Pandemia

Grasso preocupado tras el ingreso de repatriados en Río Gallegos

  El intendente aseguró que se pasó de estar en una situación sin circulación a ser punto de paso de gente de todo el país. “Queremos que vengan y hay que tener controles y cumplir el aislamiento”, sentenció.  

Pablo Grasso.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer por la noche un grupo de repatriados ingresó a Río Gallegos por Chimen Aike. Fue en medio de un gran operativo de seguridad montado en el lugar, a fin que se cumplan las normas sanitarias y evitar la propagación del virus. Se trata de un grupo de 65 personas, entre ellas 13 que venían con fiebre u fueron llevados al hospital de Río Gallegos. Tras esto, el intendente de la capital, Pablo Grasso indicó a TiempoSur que era una situación que se esperaba.

“Cuando recepcionamos los colectivos automáticamente lo que hicimos fue derivar a la gente que tenía fiebre al hospital se le midió en tres ocasiones y el resto aislados hasta que tengamos los resultados finales de los hisopados. Va a seguir viniendo mucha gente y el trabajo es controlarlo” indicó el Jefe Comunal.

 

“Pedimos la colaboración y la responsabilidad en los que vienen. Que mantengan el aislamiento, no solo los que vienen, sino que también los que viven en los domicilios puedan hacer el mayor esfuerzo, para que rápidamente podamos tener la situación controlada” pidió Grasso.

 

 

“Me preocupa porque nosotros veníamos de no tener circulación de virus y hoy estamos recepcionando  la gente de todo punto del país, nosotros queremos que vengan y hay que tener los controles y estas personas cumplir con el aislamiento a raja tabla” cerró.