Cambios de roles

En qué gastaron los municipios y hospitales los fondos que recibieron por la pandemia

La vocal por la Minoría, Yanina Gribaudo, solicitó quedar a cargo de la vocalía de entes municipales, ya que quien la ocupa, Romina Gaitán, tendrá licencia por maternidad. Contó que no hay controles en municipios desde antes de la pandemia y pocos hospitales informan el gasto en compras y contrataciones.

Tribunal de Cuentas de Río Gallegos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Por una licencia por maternidad de la Vocal de entes municipales, Dra. Romina Gaitán, la Dra. Yanina Gribaudo, vocal por la Minoría del Tribunal de Cuentas, solicitó al presidente, Dr. Carlos Ramos, quedar a cargo del control y auditoría a los municipios y Comisiones de Fomento, o en su defecto, compartir esta tarea con la Dra. Matilde Morales, vocal de Entes Descentralizados.

Este control en las cuentas de las comunas no se realiza desde antes de la pandemia y hasta la actualidad, y es por esto mismo que el relevamiento de cuánto dinero recibieron y qué hicieron con los recursos toma mayor relevancia.

“En una situación normal lo pediría, pero aún más en pandemia cuando más control se tiene que hacer para que los recursos se destinen bien y se hagan bien las cosas”, dijo la Gribaudo.

La Vocal sabe que tanto Nación como el Gobierno provincial destinaron fondos a los municipios mensualmente “como adelantos de coparticipación” por medio del Ministerio de Desarrollo Social que se denominó ayuda por COVID.

“Hubo tres auditorías previas al inicio de la pandemia, en El Calafate, 28 de Noviembre y Río Turbio”, acotó.

Si la presidencia del Tribunal de Cuentas accede al pedido de Gribaudo, la Vocal analizará un máximo de 10 ítems para auditar, como contratos personales, gastos, lo cual varía cada año.

Esto es lo que permite la auditoría, realizar un control casi real de gastos en un tiempo razonable y actual, el cual difiere de los análisis y estudios que realiza el Tribunal sobre una determinada comuna para lo cual se debe aguardar el final de gestión.

 

-¿Se sabe en detalle el gasto de los hospitales en pandemia?

No se sabe el número exacto. Los hospitales de Santa Cruz son raros, por decirlo de alguna manera, en cuanto a su presupuesto. Por un lado, tienen lo que se denomina cuentas especiales, las cuales tengo a cargo, que ingresan por arancelamiento para saber cómo se gasta.

Después el resto de los gastos generales y de personal son a través del Ministerio de Salud. Lo que no he podido ver, porque Salud no contestó de manera completa, es cómo se ha gastado en cada hospital. De manera genérica, por ejemplo, han informado gastos por 20 pesos, pero no sé en qué se destinó y cuantas veces.  Sabemos que ingresaron fondos nacionales para COVID, pero las respuestas han sido todas muy genéricas y sobre todo se enfocan en información sobre el Hospital de Río Gallegos, pero del resto de los hospitales no mandan nada. De hecho hicimos consultas por una supuesta donación al Hospital de Puerto Deseado de 30 millones de pesos, lo investigamos pero no era dinero sino equipos. Esto lo consultamos a principios de 2020 y la contestación fue en noviembre, por eso seguimos el camino del patrimonio que entró para que esté asentado y sea dado de alta. El trámite esta iniciado y el alta lo da el Ministerio de Salud.

 

¿Hubo otros reclamos por hospitales?

Sí, reclamamos a distintos hospitales, como 28 de Noviembre, Río Turbio, Los Antiguos, que en toda la pandemia no han enviado los instrumentos legales de contrataciones. La mayoría de los hospitales han informado, pero hay que decir que cuando se declara la emergencia si bien se suspendieron cosas, sí tenían la obligación de enviar información los organismos, a más tardar en 24 horas al Tribunal de Cuentas y por mail, pero hubo hospitales que no lo hicieron. Estamos hablando de papeles que refieren a compras y contrataciones, más allá de que puede haber hospitales como Los Antiguos o Perito Moreno que no tienen terapia intensiva y gastaron mucho menos, pero necesitamos saber.


COMENTARIOS