Alerta

Fiscal preocupado por la cantidad de suicidios en pequeñas localidades de Santa Cruz

El fiscal Ariel Candia advirtió que esto sucede en Perito Moreno y en menor medida en Los Antiguos. También incluyó a la policía en esta problemática. “Creo que  muchos policías no están preparados para el uso del arma y está fallando la pericia psicológica para el ingreso”, opinó.

Policía de Santa Cruz.
COMPARTÍ ESTA NOTA

“Nos sorprende la cantidad de suicidios que están habiendo en Perito Moreno”, advirtió el fiscal Ariel Candia.

Pero el representante de la Justicia sostuvo que esto no se circunscribe sólo a esta localidad, sino también a Los Antiguos e incluye además a efectivos de la Policía de Santa Cruz.

“Nos llegan actuaciones para que hagamos la investigación”, indicó y comparó, aunque con salvedades, a la situación vivida en Las Heras a finales de la década del ‘90 en donde hubo una gran cantidad de suicidios. “Así como Las Heras fue noticia, se trasladó un poco a Perito Moreno, si bien no en la cantidad y magnitud de lo que fue en Las Heras, hay  en forma aislada y se ven tres suicidios por año estimativamente, que para un pueblo chico es bastante”, expresó y aclaró que se trata de una “opinión genérica”, sin ser especialista y sin conocer los detalles de cada caso en particular.

Si bien el suicidio es un hecho biopsicosocial, es decir, no implica una sola causa que determine que la persona decida quitarse la vida, el Fiscal estimó que se trata de “un cúmulo” de situaciones que incluyen la violencia familiar, cuestiones laborales y hasta las adicciones.

“Son jóvenes que no encuentran su camino”, precisó, en donde “siempre está metida la droga en estas cosas”.

“Estos dos últimos años hemos tenido muchos casos en Perito Moreno y algunos aislados en Los Antiguos también y, siendo pueblos chicos, nos sorprende”, abundó.

La situación es “un alerta”, mencionó y sostuvo que a diferencia de lo sucedido en Las Heras décadas atrás ahora existen organismos municipales y provinciales que  trabajan en esta problemática. “Todo viene  de la mano de la violencia”, marcó.

Contó –por ejemplo- que un juez le comentó lo sorprendido que estaba por la cantidad de casos de violencia intrafamiliar en su jurisdicción, que incluye Las Heras, Perito Moreno, Bajo Caracoles y Los Antiguos.

EN LA FUERZA

Añadió que “preocupa lo mismo en la policía”. “Se han dado muchos hechos de suicidio de personal de la policía”, pero en este caso no solo en su jurisdicción, sino en diversos puntos de la provincia.

“Creo que muchos policías no están preparados para el uso del arma y está fallando la pericia psicológica para el ingreso, y en eso creo que debería hacerse una retrospectiva”, sugirió y acentuó: “Uno ve la escasa formación en la policía, la cual no escapa al total de la comunidad. No tienen la formación necesaria”.

Este tema no es nuevo. En 2016, quien fuera el jefe de la Unidad Regional de Santa Cruz, comisario mayor Dante Jattar Abboud, advirtió que menos de un cuarto de los policías que ingresaron aprobaron el test psicológico, lo que les impedía trabajar con el arma reglamentaria.

Para ponerlo en cifras, Abboud detalló que en los exámenes realizados en Zona Norte, de 483, solo 163 quedaron aptos, por lo que 320 efectivos “no resultaron aptos para el uso de arma de fuego”.

A inicios de octubre, la Jefatura de Policía dictó una resolución aprobando el protocolo de evaluación psicológica para la portación de armas de fuego del personal de las fuerzas policiales y de seguridad provinciales.

De este modo, se estableció que es  obligatorio cada tres años llevar a cabo la revalidación de la actitud psicológica para la portación de arma de fuego reglamentaria.

Antes de la resolución, la única aptitud que se le exigía al efectivo policial era al ingresar a la institución y no existía la evaluación periódica. Es decir, sólo se validaba cuando se entregaba nuevo armamento y posterior al curso de manejo correspondiente.


COMENTARIOS