Futuro incierto

El turismo espera

En medio de lo que fue la última sesión en la que se aprobó el apoyo al sector turístico, pero con pedido de impugnación de la sesión por parte de la oposición, en Santa Cruz esperan que lo votado se reglamente en lo inmediato. “Ya gastamos todos los recursos para sobrevivir”, indicaron.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El turismo fue, sin dudas, el sector más golpeado por las consecuencias del Coronavirus y la última sesión en la Cámara de Diputados parecía llegar con alivio al aprobarse la ley con auxilio inmediato.

Sin embargo, el pedido de impugnación por parte de la oposición le puso suspenso y más angustia a la situación.

Paulo Lunzevich, referente de los Hoteleros y Gastronómicos en Río Gallegos, dijo que lamentablemente quedaron metidos en una circunstancia política que no esperaban, afirmando que venían trabajando firmemente con los actores del Congreso.

“Primero con los Senadores y ahora con los Diputados porque teníamos entendido que iban a haber algunas sugerencias de cambios en el proyecto, lo cual iba a demorar su tratamiento, pero luego de haber terminado las reuniones y haber consensuado un proyecto de ley, quedamos en el medio de esta disputa política”, indicó.

Preocupado por esta situación inesperada, expresó: “Esto nos trajo mucha sorpresa y también un sabor muy amargo porque haber quedado metidos en una situación así fue un golpe muy duro porque entendemos que no se le está dando la seriedad al problema que planteamos y para el cual necesitamos una respuesta, ya que estamos agotando los últimos recursos como sector para poder seguir subsistiendo y nos hacía falta de sobremanera ponernos de acuerdo con eso, así que esperamos que no prospere la impugnación de la sesión”.

Siguen camino

A pesar de todo, Lunzevich contó que ellos están trabajando con la situación que tienen hasta ahora, porque “hay una ley sancionada”, por lo que avanzan con diferentes sectores para poder hacer la reglamentación adecuada de cada punto que le compete a cada sector del gobierno y aplicarla lo antes posible.

“Nosotros esperábamos esto muy ansiosos porque también establece los ATP de forma directa para la actividad y lo pone en el estado del mes anterior, ya que ahora los convierte en créditos en lugar de subsidio. En este caso, seguiría siendo subsidio con un 30 por ciento de incremento positivo, lo que nos pone en una situación un poco más equilibrada para que esto no impida el normal desarrollo de la actividad”, señaló.

Más beneficios

Paulo también contó que otro beneficio importante gira en torno a la reducción de las contribuciones patronales, lo cual es muy importante a la hora de devolver el costo que genera el sostenimiento del empleo.

“Hay algunos beneficios respecto del impuesto a los créditos y débitos bancarios, y algunas situaciones crediticias con situaciones beneficiosas y particulares y sobre todo una situación que nos afecta a nosotros y también al consumidor y es que genera tres incentivos a la reactivación del sector: primero un bono para las compras que se realicen en la próxima temporada de verano con el 50 por ciento de lo invertido para usarlo en 2021 y dos programas que tienen que ver con programas de turismo mayor y turismo estudiantil”, advirtió.

Entre otras cosas, dijo que hubo mucho trabajo para ese proyecto y agradeció públicamente a la senadora Ana María Ianni, que tuvo mucho que ver con la concreción de la ley, articulando los proyectos que habían en el Senado, que fue por unanimidad”.

El 50 por ciento

Respecto de la novedad que indica que el Estado devolverá la mitad de los gastos de los turistas que vacacionen por el país, pero que contraten servicios a empresas locales,  se conocieron detalles.

La letra chica del reintegro del 50% que fue aprobado por el Congreso por medio de la ley de fomento al turismo no contempla a las plataformas extranjeras de búsqueda de alojamientos para viajeros como Booking, Airbnb o similares. El Estado sólo devolverá la mitad de todos los gastos que se hagan a través de las páginas web - o de forma presencial- de los hoteles, de los campings, los hostels, las agencias de viajes argentinas, entre ellas Despegar, las aerolíneas, los trenes y los micros de larga distancia así como todos los locales gastronómicos y las excursiones.

El objetivo del Gobierno nacional es claro: fomentar el turismo interno, devastado por la pandemia, y evitar el mayor número de cierre de hoteles, agencias de viajes, centros turísticos y gastronómicos para que además de preservar las fuentes de empleo y mantener vivas muchas ciudades o pueblos, también en un futuro, cuando el turismo externo pueda regresar al país tenga dónde hacerlo y, así, reingresen los dólares que moviliza el sector y que necesita la Argentina.

En esa línea, el Ministerio de Turismo de la Nación excluyó a las plataformas de hospedaje extranjeras del beneficio, confirmaron a minutouno.com voceros de la cartera que conduce Matías Lammens. Y es que esas apps son mediadoras entre los propietarios de los departamentos, casas o cabañas y los turistas. Así, cobran los alojamientos en Argentina en dólares aunque el huésped lo pague en pesos. El valor está fijado con el recargo del 30% del impuesto PAÍS.

Más detalles

Por ejemplo, Airbnb tiene su empresa en la Argentina, pero se trata de una filial de la sede central radicada en la ciudad estadounidense de San Francisco. Lo mismo con Booking, cuya casa matriz está en Amsterdam. Todos los valores de los hospedajes que ofrecen por más que sean alojamientos argentinos y figuren en pesos en rigor están nominados en dólares y pasados a la moneda local con el recargo del 30%.

El dinero que paga un turista por una cabaña ofrecida a través de Airbnb en Bariloche, por ejemplo, lo retiene la empresa, lo gira a la casa matriz en Estados Unidos en dólares (dólares que vende el Banco Central, es decir, salen del sistema local) y luego les cobra la comisión y el resto se los deposita a los propietarios de esas viviendas (anfitriones) en cuentas en dólares en la Argentina, pero que no siempre quedan en el banco, sino que son retirados del mercado. Una pata de la famosa fuga de divisas.

Como es el reintegro del 50%

El Estado devolverá a través del Banco Nación el 50% del total de los gastos que haga un turista para vacacionar por la Argentina en 2021. Para ello, deberá gestionar las compras hasta diciembre de este año. Es decir, se deberá comprar durante lo que resta de 2020 para viajar recién el año que viene.

Se pueden adquirir viajes para todo 2021 y el reintegro será la mitad de todo lo que se gaste en pasajes, hoteles, excursiones y gastronomía. No incluye consumos en supermercados porque tienen que ser gastos que ya se concreten este año para ser utilizados el próximo.

Este beneficio entrará a regir cuando la ley salga publicada en el Boletín Oficial, en unos quince días, proyectaron desde el Ministerio de Turismo de la Nación. En dos semanas, además, se comunicará formalmente el esquema para gestionar el reintegro.

Se diseñó una página web exclusivamente para las devoluciones, donde el turista deberá cargar cada una de las facturas que obtenga por las compras vinculadas con el turismo. Allí, en el sitio, "automáticamente el Banco Nación va a generar primero una billetera virtual para los que quieran utilizar ese instrumento, y luego una tarjeta de débito", precisaron voceros de Lammens y que impulsaron la norma.

Las compras que ya se hayan hecho en estos meses no tendrán el reintegro porque la norma no es retroactiva, es decir, sólo abarca a las transacciones turísticas que se realicen desde la promulgación de la ley y hasta el 31 de diciembre.

El 50% de los consumos que estarán en la billetera virtual o en el débito serán para utilizar exclusivamente en turismo durante 2021 y por el país. No contempla viajes al exterior. El Gobierno estimó que se devolverá unos 40.000 pesos promedio por persona o familia, en base a lo que se presume gastarán los argentinos el año que viene para visitar el territorio nacional ya sea por vacaciones, escapadas o paseos laborales.


COMENTARIOS