Río Gallegos

Joven accidentado se encuentra en gravísimo estado

Lo manifestaron fuentes policiales luego de recibir el último parte médico de Gabriel Olavarría, de 23 años, quien en la madrugada del domingo protagonizó un vuelco en la avenida San Martín.

El rodado terminó totalmente destruido. (Foto: J.C.C.)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Este medio pudo conocer que el joven que protagonizó un fuerte siniestro vial el domingo por la madrugada, en la Av. San Martín, tiene politraumatismos varios, como así también fractura de cráneo y perdida de líquido encefalorraquídio.

La policía informó que su estado es gravísimo, se encuentra siendo asistido por un respirador y está en coma farmacológico.   

Por otra parte, se supo que las investigaciones por lo sucedido avanzaron y el personal de la Comisaría Segunda, ya buscó todas las cámaras de seguridad en las que se ve a Olavarría antes de la pelea en calle Alfonsín y Entre Ríos, el momento cuando llegan los uniformados a esa esquina y cuando huye del lugar, y habría tratado de atropellar a uno de los policías.

Cabe señalar que a través de las cámaras se pudo reconstruir todo el trayecto que habría realizado hasta llegar a la avenida San Martín y tuviera el grave accidente, por el que hoy lucha por su vida.  

El hecho

Minutos antes de las 06:00 del domingo, el personal de la Comisaría Segunda fue requerido en la esquina de las calles Entre Ríos y Alfonsín ya que habría una pelea entre dos conductores. El personal se dirigió al lugar y allí se entrevistaron con los conductores e hicieron que descendieran los ocupantes de ambos rodados, pero cuando los policías estaban identificando a los sujetos, el conductor del rodado Volkswagen Logan, subió al mismo y emprendió la huida

Momentos más tarde el personal policial y del nosocomio local fueron informados que sobre avenida San Martín se habría producido un accidente de tránsito.

Los efectivos de la Comisaría Segunda al saber que se trataba de Gabriel Olavarría, el conductor de 23 años, se hicieron cargo de las investigaciones.

Cuando el personal y la ambulancia se dirigieron al lugar, encontraron un rodado Volkswagen Logan sobre el follaje de un árbol que se había desprendido de raíz, a unos 30 metros de éste los médicos encontraron al conductor y único ocupante tirado sobre la cinta asfáltica rodeado de una mancha de sangre, ya que su acompañante quedó en el lugar de la riña.