Río Gallegos

Enfermeras “COVID” que ayudan gratis

Son 10 enfermeras que asisten vía WhatsApp a personas solas e incluso familias enteras que transitan el virus. No medican y solo tratan casos leves. “Los pacientes sólo quieren un seguimiento y no sentirse abandonados”, contó Mabel, una de ellas, quien padeció el COVID el año pasado. “Yo quiero ayudar porque la pasé mal. Me salvé gracias a Dios y sé lo que es pasar por esto”, contó.  

Asisten vía WhatsApp a personas solas e incluso familias enteras que transitan el virus
COMPARTÍ ESTA NOTA

El cuerpo de enfermeras se conformó en las redes sociales, particularmente en Facebook que lleva el nombre “IBU-RÍO GALLEGOS” (con más de 5 mil miembros), que a su vez fue creado el año pasado con el objeto de intercambiar Ibuprofeno inhalado y debido a que su uso compasivo para el tratamiento del Coronavirus no fue autorizado por el Ministerio de Salud.

Fue aquí que cada integrante aporta datos, pregunta y se conforma como una especie de red de cooperación que trasciende el Ibuprofeno y abarca todo lo que tenga que ver con el virus, como nutricionistas, teléfonos y direcciones de médicos. En Santa Cruz, produjo más de 500 muertes y 270 en la capital desde el brote de julio del 2020.

Un posteo realizado el miércoles, expuso los celulares de Andrea y Mabel, enfermeras que realizan “seguimientos COVID”, pero que “no dan recetas ni medicación”.

Aunque son sólo dos, el grupo llegó a 10 y el objetivo es asesorarlos vía WhatsApp a pacientes, a veces familias enteras que deben aislarse, que transitan la enfermedad de manera leve, cuando su salud se complica, se les aconseja que inmediatamente llamen al 107 o acudan al Hospital Regional.

“En dos días me llamaron constantemente y me mandaron mensajes por WhatsApp. A los pacientes les digo que la ayuda es más que nada a los pacientes que están solos y que muchas veces los familiares solo les llevan la comida porque están aislados. Nos comunicamos con la familia, con los pacientes”, contó Mabel, enfermera desde hace 12 años en el nosocomio de Río Gallegos.

El cuadro es variado, porque puede existir una familia entera aislada o un joven o un adulto mayor.

“Los cuidados son por si se sienten mal, por ejemplo, les sube la fiebre o que les falta el oxígeno y no saben qué hacer. Les decimos que se controlen, tomando Paracetamol porque la fiebre debe bajar y si no baja, debe llamar al 107”, aclaró la trabajadora de la salud.

Mabel admitió que algunas “colegas tienen miedo”, aunque aclaró que “otros se están sumando, porque “no es nada más que un asesoramiento telefónico”.

A los pacientes les indican que registren los valores de saturación de oxígeno en sangre, el cual debe estar por encima de 90. “Si está bajando y respira con dificultad aun estando sentado o acostado, debe llamar sí o sí al 107 porque lo recomendable es llamar al médico, porque la falta de oxígeno es muy perjudicial”, advirtió.

La ayuda en el caso de Mabel, la extiende porque vivió en carne propia la enfermedad desde el 27 de agosto hasta el 12 de septiembre. Luego debió hacer reposo un mes hasta que en octubre volvió a trabajar en la Sala COVID del Hospital.

“Yo quiero ayudar porque la pasé mal. Me salvé gracias a Dios y sé lo que es pasar por esto. Oraron por mí mis pacientes y por eso me pongo en ese lado, sumado a la vocación de ser enfermera que tengo desde hace años”, expresó.

Ayer Mabel fue a pagar la patente automotor. La reconoció una empleada porque ella asistió a su padre. “Es bueno que te reconozcan en la calle”, añadió.

 

TS:¿Cuál es la mayor consulta que le hacen?

Mabel: Los pacientes sólo quieren un seguimiento y no sentirse abandonados, porque se sienten abandonados cuando a veces no reciben los llamados. Cuando sienten que hay alguien pendiente, ahí cambia la cosa, porque esto es anímico, si te deprimís, el COVID te lleva.

 

-No todos, pero muchos pacientes tienen secuelas por la enfermedad.

Algunos sí y otro no. A mí me quedó la secuela después de la internación de la sensibilidad en los dientes o caída de pelo, pero a otros les sucede que el corazón les sigue doliendo, o el pecho, por eso los médicos siempre recomiendan que se hagan una eco doppler. Hay gente a la que le cuesta volver a subir una escalera, se agitan de la nada y son cosas que a medida que va pasando el tiempo va desapareciendo, porque no significa que te curás y ya está, es un proceso largo el COVID, pero tampoco es en todos los pacientes, quizás sí en los que tienen otras patologías como diabetes, hipertensión, que por suerte se han salvado.

 

-Trabaja en el Hospital y es testigo del aumento de casos.

Hay aumento de casos y he visto internados de todas las edades. He tenido pacientes de 15 años que bajaron de Terapia COVID. Sucede que mucha gente no sabe que tenía una patología y la descubrió con el virus. Pero el virus se transmite en las reuniones sociales en lugares cerrados, ahí está el bicho cuando no se cuidan y no usan barbijos.

 

-¿Usted fue vacunada?

Sí, y estoy normal. Hay colegas que tuvieron un poco de fiebre o algunas alergias, pero no más de eso, y no más de lo que produce una vacuna, porque las vacunas producen esos efectos, como en el bebé que se siente incómodo cuando lo vacunás, es parecido, pero esto tampoco le sucede a todos.

 

-Obviamente recomienda a la gente que se vacune.

Sí, y ojalá lleguen más vacunas.


COMENTARIOS