desde marzo.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La cuarentena por el Coronavirus lleva ya más de dos meses en nuestro país. Desde que se tomó tal medida, allá por mediados de marzo, la vida cambió. La laboral, la social y, por ende también, la deportiva. En relación a esto último, se cortó toda práctica de cuajo. Se suspendieron entonces los entrenamientos y hasta los torneos.

Por la época de la que se trató, muchos no habían siquiera arrancando. La mayoría de las competencias lo iban a hacer, más menos, después de esa fecha. Tanto las locales como las nacionales. A tal punto que en Santa Cruz, la que estaba por jugarse era la Copa Provincial de Campeones de la División de Honor. Certamen importante en sí mismo pero también porque este otorgaba plazas para la instancia nacional. El máximo torneo de la CAFS tiene todavía fecha para disputarse a fines de este año. Para después de este torneo con los que fueron los mejores equipos del 2019, en las distintas localidades de Santa Cruz, estaba previsto el inicio de la acción doméstica. Las medidas impuestas por el gobierno argentino en contra de la propagación del Coronavirus, terminaron por dejar todo en la nada.

En los primeros tiempos del aislamiento, los dirigentes de la CAFS guardaron un cuidadoso silencio. Estuvieron como esperando el avance de la situación y analizando el futuro. Cuando las dudas que les surgieron en torno a este último empezaron a encontrar algunas respuestas, fue que los miembros del Comité Ejecutivo de la CAFS decidieron salir a hablar. Claro que para eso, antes se movieron. Y mucho por cierto. Lo hicieron trabajando en un protocolo de sanidad confiable para lo que sería el regreso de la actividad a nuestro país. La Confederación Argentina estableció el marco de normas a seguir. Éstas fueron enviadas a las distintas afiliadas que existen dentro del territorio nuestro. Se hizo así con un fin, el de que cada entidad aggiornara el protocolo de acuerdo con la realidad de su ciudad y provincia.

El contar con un protocolo no implica para la CAFS el hecho de un regreso inmediato. Lo que se hizo, más bien, fue darle solución a una parte del problema. A la otra, quienes deben encontrarle la vuelta son las autoridades gubernamentales. Desde el presidente Alberto Fernández hasta cada uno de los gobernadores e intendentes.

La CAFS hizo su parte ya. Y más también. Al menos por ahora.

Hubo un par de federaciones que recogieron inmediatamente el guante. Se trata de la de Tucumán y Comodoro Rivadavia. Ambas tomaron la idea de la CAFS y la hicieron propia. Con algunas modificaciones, claro. Los dos protocolos fueron presentados ante las respectivas autoridades. Ahora, tanto una como otra actividad están a la espera de una respuesta.

En las últimas semanas, el gobierno santacruceño fue flexibilizando la cuarentena. De esta manera, comenzó a habilitarse la práctica de los primeros deportes. Todos estos individuales y al aire libre. Se estima entonces que, de seguir todo por el camino, actual, en las próximas semanas podría llegar el pulgar arriba para nuevas disciplinas. Entendiendo esto, y con el apoyo de la CAFS, es que la Asociación de Fútbol de Salón de Río Gallegos ya está haciendo su trabajo. Y gestionando igual para la vuelta. Será a corto o largo plazo. Eso ya no está en sus manos.  

 

Se armó en redes

Cuando la CAFS decidió anunciar, por redes sociales, que tenía ya el protocolo de sanidad en contra del Coronavirus empezó un gran debate.

Hubo gente a favor y otra en contra. Los dirigentes nacionales entendieron que quizás la propuesta no había sido recibida de la manera en la que había sido pensada. De ahí, entonces, que se vieron en la obligación de hacer un fuerte descargo. Lo hicieron a través de la Fan Page de Facebook de la propia CAFS.

El texto, algo extenso, sirvió para aclarar algunas cuestiones y poner fin a la polémica. Esto, argumentó la CAFS:

Primero: Se trata de una propuesta que pretende ser un agente motivador para que, cada una de las afiliadas, empiecen a trabajar sobre lo que les pueda ser útil de ese documento base.

Segundo: Sobre lo que puedan utilizar de ese documento base, cada organización en las provincias deberá enriquecer la propuesta compartida para adaptarlo a las necesidades propias de su lugar.

Tercero: Fundamentalmente deben trabajar para dar respuestas a las condiciones que el Ministerio de Salud Pública de cada Provincia exija para autorizar, en su momento, las actividades deportivas.

Cuarta: No puede existir un Protocolo de Sanidad a nivel nacional. Si podrían existir varios modelos en cada provincia para cumplir con lo que exijan los Ministerios de Salud de cada una de éstas. Quinto: Una vez que las afiliadas tengan autorizado su propio protocolo por parte de Salud Pública de su provincia, estarán habilitados para que, cuando las condiciones lo permitan, puedan organizar sus actividades locales.

Sexto: Cuando llegue el día que las condiciones permitan algún tipo de actividad deportiva de carácter nacional, todos los que participen de ella, deberán  cumplir con el Protocolo de Sanidad vigente en el Estado Provincial donde esté ubicada la sede del torneo.

Séptimo: Son los Ministerios de Salud Pública de cada provincia los únicos que podrán autorizar, modificar o rechazar los Protocolos que se les eleven.

Octavo: Este trabajo compartido, no es más ni menos que un aporte para que cada una de las personas con buenas intenciones, desde su lugar, empiecen a anticipar tareas que serán necesarias en el futuro.     

 

Los torneos nacionales

El calendario de la CAFS iba a comenzar en abril. La situación actual en nuestro país hizo que toda la programación, por ahora, quede suspendida.

La idea de los dirigentes de esta entidad es jugar, cuando se levante la cuarentena claro, lo que se pueda de lo que ya estaba programado. Incluso, buscando cumplir con la mayoría de los torneos previstos para este año, se pensó en llevar el calendario 2020 más allá de diciembre.

Jugar durante los primeros meses del 2021 podría ser una solución para cumplir con la totalidad de las competencias.