Reincorporación de despedidos

Grasso habló de “simpatías por algunas cosas” por el fallo del juez Marinkovic

El Intendente salió al cruce de la resolución del magistrado de Primera Instancia, que obliga al Municipio a reincorporar a unos 40 amparistas que habían ingresado cuando se estaba yendo la gestión de Cambiemos. Dijo que, si se falla de esa forma, hasta el Intendente va a quedar un día en planta permanente.

Grasso tildó el fallo de político. (Archivo).
COMPARTÍ ESTA NOTA

La semana pasada el juez de Primera Instancia, Francisco Marinkovic, falló a favor de más de 40 amparistas que ingresaron cuando acababa la gestión de Roberto Giubetich (Unidos por el Cambio) y que fueron cesanteados por el Municipio de Río Gallegos en diciembre del 2019, ya en la gestión de Pablo Grasso (Frente de Todos).

Según se explicó en el fallo del magistrado, se dictaminó la nulidad de los Decretos 40 y 73 de Grasso por los cuales se había procedido a no darles el alta a esos ingresos como empleados. Pero a partir del fallo de Marinkovic, ahora el Municipio debe reincorporarlos a su labor en el lapso de 10 días hábiles.

Intereses políticos- En el texto, puede leerse que el Juez hace a lugar a la medida cautelar innovativa solicitada por los accionantes, ordenando a la Municipalidad de Río Gallegos “la reincorporación de los amparistas en la condición estatutaria que les corresponde a sus designaciones en planta permanente, dentro de los diez días de notificada la presente y bajo apercibimiento de fijar astreintes”.

Ayer, sobre esta situación opinó nada menos que el intendente Pablo Grasso, quien deslizó intereses políticos en el fallo de la Justicia. Al respecto, dijo que, en menos de dos meses del año pasado, la masa salarial del Municipio pasó -en octubre- de $170 millones a $216 millones -en noviembre-.

Y sobre estos ingresos y la decisión del juez Francisco Marinkovic, expresó: “La Justicia tiene que ir por el lado de la Justicia; ya cuando opinemos de la Justicia se van a preocupar. Lo único que digo es que (los jueces) ayuden a la gente que lo está necesitando y que, de política, si quieren hablar, lo hablamos sin inconvenientes”.

En planta permanente- Luego, Grasso manifestó que el ingreso de personal “fue una medida política, la gente lo sabe”. Y en cuanto a la presentación realizada en un juzgado, observó que a nadie se lo abren un día sábado, pero “sí a los radicales”. Y agregó: “Me parece que hay un poco de simpatía por algunas cosas”, expresó.

Y luego, sostuvo con ironía que, si se acepta este tipo de ingresos, de acá en adelante el Intendente que termina su mandato “debería quedar en planta permanente”. Para Grasso, “si queda mi secretario privado, mi secretario de Obras Públicas, mi secretario de Gobierno, mi jefe de Gabinete dentro de la planta permanente porque yo me voy y no les puedo conseguir una changa, que también se quede el Intendente y resolvemos el problema”.


COMENTARIOS