Caleta

Habló la gitana que se escapó dos veces del hospital y dice nunca haber tenido coronavirus

Se llama Lucía Miguel. Fue sindicada como la mujer zíngara que escapó del hospital dos veces, siendo paciente con Covid-19. Ella asevera que nunca nadie le certificó la enfermedad. Dice que declaró ante la Justicia y que está libre. “No me vas a encontrar hasta que se me pase”, le habría dicho a un comisario.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La mujer de la comunidad zíngara que se escapó del hospital de Caleta Olivia en dos oportunidades, contó su versión de los hechos.

Se llama Lucía Miguel, y aseveró: "Nunca estuve prófuga. Me escapé del hospital, la primera vez, cuando falleció el marido de mi prima y la acompañé. Cuando me llamó la doctora yo estaba en la morgue, y le dije en ese momento que no podía quedarme, le juré que volvía en 40 minutos porque tenía que ir al cementerio con mi prima".

Dijo que en ese momento, nadie le había dicho que tenía Covid-19. "Mencionó que horas antes, había ido al hospital por otras razones. "Por cosas familiares que pasaron en el último mes y medio, empecé a fumar mucho y me dio taquicardia y tos. Fui dos veces al hospital. La primera vez me atendieron y me dieron una pastilla y una inyección y me calmó. Fui al otro día, y me tuvieron 7 horas con dolor de oído y de cabeza", destacó.

Continuó su relato indicando que eso ocurrió un lunes y martes. "El primer día me quisieron hacer un hisopado, pero con un hisopo que estaba abierto. Yo no quise, me negué. Luego me abrieron uno y me hicieron el estudio, pero no me dieron los resultados".

"Ayer recién tuve los papeles, y dicen que tenía un poco de flema en los pulmones que para mí es por los cigarrillos, pero nunca fui positivo. Estuve siete horas esperando para que venga la doctora ese día, a mí me enfermó el hospital, mi garganta y el dolor de oídos. No podía tragar, no pude comer ni tomar el té. Me dijeron que no me iban a dar nada porque estaba infectada pero nunca me trajeron el papel", subrayó.

Aseguró que el día del cementerio retornó al Hospital, y apreció que llegaban tres ambulancias, tres patrulleros y el mini bus policial lleno de personal uniformado. "Me dio un ataque rede risa. Pensé que habríamos hecho algo en la morgue, pero no tocamos nada. No entendía por qué tanto personal. Dije, ´qué me robé yo´, un banco o el cementerio con todos los cajones", describió.

Explicó que luego debió abordar una ambulancia y que la llevaron al hospital, en donde permaneció por 13 días. Más tarde, admitió, se volvió a escapar. "Me llamaron de varios teléfonos, hasta que me gravaron un audio, el comisario. Le dije que no me iba a encontrar, hasta que se me pasara todo lo que tuve que pasar en el hospital. Que luego, no tenía problemas de presentarme", dijo.

Según su versión, pasaron tres días y se encontró con el comisario, en la comisaría Primera de la ciudad, y con un juez. "Conté lo que pasó y le entregué los papeles". Dijo que tiene una abogada en el tema, porque se sintió discriminada "por ser gitana". "Me hicieron un acta, es lo único. Pero nunca me dieron un papel que dijera que tenía coronavirus. Nunca estuve enferma", insistió. (El Caletense)