Santa Cruz

El reconocimiento de las que luchan por el Río Santa Cruz libre

El día de ayer, Noel Miranda, activista feminista y defensora de los ríos de San Julián, recibió la distinción Berta Cáceres. Explicó cómo las perspectivas del cuidado ambiental forman parte de la cultura y líneas de acción en la Provincia de Santa Cruz en materia ambiental para este 2020 siendo mujer sureña.

El reconocimiento de las que luchan por el Río Santa Cruz libre
COMPARTÍ ESTA NOTA

Una de las definiciones de cultura explica que es un conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones y costumbres que caracterizan a un pueblo, clase social o época.

Silvina Comachi, de Movimiento Patagonia Libre, Sofía Nemenmann y Noel Miranda de Ríos to Rivers son mujeres de ciudades del interior de Santa Cruz, que en esta época trabajan para que la defensa de los recursos naturales de la Patagonia se hagan costumbre.

El día de ayer fueron reconocidas en el IIIº Encuentro Federal de Defensoras del Ambiente y el Buen Vivir en el Senado de la Nación Argentina. Noel dialogó con TiempoSur.

El abrazo al territorio de Noel

La vida de la comunicadora, atravesada por combinación de luchas, comenzó en San Julián en 1988. La ciudad portuaria la vió crecer y con ella, a sus ánimos de involucrarse, de saber “cuál sería el impacto de las megamineras en localidades como la mía, que se convirtió en un pueblo minero de la noche a la mañana prácticamente”.

Esas dudas la acompañaron a la ciudad de La Plata en 2005, donde cursó sus estudios terciarios en ciencias de la comunicación.

Después de la formación académica y la participación en asambleas barriales pudo elaborar una tesis respecto a la contaminación y la degradación de la contaminación de la selva más austral del mundo. Profundizó su acción en la costa ribereña.

Protegiendo la naturaleza y aprendiendo su importancia, construyó una respuesta: La necesidad de un activismo ambiental. Así actuó en defensa de los humedales, protegiendo a los mismos de un arrasador crecimiento inmobiliario, que iba en detrimento de los espacios verdes, importantes, entre otras cosas, para que no se inunde la ciudad.

La militancia ambiental santacruceña

Doce años después, regresó a la ciudad del Nao Victoria. Con el pasar de los años, la joven ecofeminista identifica una militancia ambiental que crece en Santa Cruz. “Es de base, autogestiva, horizontal y autoconvocante”.

Noel Miranda considera que cada vez se suman más personas y que las acciones deben pasar de acciones asistenciales, como jornadas de limpieza de basura o capacitación de reciclado para vecinos, a una exigencia gubernamental y empresarial, que apunte a responsabilidades sociales.

Por su trabajo de difusión, formación, trabajo con las comunidades, investigación y por ser una voz de la tierra, ayer en el Senado de la Nación Argentina, con un pañuelo verde en la muñeca, un punto en alto y el Río Santa Cruz estampado en el pecho, Noel recibió el reconocimiento Berta Cáceres, líder indígena y feminista de Honduras que fue asesinada en 2016.

“Dio el ejemplo de que el camino es la organización en el territorio”, expresó la galardonada.

“Compartir este reconocimiento habla de la fortaleza del grupo que hemos conformado, me llena de alegría, son grandes luchadoras de las que aprendo en cada acción”, manifestó Miranda, ya que las santacruceñas Silvina Comachi y Sofía Nemenmann también fueron reconocidas.

Tanto Sofía como Noel forman parte de la organización no gubernamental Ríos to Rivers y la mención resalta el trabajo sin precedentes de intercambio cultural que realizaron en el último río glacial, que desemboca en el mar y que lleva el nombre de la provincia.

La ONG tiene el objetivo de inspirar la protección y conservación de los ríos con jóvenes conociendo cuencas amenazadas, se trata de un proyecto de educación participativa con siete años de trayectoria que nunca antes llegó a ser tan austral.

“Es sentir el río, los ríos, comprender cada territorio, más allá de sus particularidades, hay características similares de imposición de estos mega proyectos”, explicó la sanjulianense en referencia a las represas Condor Cliff y La Barrancosa.

El sueño de un río libre

Durante el mes de febrero, más de 25 jóvenes vivieron esta experiencia en el Río Santa Cruz que “como escenario de futuros intercambios siempre es un anhelo”, expresó Noel. Y en su lista de anhelos, apuntó los ánimos de un río libre de represas, su erradicación antes de que el daño sea irreversible.

“No se pueden terminar en breve ni en el mejor de los casos”, explicó, considerando que el plazo estimado de construcción de obra es de 5 a 7 años y el avance es del 12%. Las consecuencias que denuncian desde las agrupaciones es la ecológica por la afectación a la flora y fauna autóctona, el peligro que representa para el Macá Tobiano y el daño en el campo de hielo patagónico sur.

“La serie de irregularidades que presenta la obra, hace evidente la falta de planificación y seriedad que se refleja en los "accidentes", denunció la joven.

Pero a ésta se le suman la socioeconómica por la escasez del agua y las tarifas energéticas para los pueblos cercanos, la laboral por los trabajos que no son duraderos ni seguros y la lista sigue, con temáticas turísticas y empresariales también.

“Justicia ecológica es agua pura como derecho humano”, expresó desde sus redes sociales, como resumen de una lucha. Con el objetivo de hacer resonar su mensaje, como lo hizo en el Senado, en el corazón de los pibes de otros países que compartieron cultura, kayak y la pasión por la naturaleza protegida y en la cumbre internacional por el agua de Chile en 2019, Noel Miranda seguirá llevando el Río Santa Cruz como bandera.

 


COMENTARIOS