Suba combustible

Fletes, volquetes y carga, por las nubes

Trabajadores autónomos relacionados a estas actividades manifestaron su preocupación ante un nuevo aumento en los combustibles, lo que no hace más que derivar en un mayor costo de estos servicios y por consecuencia una merma en la demanda. Indirectamente impacta en los valores de la construcción.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde el pasado mes de agosto las estaciones de servicio aumentaron sus valores en seis oportunidades, acumulando un alza promedio, en los últimos seis meses, del 30%. Particularmente en este 2021, YPF inició el año con un aumento del 2,9%, mientras que el pasado día sábado, a las 00:00 horas, aumentó el precio de sus combustibles un 3,5% promedio en todo el país, medida que es ajustada también por otras despachadoras.

Ante cada noticia por las subas, la evaluación del impacto se centra en los valores para el consumo de la industria y también el transporte de carga de larga distancia, sobre todo aquellos relacionados a lo alimenticio, aunque estas medidas impactan directamente en diversos servicios de tareas generales que conviven en la ciudad, entre los que descartan el flete y volquetes, desde donde han manifestado preocupación ante las últimas subas de combustible y las tazas municipales. Además, advierten que ha disminuido la demanda.

El fuerte del flete en la ciudad está en los materiales de construcción y algunas mudanzas grandes que se dan de manera periódica, por lo que la suba del combustible trasladado a precios también impacta en el bolsillo de aquellas familias que con esfuerzo intentan avanzar en el sueño de la casa propia. Si bien existen diferentes tarifas dentro del rubro (por palet, por viaje, por kilómetros, por cantidad) lo cierto es que un servicio de flete en la ciudad está promediando los 2.500 pesos, aunque podrían llegar a los 3.500 pesos hasta los puntos más distantes de Río Gallegos.

Para tener detalles sobre el sector impactado con las recurrentes subas, TiempoSur habló con Daniel Sumabil, propietario de fletes “La Toponeta” y también relacionado al servicio de volquetes. En cuanto a lo primero hizo hincapié en que “en un mes tuvimos 4 subas de combustible, lo que impacta un montón en nuestro rubro. Yo esto lo traslado directo al precio del servicio y claro que al principio se trabaja menos”, y continuó explicando: “Hay muchos fleteros que no realizan la suba, pero eso se traduce en menos ganancias y el costo de mantenimiento de un camión no es barato, acá sube la nafta y sube el parche, los lubricantes, los filtros, el mantenimiento. Si mantenés los precios por ahí se labura un poco más, pero te terminás fundiendo por los costos que tenes para mantener el camión”. Si bien la mayoría de los fleteros intentan mantener los costos, lo cierto es que a la larga terminan siempre traduciendo los valores a los clientes. “A nosotros nos recontra perjudica porque es mi materia prima”, dijo Sumabil.

Uno de los segmentos más perjudicados dentro del rubro es el de mudanzas o servicios de media o larga distancia, ya que los costos están directamente relacionados a los valores de combustible. “En los viajes más largos, desde que existe se cobró un litro de gasoil por kilómetro”, contó y reflejó: “Hace unos días me llamaron para hacer un viaje a Perito Moreno, le tengo que cobrar el kilómetro de ida y de vuelta. Eran 132 mil pesos antes de un último aumento, quien va a pagar una mudanza así. Es una locura”.

Vale la pena mencionar que otro de los rubros que sufre con estos aumentos es el relacionado a los servicios de volquetes. En este sentido Sumabil, lamentó que “aparte del combustible subieron el 60% de ingreso al vaciadero, de 100 pesos por contenedor pasó a valer 160 pesos”, costos que también son trasladados a los vecinos que contratan el servicio. El trabajador contó: “Un día bueno de laburo, con 15 contenedores, le pagamos al Municipio 2.400 pesos por hacer un trabajo que es de ellos, porque en realidad lo que hacemos es ayudar al Municipio a limpiar la ciudad, tarea por la cual nos está cobrando”.

COMENTÁ