Transporte público

En medio del paro, el contrato de Maxia en la mira del Municipio

La empresa fue cuestionada desde un principio y desde el Ejecutivo insistieron ayer en que revisarán cada cláusula del contrato. Hubo retención de servicio por parte de los choferes.

Reunión de ayer en el HCD.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde que llegó a Río Gallegos Maxia fue resistida. No solamente por el usuario (a quien le cambiaron la SUBE por la VOY) sino por quienes en aquel entonces eran oposición. Hoy desde el Municipio de Pablo Grasso volvieron a cuestionar los contratos de la prestadora de servicio, en el marco de una medida de fuerza que llevan adelante los choferes durante la semana y que dejó sin transporte a cientos de pasajeros. Ayer se realizó una importante reunión en el Concejo Deliberante, donde se volvió a encontrar la Comisión de Seguimiento del servicio, algo que había sido establecido por la Ordenanza 8324. En el encuentro estuvo presente la secretaria de Gobierno, Celina Mansilla, el presidente del Concejo Deliberante, Emilio Maldonado, los ediles Wilson Flores, Paola Acosta, Leonardo Furh y Daniela D’Amico.

Allí la representante del Municipio realizó una detallada exposición sobre la relación que tienen actualmente con la empresa prestadora del servicio, donde se puso una vez más en el ojo de la tormenta el contrato. De todas maneras, como señaló al principio de la nota, el acuerdo que había logrado la prestadora con el ex intendente Roberto Giubetich había sido blanco de muchas críticas.

(Esta semana hubo retención de servicio de los choferes).

En el mismo sentido la funcionaria informó a los concejales indicando que por intermedio de las áreas correspondientes se están realizando los controles fijados en el marco del contrato vigente, como así también recabando toda la información posible para contar con una verdadera evaluación de cómo está funcionando la empresa, ante la necesidad de los vecinos. Más adelante la Secretaria de Gobierno indicó que el servicio se está restableciendo, pero simultáneamente se está realizando una revisión en cuanto al pedido de la empresa por compensación de costos, como así también de los demás expedientes de la empresa inclusive los referidos a la cuestión económica que compromete al Municipio. Se hizo entrega de copias del contrato a los concejales y la funcionaria destacó el compromiso de la gestión de analizar minuciosamente cada cláusula del contrato ya que no se estaban realizando los controles fehacientemente, para garantizar el cumplimento por parte de la empresa.

Declaraciones

“La reunión tiene que ver con brindar información que habíamos arreglado ayer para acercarles, además de tratar de empezar de pensar en conjunto qué podemos hacer y qué soluciones e ideas podemos generar en este colectivo que somos”, dijo la Secretaria de Gobierno finalizada la reunión.

“Fue una reunión inicial, para intercambio de primeras preguntas, inquietudes para ponernos de acuerdo”, dijo Mansilla.

En el marco de la falta de cumplimiento de contrato, sostuvo que “hay muchas cláusulas del contrato que vamos a iniciar un proceso de regularización estatal que no existía y que incluso con respecto a la cuestión de inspectores, no solo es la prestación del servicio, sino también la contable, aceitando y generando el contralor que el Estado tiene que poner al servicio de la comunidad”, dijo la referente del Ejecutivo.

Por su parte, el Presidente del Concejo Deliberante fue entrevistado también al finalizar la reunión y contó que fue una reunión “productiva” porque “nos acercó el contrato de Maxia y la empresa, pudimos leer el contrato que es por cinco años. En junio se cumple el primer año y es una empresa que hoy por hoy no está siendo tan buena. Hace días estuvo sin funcionar el recorrido. Vuelve el funcionamiento del servicio, pero vemos cosas que no se cumplen, hay falta de cumplimiento del contrato”, cerró Maldonado.

Qué firmó Giubetich

En el punto 13 del contrato, referente al valor del subsidio municipal, se detalló que "a fin de garantizar la normal y regular prestación del servicio y de que la totalidad de la tarifa no recaiga sobre el usuario, la Municipalidad subsidiará la tarifa obligándose a pagar la suma 126.000 pesos por mes y por cada unidad afectada al servicio". (El pago se hará en los primeros cinco días del mes a la prestación del servicio).

En el punto 14 -como lo señaló el borrador- en cuanto al subsidio nacional, que el Gobierno central dejó de abonar en diciembre de 2018, se estableció el pago de 147.000 pesos por mes "y por cada unidad afectada al servicio".

El punto 15 fue en donde se especificó que de "carácter extraordinario" la Comuna deberá pagar el adelanto de subsidio, que consiste en 21 millones "que se abonará de la siguiente forma: a) Dentro de los cinco días hábiles de ratificado el contrato por el Honorable Concejo Deliberante la suma de 15.000.000. Y dos cuotas de PESOS TRES MILLONES ($3.000.000.-) cada una, a vencer a los treinta y sesenta días respectivamente del primer desembolso".

Se detalló que "la falta de pago, total o parcial, del anticipo aquí pactado, facultará a la Concesionaria a no iniciar la prestación del servicio o, en su caso, suspender la prestación del misma hasta tanto la Municipalidad regularice la situación de incumplimiento".

Si bien en el borrador la frecuencia era de 15 minutos, en el contrato final se amplió a 20 minutos de lunes a viernes, de 25 minutos los sábados y de 35 minutos los días domingos y feriados.


COMENTARIOS