Cicloturismo aventura

Experimentados Ruta 40 (la pasión sobre todo)

Travesía federal y un Cicloturismo que se viene con todo. Pancho Luna (Córdoba), Gabriel Mardones (Trelew) y Leandro Usqueda (Ituzaingó) son los tres jinetes de la aventura sobre ruedas.

Pancho Luna (Córdoba), Gabriel Mardones (Trelew) y Leandro Usqueda (Ituzaingó) son los tres jinetes de la aventura sobre ruedas.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La movida es enorme, llena de generosidad por parte de sus integrantes, y cuenta con una cuota de profesionalismo en su accionar que no deja detalle librado al azar. Se han organizado y muy bien. La batería de apoyo a los ciclistas la integran Nicolás Chiodini (cocinero y que baja de la camioneta vigía a pedalear durante los tramos más tranquilos de ruta), Mariano Zulueta (asistencia en moto), Nehuén Wehier (audiovisuales) y Verónica Torres (redes y diseño). Cumpliendo los plazos han cruzado la Argentina de Sur a Norte, en pos de un objetivo de unión y deporte.

‘’Mi nombre es Francisco ‘’Pancho’’ Luna, tengo 33 años y soy de Villa Las Rosas, Traslasierra, estuve viajando en bicicleta por el mundo durante 4 años, y recorriendo varios continentes. Junto a tres amigos viajeros compañeros del cicloturismo, a los cuales la pandemia y las ganas de andar en bicicleta nos llevó a la idea de hacer Argentina FEDERAL, nos planteamos la idea de unir nuestro país desde La Quiaca (Jujuy), hasta Cabo Vírgenes (Santa Cruz), por la mítica Ruta 40, una de las más largas del mundo, la cual tiene 5.150 kilómetros, y a la cual pensamos hacerla en 30 días. Somos un grupo que se autogestiona para cubrir los costos de la camioneta que nos acompaña, y para eso vendemos unas camisetas de algodón ‘’El desafío de la ruta 40’’ que confeccionamos, uno de los chicos del grupo hace serigrafía’’. Así presenta al grupo uno de los integrantes de la delegación de Experimentados Ruta 40, que se encuentran descansando en el Albergue Provincial Emilio García Pacheco destinado a deportistas de alto esfuerzo.

Los primeros 26 días de travesía fueron espectaculares, nadie se esperaba pedalear tanto tiempo sin lluvia en el Norte y sin viento en la Patagonia, por lo cual al parecer se habían alineado los planetas al abrirle las aguas al grupo. Facilita al tremendo esfuerzo generado que las condiciones climáticas sean tan agradables; fue una suma total al ítem de cumplir en el tiempo estipulado el desafío, que se estará completando el día de mañana, sábado 6 de marzo, cuando en horas del amanecer emprendan los últimos kilómetros que separan a Río Gallegos de Cabo Vírgenes; el pronóstico del clima para la acometida final asoma muy bueno y eso ayuda al descanso y recuperación de los ciclistas para descansar con la mente limpia, están exhaustos pero a la vez expectantes. HAY NERVIOS, HAY NOSTALGIA, ANSIEDAD POR CUMPLIR EL OBJETIVO Y A LA VEZ LA SENSACIÓN DE QUERER QUE NO SE TERMINE NUNCA LA RUTA QUE LOS HA RECIBIDO ESTE ÚLTIMO MES, CON SUS PAISAJES, HISTORIAS, ANÉCDOTAS.

‘’Las últimas jornadas han sido un poco más complejas, físicamente nos han demandado un poquito más, creo que tiene que ver un poco con la ansiedad por llegar’’, nos dice el chubutense Gabriel Mardones. ‘’Intentamos jugar con las horas de pedal, intentando siempre bajar los tiempos pero apareció el cansancio y el factor climático en forma de viento en las últimas jornadas y hemos estado administrando energías. También la falta de luz, que está anocheciendo un poco más temprano nos hace retirar de la ruta por cuestiones de seguridad. También nos enteramos sobre la marcha que la Ruta 40, en su caso la 40 nueva y su traza fue variando con los años y tuvimos que ir adaptándonos al recorrido, algunos desvíos sumaron algunos kilómetros más de ripio, zonas más expuestas al viento. Apareció el cansancio también, debo reconocer que es un esfuerzo importante, pusimos el cuerpo a prueba’’, agrega.

La Secretaría de Deportes de Río Gallegos y la Provincial les hicieron un recibimiento a la altura de las circunstancias; fueron escoltados con tránsito, con un grupo de ciclistas oriundos de la ciudad a modo de homenaje entre pares (que además los van a acompañar en el fin de la travesía en un gesto de contención enorme) y le brindaron a la troupe, en coordinación con la provincia la posibilidad de albergarse y cenar en las instalaciones del García Pacheco, sobre Avda. Lisandro De la Torre a metros de AGVP. El grupo de Experimentados fue hisopado apenas pisó la ciudad capital de la provincia de Santa Cruz y se prepara para afrontar los últimos 120 kilómetros de tierra, preparando las bicis, colocando los repuestos sobre los esqueletos desgastados de las mismas, controlando las cámaras, parchando pinchaduras, manejando el aire y en especial las poleas de transmisión de los viajeros incansables. Mañana a terminar con la tarea, con el alma llena de la mística Ruta Nacional 40.

 

RUTA 40

‘’Nuestra idea fue unir Argentina de punta a punta. No pasa por todas las provincias la 40 pero te lleva desde la Puna hasta el nivel del mar, qué mejor que hacerlo por la ruta que va más por el Oeste y pegada a la cordillera. La gente es muy solidaria y mucho más cuando conoce la idea de lo que queremos generar. Te encontrás con todo durante la travesía, como el paso carretero más alto del país, a 5000 metros de altura en el Abra del Acay donde nos tocó un día hermoso allá por Salta, vivir las ceremonias de la Pachamama allá en La Quiaca, en Mendoza pasamos por un puente que al otro día nos enteramos que se cayó, realmente la cantidad de vivencias y de experiencias es inolvidable. Venimos trabajando siendo un grupo de amigos tratando de cumplir un sueño. La ruta 40 además de ser mágica, con nosotros se portó muy bien, y lo que es la zona de Chaltén, Torres del Payne es algo impagable, asistidos y parando en el camino cada dos horas de pedal, eso lo quiero agradecer, los momentos que nos ha dado con los amigos que se quedan para siempre en el alma’’, continúa GABRIEL MARDONES, que considera a la carpeta asfáltica más larga de Sudamérica como un ente vivo que se ha relacionado con ellos de manera noble.

 

MOMENTOS

‘’Tuvimos muchos momentos arriba de la ruta, hoy ya es el día 29, te imaginarás que pedaleando 10 horas por día se generan miles de historias y anécdotas. Particularmente hay una especial aquí en el Sur, una ráfaga de viento que vino de la nada desestabilizó a uno de los chicos y se nos engancharon todas las bicicletas, fue como el recibimiento de la Patagonia jaja, SE ROMPIÓ UNA PERO NO PASÓ A MAYORES. Solamente un problema mecánico de una manija de cambios, nos asistieron y quedó arreglado ese tema. Anécdotas malas no hay porque realmente tuvimos una buena ruta, sorprendidos con lo agradable del clima, el viento en el Sur nos dejó pedalear, se agradece a la PACHAMAMA el detalle de la generosidad’’, completa Mardones, agradeciendo el contacto establecido por el técnico de básquetbol de Hispano Matías Carol Lugones para poder facilitar el recibimiento a través de Deportes de Municipalidad y Provincia.