Río Gallegos

El trabajo social no puede parar

Nuevamente el compromiso asumido por la Junta Vecinal del Barrio 240 y la constante colaboración de los actores privados, llevará un respiro a algunas familias de la ciudad. En el día de ayer se entregaron 100 cajas con alimentos y elementos de limpieza a familias de distintos sectores.

Como no podía ser de otra manera, ante la situación de público conocimiento y la imposibilidad de muchas familias de “llevar el mango a la casa”, los referentes barriales del 240 Viviendas han puesto manos a la obra para poder colaborar con aquellas familias que “están pasando un momento complicado desde lo económico”. Ya la semana pasada, con colaboración de una panadería amiga, los vecinalitas pudieron asistir a un grupo de familias que en varias oportunidades se habían comunicado con los referentes en busca de ayuda. Esta actividad la compartieron con la junta vecinal del barrio 499 Viviendas donde también la necesidad por momentos se hace notar. En este sentido, desde las juntas vecinales han comentado a TiempoSur que están contando con las autorizaciones correspondientes para poder asistir a estas familias, esto teniendo en cuenta el estado de aislamiento preventivo y obligatorio que hoy rige en la ciudad. “La verdad que hoy por la situación que se vivió son muchos los vecinos solidarios que, con justa razón, y para cuidar a su familia, han dejado un poco el trabajo social”, contó Aravena, referente del 240, aunque remarcó: “La verdad que uno también entiende que en estos momentos difíciles no podemos dejar de ayudar a los que lo necesitan”. En la jornada de ayer, la actividad solidaria tuvo como objetivo alcanzar a una mayor cantidad de familias y con elementos de la canasta básica de alimentos y algunos de limpieza. Fueron en total 100 cajas que fueron distribuidas entre las familias. “La verdad que no sé cómo expresar y agradecer el gran corazón solidario de Marcelo (autoservicio Soraya), quien en un momento de crisis social y económica una vez más está pensando en los vecinos”, expresó el referente. En este sentido hizo principal hincapié en que esta ayuda llega “para que los vecinos que la están pasando complicado, puedan tener su plato de comida” y celebró: “La verdad que la emoción me invade, es un momento complicado y más para decidir hacer trabajo social, pero con los elementos de higiene y los permisos correspondientes, una vez salimos a acompañar al vecino. Gracias por dejarnos ser un eslabón de esta cadena solidaria y siempre tenernos en cuenta”, expresó.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Como no podía ser de otra manera, ante la situación de público conocimiento y la imposibilidad de muchas familias de “llevar el mango a la casa”, los referentes barriales del 240 Viviendas han puesto manos a la obra para poder colaborar con aquellas familias que “están pasando un momento complicado desde lo económico”. Ya la semana pasada, con colaboración de una panadería amiga, los vecinalitas pudieron asistir a un grupo de familias que en varias oportunidades se habían comunicado con los referentes en busca de ayuda. Esta actividad la compartieron con la junta vecinal del barrio 499 Viviendas donde también la necesidad por momentos se hace notar. En este sentido, desde las juntas vecinales han comentado a TiempoSur que están contando con las autorizaciones correspondientes para poder asistir a estas familias, esto teniendo en cuenta el estado de aislamiento preventivo y obligatorio que hoy rige en la ciudad. “La verdad que hoy por la situación que se vivió son muchos los vecinos solidarios que, con justa razón, y para cuidar a su familia, han dejado un poco el trabajo social”, contó Aravena, referente del 240, aunque remarcó: “La verdad que uno también entiende que en estos momentos difíciles no podemos dejar de ayudar a los que lo necesitan”.

En la jornada de ayer, la actividad solidaria tuvo como objetivo alcanzar a una mayor cantidad de familias y con elementos de la canasta básica de alimentos y algunos de limpieza. Fueron en total 100 cajas que fueron distribuidas entre las familias. “La verdad que no sé cómo expresar y agradecer el gran corazón solidario de Marcelo (autoservicio Soraya), quien en un momento de crisis social y económica una vez más está pensando en los vecinos”, expresó el referente.

En este sentido hizo principal hincapié en que esta ayuda llega “para que los vecinos que la están pasando complicado, puedan tener su plato de comida” y celebró: “La verdad que la emoción me invade, es un momento complicado y más para decidir hacer trabajo social, pero con los elementos de higiene y los permisos correspondientes, una vez salimos a acompañar al vecino. Gracias por dejarnos ser un eslabón de esta cadena solidaria y siempre tenernos en cuenta”, expresó.