Política

El presupuesto participativo y las juntas vecinales

A poco más de tres semanas para las elecciones municipales, cada vez son más los candidatos a concejal que plantean proyectos para empoderar a las juntas vecinales en Río Gallegos. Al menos dos trabajan en el denominado “presupuesto participativo”, con una fuerte consulta a referentes de los barrios.

  • 11/10/2019 • 17:45
Juntas vecinales.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Las elecciones del próximo 27 de octubre motivan ideas y proyectos varios entre quienes pretenden ser electos por los vecinos, en este caso de Río Gallegos.

En ese marco, son por lo menos tres las listas de concejales que promueven “empoderar” a las juntas vecinales, que tanta importancia han ganado durante los últimos años, demostrando que la unión de los vecinos conformados legalmente logra respuestas que los vecinos por sí solos no alcanzaban a nivel municipal.

Y en este caso, candidatos a concejal como Marcos Muezca (acompaña a Fabián Leguizamón)
Leonardo Roquel (acompaña a Pablo Fadul) y Alberto Lozano (acompaña a Pablo Fadul) son quienes aseguran estar trabajando para impulsar desde la Legislatura municipal el denominado “presupuesto participativo”, que le permite a los vecinos participar de forma activa de la utilización de los recursos del Estado municipal.

A éstos hay que agregar la lista del concejal Lerena (acompaña a Gómez Bull), desde donde aseguran que ya tienen armado un proyecto para que las juntas vecinales tengan decisión en el trabajo que se realiza en el Concejo Deliberante de Río Gallegos.

A participar

En el marco de las ideas respecto del presupuesto participativo, Leonardo Roquel indicó que considera prioritario para ser discutido en el Concejo Deliberante, adelantando que están “trabajando en un proyecto de Presupuesto participativo en el cual vamos a trabajar con vecinos, para que sean ellos quienes definan qué hacer con los recursos que hay para los barrios".

Por su parte, el candidato a concejal, Marcos Muezca, indicó públicamente que hay dos cuestiones en las que harán hincapié, que son la descentralización del Municipio, acercando lugares de cobro y recaudación como gimnasios y cenines, dándole al vecino facilidades para su vida diaria.

También adelantó que trabajarán en un “presupuesto participativo”, indicando que darle la posibilidad a las juntas vecinales de participar en la confección de un porcentaje del presupuesto que va destinado a los barrios de la ciudad.

También Lozano estimó que la confección de la Carta Orgánica, pospuesta desde hace una década y que Giubetich prometió en campaña, también “fue conversado con el Gobierno provincial”, ya que la autonomía de la ciudad “choca con los intereses que puede tener la provincia”.

Con la Carta Orgánica -remarcó- Río Gallegos podría haber contado con un régimen electoral “propio”, contar con presupuesto participativo y un Tribunal de Cuentas.

De qué se trata

El Presupuesto Participativo es una iniciativa que permite a cada uno de los vecinos de los 9 barrios del Municipio proponer, debatir y decidir a través del voto en qué utilizar una parte del presupuesto municipal de inversión.

Luego se evalúan todas las propuestas que se reciben de los vecinos.

Las propuestas factibles se convertirán en proyectos que serán sometidos a una votación.

En ciudades en las que ya se implemente, los vecinos pueden seguir de forma fácil, mediante una página web, la evolución de los proyectos ganadores del presupuesto participativo.

Haciendo historia

A todo esto, la historia respecto de este tema disponible en la Web cuenta que la primera vez que se llevaron a cabo unos Presupuestos Participativos en el mundo fue en 1988 en la ciudad de Porto Alegre (Rio Grande do Sul, Brasil); una ciudad formada por millón y medio de habitantes, situada en una región metropolitana habitada por el doble de población.

Estas medidas comenzaron a llevarse a cabo con el ascenso al poder del partido progresista Partido dos Trabalhadores para dotar a la población de servicios básicos de infraestructuras y reducir las desigualdades sociales. Decidieron seguir el modelo de la Comuna de París de 1871.

En Argentina

En la República Argentina el Presupuesto Participativo comienza a implementarse tras la crisis económica, política y social de los años 2001 y 2002. Fue la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, el primer municipio en adoptarlo, sancionando la ordenanza respectiva en 2002 y el primer presupuesto participativo correspondió al año 2003.

Entre los años 2003 y 2007, se expandió la cantidad de municipios que adoptaron este mecanismo de participación ciudadana y ese último año comenzó a implementarse una política pública a nivel nacional tendiente a consolidarlo en todo el territorio nacional.

Entre los municipios que implementan este instrumento están la ciudad de San Lorenzo (provincia de Santa Fe), San Fernando (provincia de Buenos Aires), el Municipio de Morón (provincia de Buenos Aires), Córdoba Capital, San Miguel (provincia de Buenos Aires), San Carlos de Bariloche (provincia de Río Negro), Reconquista (provincia de Santa Fe) y La Plata (Provincia de Buenos Aires). Esto derivó en la creación de la Red Argentina de Presupuestos Participativos que agrupa a los municipios que lo utilizan.

Un caso testigo

A la hora de buscar ejemplos actuales en los que ya se aplica, podemos citar a Carlos Paz, donde, luego de un proceso de dos días de votación, donde se distribuyeron 16 urnas en toda la ciudad, 3719 vecinos se acercaron a votar los proyectos correspondientes a cada sección; significando un incremento del 57% respecto al 2018.

Dentro de ese crecimiento, hubo un exponencial incremento de la participación en el presupuesto participativo joven, con 1734 jóvenes eligiendo las propuestas que luego se llevarán adelante.

Mediante ese presupuesto, los vecinos lograron que se aprueben proyectos para un Parque temático en reserva autóctona, un cambio de luminaria calle Artigas, Esparta, Azopardo y Güemes, la construcción del Dispensario en plaza Tiziano, la instalación de cloacas para la Sección de la ciudad, la iluminación de un circuito escolar, entre otras iniciativas.


LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000