Comercios

Esperan que se normalice la distribución de cigarrillos

Tras el faltante de stock en los kioscos, las distribuidoras aseguraron que trabajaron normalmente en la repartición de cigarrillos. Las tabacaleras fueron incluidas en los nuevos permisos de trabajo.

Sigue habiendo pocos cigarrillos en la ciudad.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Fue una semana caótica para los fumadores. Hubo corridas, avisos por WhatsApp y pases de información con datos sobre dónde comprar cigarrillos. Es que en muchos kioscos de la ciudad el producto escaseó en los últimos días, teniendo en cuenta que en las tabacaleras no estuvieron trabajando durante estos más de 40 días y fueron incluidos en las excepciones recién este vienes.

Ayer TiempoSur se volvió a comunicar con algunos de los kiosqueros, quienes señalaron que se mantienen sin stock de cigarrillos. Además, dejaron en claro que nunca han tenido intenciones de acaparar o guardar atados, teniendo en cuenta que no pueden especular con el cigarrillo debido a que se trata del principal atrayente de los comercios. Señalaron que una vez que comiencen a funcionar las tabacaleras, tardaría una semana más en llegar el producto al sur del país debido al transporte.

Señalaron que están con la expectativa puesta de lo que pasará el lunes, luego del permiso de Nación para que las fábricas comiencen a trabajar una vez más. Manifestaron además que las distribuidoras siguen “dosificando” los cartones de cigarrillos al menos en la capital santacruceña.

 

Sin puchos

Desde la semana pasada comenzó a escasear el stock. Los kioscos tuvieron sus mostradores de productos de tabaco vacíos, mientras la cantidad de fumadores desesperados por encontrar un atado recorrían local por local buscando algo. Asimismo, en las redes sociales hubo quienes aprovecharon esto haciendo valer la ley de oferta y demanda, vendían atados incluso a $500. Si bien desde los kioscos –e incluso la subcomisión de la Cámara de Comercio- alertaron sobre el faltante, las casas distribuidoras insistían en que cigarrillos quedaban, aunque estaban entregando los paquetes de manera dosificada para que todos tuvieran.

De todas maneras, una vez que las tabacaleras vuelvan a producir (ver más adelante) se deberá esperar además el tiempo de transporte hasta la provincia.

 

El golpe al comercio

Por fuera de la discusión sobre el daño del cigarrillo a la salud (que ya ha sido comprobado y se han escrito sendos artículos sobre el tema), lo cierto es que el faltante de cigarrillos ha impactado económicamente a los kioscos. Las plantas están paradas desde el 20 marzo, las ventas que han realizado son producto del stock de las principales competidoras de Argentina. Las tabacaleras más pequeñas han reportado faltante desde principio de abril. Pero desde hace 2 semanas se reporta faltante total en diferentes partes del país, lo que ha generado un sobreprecio. Consumidores han llegado a pagar $500 por un atado de 20.

 

A nivel nacional

Entran cigarrillos desde la frontera con Paraguay, ingresan a venderse en el mercado paralelo ilegal. El contrabando, al salir del canal legal de ventas, tiene acceso directo al menor de edad ya que se vende en una feria, en la esquina o páginas de internet. Por lo tanto, el contrabando no solo genera el flagelo de la pérdida de puestos de trabajo argentino y la pérdida de recaudación al Estado nacional, sino también el que refiere a que tiene acceso al menor de edad”, expresó Raúl Quiñones, secretario general del Sindicato Único de Empleados del Tabaco de la República Argentina (SUETRA).

Solo durante abril, Prefectura decomisó más de 13.600 cartones de cigarrillos que habían sido ingresados irregularmente al país, valuados en más de 18 millones de pesos. Ese mismo mes, Gendarmería secuestró 155.380 paquetes en distintos operativos en Formosa (79.050), Salta (31.910), Misiones (44.340) y en San Juan (80).


COMENTARIOS