Un año en ASPO y cerca de la segunda ola

Fase 1 con una cuarentena de dos semanas

La Dra. Leda Guzzi, Médica Infectóloga, opinó que de existir un nuevo brote, la cuarentena debería ser de dos a tres semanas. Sostuvo que es una buena estrategia aplicar una sola dosis de la vacuna, pero que habría que analizar si esto sería viable con la Sputnik V.

Dra. Leda Guzzi, Médica Infectóloga
Dra. Leda Guzzi, Médica Infectóloga
COMPARTÍ ESTA NOTA

La Dra. Leda Guzzi, Médica Infectóloga, destacó que una cuarentena prolongada no termina de ser del todo eficiente, aunque sostuvo que durante el 2020 esto permitió reforzar el sistema de salud.

Destacó que la llegada de la segunda ola es inevitable y que con mayor vacunación se hubiera podido solo mitigar un poco sus efectos.

-TS: Un año de la declaración de ASPOs coincide con una posible segunda ola que no se sabe cuándo llegará. En este año que transcurrió, ¿qué cree que es lo más importante que se aprendió?

LG: Lo más importante es que estamos frente a un enemigo poderoso, que tiene mecanismos de escape bastante sofisticados. Se trata de un virus muy transmisible, con una mortalidad muy superior al de otros virus estacionales, como la gripe, por ejemplo, que tiene capacidad de mutar y acumular mutaciones que determina la aparición de nuevas variantes, de nuevos linajes virales, que tiene la capacidad de evasión.

Respecto a la cuarentena, si hay algo que aprendimos, es que tal vez las cuarentenas tan prolongadas no terminan siendo eficientes. En Argentina la cuarentena ha sido larga, pero también ha permitido fortalecer al sistema de salud. Cuando se declaró la pandemia, el sistema de salud estaba en un estado crítico. Esos primeros meses, los casos fueron muy pocos. La situación estaba controlada porque la circulación de las personas era escasa.

No sólo se fortaleció el sistema de salud en número de camas y respiradores, sino que nosotros mismos, el personal de salud, aprendimos el manejo de estos pacientes, ir perdiendo el miedo y aprendimos a utilizar los equipos de protección personal. Eso permitió que el momento más crítico, con muchísimos casos, podamos atenderlos y ningún ciudadano se haya quedado sin una cama, ni atención médica, como está sucediendo ahora en Brasil que la gente se está muriendo sin alcanzar la atención médica necesaria.

Ahora, con una mirada más crítica uno puede pensar si una cuarentena tan extensa puede ser efectiva, quizás son más efectivas cuarentenas más cortas, muy estrictas, de dos o tres semanas, seguida de aperturas. Y en esas semanas de cierre

el sistema de salud se recupera, toma aire y en las aperturas recuperan la actividad económica. Mi balance es muy positivo a pesar de que estamos en las puertas de una segunda ola que no era evitable aquí, y no lo fue en ningún otro país. Si hubiésemos alcanzado el ritmo de vacunación que nos habíamos fijado como meta, tal vez hubiésemos podido mitigar un poquito más el impacto de la segunda ola, pero nunca evitarla.

-Argentina no está preparada para la segunda ola. Los especialistas advierten la necesidad de sí o sí continuar promocionando los cuidados, los cuales nunca debieron dejar de realizarse. La ola alcanzará en un contexto de otoño- invierno con más complicaciones y cepas más contagiosas. ¿Qué recomienda?

Creo que los argentinos aprendimos mucho de la primera ola y creo que la gente sabe cómo cuidarse. Lo importante es no abandonar los cuidados y más ahora que estamos en vísperas de las bajas temperaturas, del invierno, en donde la gente tiende a estar en espacios más cerrados. La gente sabe cómo debe cuidarse y que la ausencia de barbijo o tapabocas y sin distancia social, es muy peligroso. Si eso se desobedece y no se atiende, los casos van a aumentar poniendo en riesgo al sistema de salud, generando condiciones de saturación. Por ahora las nuevas variantes del COVID no tienen circulación comunitaria en Argentina, pero es una preocupación de que esto pueda suceder, y por eso es importante también restringir el ingreso de viajeros, y en tal caso cuando ingresen, que cumplan la cuarentena que corresponda.

 

-De existir un brote, volver a Fase 1, ¿es una opción? Aunque luego de lo aprendido no sería un cierre total de actividades. ¿O solo hay que restringir la circulación de personas, de determinado grupo?

De producirse un brote muy intenso, de un aumento significativo de casos, por supuesto que la vuelta a Fase 1 es una solución posible y probablemente sea la más accesible en este momento. Mi opinión es hacer un cierre muy estricto de todas las actividades que no sean esenciales durante un periodo corto, de dos o tres semanas, y después una reapertura, no sé si de todas las actividades, pero de su gran mayoría. Esa estrategia tendría mayores resultados.

Sin dudas, los pacientes con factores de riesgo y mayores, son los que más riesgo corren y por lo tanto serían los que más deberían estar guardados, sin duda es uno de los grupos que debería volver al confinamiento.

 

-Una dosis de la vacuna para aplicar en vez de dos, ¿es viable? Un especialista dijo que sí, pero que no es posible con cualquier vacuna.

Sí, tiene objetivo vacunar a un mayor número de personas aun sacrificando un porcentaje de la eficacia vacunal. Es decir, con mas personas vacunadas, menor circulación viral tenés. Además esa primera dosis puede reducir la probabilidad de mortalidad y de casos severos. Es una estrategia muy valiosa que se está empleando en la mayoría de los países del mundo, específicamente con la vacuna Pfizer, Astrazeneca, Moderna... La vacuna Sputnik, al tratarse de una plataforma con dos dosis, que tiene dos componentes vectoriales diferentes, quizás uno podría plantearse si es la vacuna para una estrategia así. Sin embargo, lo que uno hace es diferir la segunda dosis, no sacarla del calendario. Es una estrategia muy interesante que tiene mucho impacto en la comunidad, en tanto y en cuanto reduce la circulación viral. 

-En este contexto, más que nunca se debe testear, rastrear y aislar.

Si, más que nunca.

 

- El ritmo de vacunación no fue el esperado por la llegada tardía de vacunas, aunque llegarán 3 millones de dosis de Sinopharm, vacuna china, no apta para mayores de 60 años. ¿Qué grupo debería inocularse teniendo en cuenta que países como Indonesia comenzaron a vacunar primero a los jóvenes para que no esparzan el virus?

Por ahora no está aprobada, pero tal vez sea una cuestión de tiempo y en un plazo corto, seguramente esté aprobada para ese grupo. En el mientras tanto, creo que es importantísimo vacunar a la población estratégica con alta movilidad, por ejemplo, el personal de las fuerzas de seguridad, docentes y no docentes, por supuesto el personal de salud que falte inmunizar. Y todas las personas que tengan una alta movilidad y que tengan factores de riesgo, por supuesto.

Hay que tener en cuenta que las vacunas tiene el objetivo primario de impedir la mortalidad y disminuir la hospitalización de forma severa, por eso los grupos más beneficiados, son los grupos de factores de riesgo, con comorbilidades y mayores de edad aunque por supuesto el beneficio es para todos, en la medida que se va logrando la inmunidad de rebaño.

 

COMENTÁ