De luto

El último deseo de Luis Palma

Se trata de quien fuera el referente de la dirigencia del atletismo de Río Gallegos durante dédacas. Luchó incansablemente por una pista de atletismo que todavía no está terminada. En su última entrevista con TiempoSur, indicó: “Ya no sé con quién hay que hablar”.  

Palma luchó por una pista que nunca se hizo.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En las últimas horas ha fallecido el reconocido dirigente deportivo Luis Fernando Palma. Nacido en General Pinedo, Chaco, se radicó en Río Gallegos, donde supo dejar su huella, principalmente en el atletismo, con un trabajo incansable.

Soldador de profesión, su llegada a esta provincia fue en 1960 que arribó a Río Turbio con el fin de trabajar en una empresa como metalúrgico.
Luego, llegaría a esta ciudad capital, también por cuestiones laborales. Se introdujo en el mundo del fútbol, como jugador y posteriormente fue uno de los mentores de la Asociación de Atletas Mayores.

Fue en el atletismo donde llevó una larga lucha, de años, para lograr la pista de atletismo. Era un sueño para el ´Viejo´ Palma, como lo llamaban, y ese sueño se ha ido con él, que hoy descansa en paz.
Su lucha fue incansable, hasta donde le dio el físico. Justamente el último día que visitó la redacción de TiempoSur, en épocas de Daniel Peralta como gobernador, cuando casi rogó para que le terminen la pista que aún hoy no tiene final en la capital de Santa Cruz.
 

 

LA ÚLTIMA

Y justamente en esa última entrevista con TiempoSur Palma dejaba frases que el atletismo no deberá olvidar por todo lo que él hizo por ese deporte.

En ese último diálogo con TiempoSur, Palma lució algo cansado de tanto remar sin respuestas y en medio de mucho análisis, expresó: “La verdad es que ya no sé con quién hay que hablar. Si hay que hacerlo con el gobernador Peralta, que es mi amigo, con los diputados, donde tenemos al amigo Gómez Bull. Estamos preocupados y queremos que nos digan algo”.

 

Corría el año 2013 y Palma recordaba que en 2002 consiguieron el terreno para la pista de atletismo y que desde entonces mantuvieron la ilusión con muchas promesas por la pista.

“Nosotros vemos con preocupación que sin pista el atletismo no progresa y no funciona y nosotros estamos muy saturados, esperando desde 2008 para que se logre algo y por eso decidimos hablar. Ya no vamos a callar más, porque estamos muy cansados de trabajar por eso”, señaló.

Sin embargo, el tiempo pasó y su deseo nunca se cumplió. Hoy, si alguien lo recuerda, podría colaborar con él y con los chicos por los que tanto luchó, terminando esa obra.