Datos económicos

Febrero: ¿Último mes de recaudación tributaria normal en Santa Cruz?

La ASIP publicó los ingresos tributarios del mes de febrero, que al igual que el mes anterior, fueron superiores a los del 2019. Sin embargo, hasta ese momento la actividad no se había paralizado por el Coronavirus. Cómo podría repercutir en los ingresos de los próximos meses.

Datos del mes de febrero de la ASIP, previos a la crisis del Coronavirus.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La ASIP (Agencia Santacruceña de Ingresos Públicos) registró este febrero 2020 una recaudación de $1.144.866.163,11, algo inferior a la del mes de marzo, pero que significa una variación interanual del 41,79% respecto de febrero del 2019.

Los Ingresos Brutos representaron el 93,28% del total de esos ingresos, siendo Sellos con el 5,91% el siguiente ítem de recaudación tributaria propia de la Provincia durante el mes de febrero del presente año.

Si se hace la comparación de los primeros dos meses del año, la recaudación está en alta, más allá que en términos reales (a partir de la fuerte inflación del 2019) sigue siendo inferior.

ENERO 2019: $849.994.890,48

ENERO 2020: $1.226.712.722.73 (44,32% +).

FEBRERO 2019: $807.435.813,55

FEBRERO 2020: $1.144.866.163,11 (41,79% +).

 

Paralización de actividades- En las últimas horas, algunas consultoras privadas ya adelantaron que se vienen meses complejos en recaudación tributaria. Una de ellas, IARAF (Instituto Argentino de Análisis Fiscal), detalló que el impacto del Coronavirus va a ser relevante, golpeando significativamente al nivel de actividad del sector privado y consecuentemente a los ingresos fiscales de los tres niveles de gobierno argentino.

Y, obviamente, habrá que aumentar de manera paralela el gasto público de salud, de asistencia a la población más necesitada y de apoyo al sector privado. Las cuentas públicas venían con déficit y este shock las empeorará de manera importante, siendo la vía casi exclusiva de financiamiento la emisión de pesos, más allá de los esfuerzos de reasignación del gasto que se puedan realizar.

También sugirió que los efectos dependerán del tiempo que deba prolongarse la paralización de actividades. Mientras más se extienda, más significativo va a ser el impacto sobre la actividad privada y más probable la interrupción de la cadena de pagos.

 

Caída de los ingresos- Ya no es un secreto que se va a acrecentar la imposibilidad, al menos parcial, de cumplimentar el pago de las remuneraciones del personal por parte de una amplia cantidad de sectores de la economía. Además, afirmaron que la caída de ingresos es incierta y hoy no resulta posible proyectar un número serio. Pero sí se pueden identificar las vías a través de las cuales va a ocurrir:

- Caída de la base imponible de impuestos como el impuesto al valor agregado (IVA), Impuesto a los ingresos brutos (IIBB) y Tasa de Seguridad e Higiene municipal (TISH), entre otros. Las menores ventas y producción incidirán en la base imponible.

- Caída del pago de impuestos devengados y de aportes y contribuciones. Un claro ejemplo sería el menor pago de aportes y contribuciones por parte de empresas que no tengan liquidez propia para hacerlo. Para mitigar esta caída será clave que la masa de dinero puesto a disposición de las empresas vía préstamos sea efectiva y oportuna.

- Diferimiento del pago de impuestos con el objeto de facilitar la liquidez de empresas para que puedan afrontar el pago de sueldos y de familias para que afronten gastos imprescindibles.

- Disminución de impuestos y de aportes y contribuciones. Los tres niveles de gobierno van a tener que brindar exenciones transitorias a los sectores más afectados, adicionalmente a la posposición del pago de impuestos.

Por qué es tan importante- Ahora, bien, regresando a Santa Cruz, es obvio que una paralización de la economía podría generar una fuerte caída de la recaudación impositiva, particularmente en el rubro Ingresos Brutos que significan alrededor del 90% de la recaudación tributaria.

Éste es un gravamen que abarca las actividades que se encuentran dentro del Código Fiscal de la provincia. Según su definición, los Ingresos Brutos son un impuesto indirecto, cuyo hecho generador es el ejercicio habitual y a título oneroso, del comercio, industria, profesión, oficio, negocio, locaciones de bienes, obras y servicios, o de cualquier otra actividad a título oneroso cualquiera sea la naturaleza del sujeto que la preste.

En las condiciones actuales, es de esperar que muchos contribuyentes dejen de pagar este gravamen, con su implicancia directa en la economía provincial. Si a esto se le suma la fuerte caída de los ingresos por regalías (la otra fuente de financiamiento importante de Santa Cruz), el panorama para los próximos meses puede ser complejo en la medida que se extienda el proceso de parálisis económica. 

 

CAME pidió al BCRA que disponga una tasa 0% para saldos deudores

En el marco de la emergencia social, sanitaria y económica causada por la propagación del COVID-19, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) enviaron una misiva al presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Miguel Ángel Pesce, a fin de solicitarle que disponga que las entidades financieras y no financieras apliquen una tasa 0% a los saldos deudores existentes al día 19/03/2020 y hasta la total regularización del funcionamiento de las Cámaras Compensadoras.

“El pedido busca contribuir a dar continuidad a la cadena de pagos evitando agravar la ya difícil situación por la que atraviesan las micro, pequeñas y medianas empresas”, explicaron desde CAME.

En la misiva, afirmaron: “En el marco de la emergencia social, sanitaria y económica causada por la propagación del COVID-19, nos dirigimos a usted a fin de solicitarle, muy especialmente, que en el uso de las facultades a su alcance disponga que las Entidades Financieras y No Financieras apliquen a los saldos deudores existentes al cierre de las operaciones del día 19/03/2020 y hasta la total regularización del funcionamiento de las Cámaras Compensadoras, una tasa de interés equivalente al 0% en tanto dichos saldos deudores están imposibilitados de ser cancelados por haberse suspendido la actividad bancaria en general, tal como lo señala la Comunicación de referencia”.

Y añadieron: “Comprometidos y atentos a la responsabilidad dirigencial en este difícil momento, y en el ejercicio de nuestra labor representativa y federal, acercamos esta propuesta en aras de contribuir a dar continuidad a la cadena de pagos evitando agravar la ya difícil situación por la que atraviesan las micro, pequeñas y medianas empresas. Debemos destacar que las Comunicaciones A-6937 y A-6938 emitidas por el Banco Central de la República Argentina reflejan la comprensión de la problemática, pero también la importancia del sector Pyme como motor de la recuperación productiva.

Descontando su comprensión y a disposición para colaborar en el diseño de un plan de contingencia que nos permitirá sobreponernos a esta pandemia, esperamos pueda analizar esta medida, y sin otro asunto particular, saludamos a usted con distinguida estima”.