Pablo Grasso

Arma su gabinete y ofrecerá los cargos la semana próxima

El intendente electo de Río Gallegos se encuentra trabajando con un equipo propio que incluye a varias personas, desde el lunes 28 de octubre, el día después de ganar las elecciones. Sin embargo, aún no ofreció los cargos en las secretarías, algo que hará la semana que viene.

Grasso ya tiene a varios en carpeta. (C.G.).
COMPARTÍ ESTA NOTA

Conformar un gabinete para gobernar no es algo que se piensa de un día para otro. Lleva mucho tiempo de trabajo, charlas, análisis y un tema no menor, que los propuestos quieran finalmente aceptar el cargo.  

En el caso de la intendencia de Río Gallegos, el jefe comunal electo Pablo Grasso, se encuentra trabajando hace varias semanas en los temas que abordará durante sus primeros meses de gestión con su equipo de trabajo, alguno de los cuales lo vienen acompañando desde hace varios años.

Sin embargo, no necesariamente todos aquellos que están en el día a día con el actual presidente del IDUV se convertirán en secretarios. De hecho, ese tipo de cargos suele ser hablado –además- con sectores políticos afines, hasta incluso resignando tropa propia.

A último momento- Pablo Grasso ha demostrado –sin embargo- rodearse de dirigentes y militantes muy cercanos; podría decirse que hasta ahora, a lo largo de su trayectoria, ha preferido recostarse en los conocidos y no tanto en los que surjan de las negociaciones políticas.

Por lo pronto, TiempoSur pudo saber que el intendente electo les ofrecería los cargos a sus futuros secretarios la semana próxima, muy cerca de la asunción que será el 7 de diciembre, aunque el mando de la comuna sea a partir del 10 de diciembre.

Un antecedente que avala esta modalidad ocurrió cuando se presentaron las listas de candidatos a concejales de su espacio político. En esa oportunidad, Grasso les ofreció los lugares el mismo día de cierre de las listas.

Algunos nombres del posible gabinete ya han trascendido extraoficialmente, pero vale decir que la gran mayoría de ellos parecen guardarse bajo siete llaves.