Puerto Deseado

Fue procesado por violación en el 2019 y el viernes quedó en libertad

El hecho ocurrió el 29 de octubre del 2019, cuando la víctima había contactado al hombre para que arreglara su lavarropas. El 19 de noviembre del mismo año fue procesado por el delito de violación. El día viernes se confirmó que el individuo recuperó su libertad.

Fue procesado por violación en el 2019 y el viernes quedó en libertad
COMPARTÍ ESTA NOTA

En el transcurso del pasado viernes, alrededor de las 19:00, se dio a conocer que A.S, el presunto abusador de nacionalidad boliviana de la localidad de Puerto Deseado, quedó en libertad.

Cabe recordar que el juez Oldemar Villa le había dado prisión preventiva el pasado 19 de noviembre del año 2019, por haber violado a una mujer.

Ahora la víctima de lo ocurrido tiene miedo de salir nuevamente a la calle, sabiendo que el hombre anda suelto.

El hecho

Cabe recordar que el 21 de octubre del año 2019, un hombre de aproximadamente 49 años de edad fue detenido por abuso sexual con acceso carnal en contra de una mujer, que por recomendaciones, lo había contactado para arreglar su lavarropas.

Alrededor de las 18:30, el individuo se había acercado a la vivienda y minutos más tarde cometió el atroz acto contra la señora.

La víctima fue una mujer de alrededor de 57 años de edad, que según relató a la fiscalía en su momento, el sujeto al que ella había llamado para reparar el electrodoméstico la había violado aprovechándose de que vivía sola.

Asimismo, en su momento el personal de la Comisaría de Puerto Deseado llevó adelante un allanamiento en una vivienda de la Avenida Almirante Brown al 1500, en donde residía este hombre de nacionalidad boliviana.

Según pudo conocer este medio, una vez que los uniformados lograron dar con el sujeto, fue trasladado al nosocomio de la localidad portuaria y posteriormente a la dependencia, donde en su momento fue identificado y quedó detenido.

Cabe señalar que el caso estuvo a cargo del Juzgado de Instrucción y del Menor local, presidido por el Doctor Eduardo Quelín.

Prisión preventiva

Asimismo, el 19 de de noviembre del 2019 se pudo saber que cumplidos los plazos estipulados, el juez de Puerto Deseado que intervino en la causa, Doctor Oldemar Villa, decidió procesar en su momento al hombre acusado de violación con la mujer.

 

Víctima

En su momento la víctima habló sobre el hecho quien se había mostrado muy afectada durante el relato, pero al mismo tiempo decidida a brindar su testimonio y separar a este sujeto de la vida en comunidad para evitar que otra persona pase por lo mismo.

“Fue algo inesperado, horrible -rompe en llanto y continúa-, mirá es algo que uno puede imaginarse cómo es, pero que no llega a comprender el dolor y lo sucia que te sentís hasta que te pasa”.

“Yo confié por muchos motivos, es una persona que tenía su nombre, en el sentido de que se dedicaba a las reparaciones

y además me lo recomendó una compañera de trabajo. No se me cruzó por la cabeza en ningún momento que una cosa así pudiera pasarme y me pasó”, comentó, se detuvo por unos pocos segundos y continuó: “Te voy a decir algo, pensé en quitarme la vida. Fue ese día que tuve un sentimiento de angustia muy profundo, fueron momentos de soledad, de impotencia, de vergüenza y tantas cosas. Hoy, por mis hijos, mi familia y mis afectos elegí continuar y que la Justicia se ocupe de este degenerado”, aseguró.

Más adelante explicó: “Yo al hombre no lo conocía, ni de vista siquiera. Estoy segura por la forma en que se manejó, que no es la primera vez que lo hace o lo intenta. Tal vez mi testimonio sirva para que otras mujeres cuenten si es que les pasó”.

La mujer relató que una vez dentro de la casa y en la cocina, A. le dijo que llamara a su marido para que le ayudara a mover el lavarropas, a lo que ella respondió -no tengo marido, vivo sola-. "Ahí empezó todo, pero fue muy rápido, muy decidido. A los minutos me dijo qué raro, una mujer tan linda que no tenga marido”, manifestó y siguió diciendo que Sánchez le dijo que lo tendría que arreglar en la casa.

“Mientras miraba el lavarropas y hacía algo con un destornillador o herramienta que yo no alcanzaba a ver, así, sin más, se me acercó y me quiso besar”, contó y añadió: “Yo atiné a correr la cara y comencé a insultarlo, pero fue en vano, en un segundo me agarró como una bolsa de papas y me llevó a una habitación -se quiebra y continúa- me sacó la ropa y me abusó”.

A su vez comentó que tuvo la habilidad para ponerse un profiláctico, “intenté resistirme, pero no pude hacer nada. Es un hombre robusto, quedé paralizada, gritaba, lloraba y él me tapaba la boca. Pensé que podía matarme así que sólo me quedé quieta. Sólo quería que se vaya, sólo quería llorar”, sentenció la víctima.

El hombre finalmente se fue, pero después, empezó a enviarme mensajes (al mismo teléfono que yo había utilizado para contactarlo) e incluso me llamó y ahí entré en pánico. “Te conseguí un lavarropas, si lo querés ya sabés cómo me lo podés pagar me dijo, y junté mis pocas fuerzas y fui a hacer la denuncia. Me presenté el miércoles, fue el momento en que pude levantarme, fue el día que tuve fuerza y valor”, terminó diciendo.

Cabe destacar que los médicos que asistieron a la mujer certificaron lesiones en la zona genital compatibles con sus dichos.