Transporte público

El Municipio asegura que el que incumplió lo sentenciado por el juez fue Maxia SRL

El secretario de Legal y Técnica del Municipio, Dr. Jorge Cabezas, indicó a TiempoSur que desde el lunes la empresa dejó de cumplir lo acordado con el juez Bersanelli. Habló de la multa que se le podría aplicar. En tanto, el intendente Grasso respondió –en Tiempo FM - la solicitada de Maxia SRL que lo responsabilizaba del corte del servicio.

No parece haber vuelta atrás en la situación de Maxia con el Municipio. (Archivo).
COMPARTÍ ESTA NOTA

La impresión que tienen los vecinos de Río Gallegos es que la situación con el transporte público no da para más. Desde el lunes pasado, la empresa Maxia SRL dejó de prestar el servicio aduciendo que ya no tenía fondos para seguir funcionando, responsabilizando directamente a las autoridades del Municipio local.

Desde la Comuna “comenzaron a retrasar los pagos necesarios para el sostenimiento del servicio y se dejaba de dar respuesta al reconocimiento de incremento de costos, generando así el ahogo financiero de la empresa”, indicaron desde Maxia a través de una solicitada pública en la edición de ayer de TiempoSur.

Fue el propio intendente Pablo Grasso -a primera hora de ayer- quien salió a responder a la empresa. “Nos deben plata y el servicio es una basura”, expresó el Jefe Comunal al tiempo que recordó que la semana previa a que él asumiera, entre el 1º al 9 de diciembre, el Municipio desembolsó más de 400 millones de pesos.

(Grasso cuestionó con dureza a las autoridades de la empresa. (Archivo)).

“Este servicio es una basura”- Entrevistado en Tiempo FM, Grasso dijo ayer que “cuando empezamos, a los 6 días, tuvimos la primera manifestación acá afuera”. Por esto, planteó que desde la empresa “no le hicieron caso a la Justicia, no le hicieron caso al juez”, en relación al Dr. Marcelo Bersanelli.

“Nosotros le pagábamos, pero ellos no les pagaban a los trabajadores”, advirtió sobre el compromiso asumido ante la Justicia por ambas partes.

El mandatario puso en relieve que “la gente se vive quejando del servicio que funciona siempre mal” y que “hoy se habla de plata como si fuera la solución, pero es parte del problema”. “Este servicio es una basura, que me diga un vecino cómo viaja en el transporte público”, manifestó y volvió a remarcar que el que le debe plata al Municipio es Maxia y no al revés.

Las cosas se tienen que definir, no tenés que patear para adelante, si no lo arreglamos nosotros, no se va a arreglar”, advirtió. “Discutamos otro mecanismo; administraron mal sus recursos avalados por la gestión anterior”, y se preguntó: “Cuando nos tengan que devolver plata, ¿cómo van a hacer?”. Y agregó que “se hacen los distraídos y le dicen a la gente ‘vayan y quéjense al Municipio’, pero lo que ellos firmaron, no lo cumplieron”. 

Para concluir, Grasso subrayó que “hay muchas familias que están esperando que estos tipos se hagan cargo y lo único que hacen es firmar una solicitada y aparecer de vez en cuando”. 

 

“Intransigencia de las autoridades”- En la solicitada firmada por Maxia se indicó que, a efectos de allanarse a la voluntad del Intendente y evitar la quiebra de Maxia S.R.L., en el mes de marzo decidieron comunicar la rescisión del contrato, pero “curiosamente el Municipio acudió a la Justicia a pedir que Maxia no se vaya”.

Remarcaron que el Juez ordenó al Municipio pagar el servicio que reclama, pero “los incumplimientos persisten”. Y subrayaron: “…Con el aval del Juez hemos ofrecido una prestación transitoria básica ajustada a la capacidad de pago del Municipio, por el tiempo necesario para concretar el nuevo proceso licitatorio, pero tampoco hemos recibido respuestas”.

“Desgraciadamente –continuaron- no puede sostenerse una empresa de transporte de pasajeros obligando a Maxia S.R.L. a trabajar a pérdida y disminuyendo los estándares de seguridad y calidad; pero la intransigencia de las autoridades no da lugar a opciones. Contra esa realidad de la economía y de la seguridad en el servicio no hay sentencia de juez que pueda”.

Finalmente, sostuvieron: “…No olvide la ciudadanía que el obligado a garantizar el transporte público de pasajeros, el verdadero dueño del servicio es el Municipio. Contra él dirijan sus pedidos de respuestas”.

 

“Incumplió la empresa”- TiempoSur consultó ayer al secretario de Legal y Técnica del Municipio, el Dr. Jorge Cabezas, por este tema. Al respecto, informó que el lunes, a las 16:00, la empresa les comunicó que suspendía el servicio, aduciendo falta de fondos para funcionar.

Cabezas manifestó que le informaron a la Justicia que, en el mes de junio, habían abonado la misma suma que había dispuesto el juez en mayo, que es una suma destinado a pagar los salarios y un importe para un funcionamiento mínimo de 5 colectivos con cronograma de días sábados, es decir, una frecuencia cada una hora.

La Municipalidad abonó $5.300.000 y pedimos que continúe vigente la orden cautelar original”, explicó y sostuvo que el juez que entiende en la causa “ordenó que empecemos el proceso de rescisión contractual, en eso estamos discutiendo con los abogados de la empresa respecto de las acreencias”.

(Jorge Cabezas, secretario municipal. (Archivo)).

Cabezas aclaró que ese es otro trámite, ya que la discusión de lo económico va por otra vía, por lo que con el Dr. Marcelo Bersanelli están trabajando en cómo va a funcionar el servicio por estos tres meses: “Mientras tanto, la obligación nuestra de pagar lo que nos impusieron y la de la empresa, cumplir el servicio”, dijo.

Para el Secretario Legal y Técnico, la empresa “no está cumpliendo la orden del juez; ahora estamos esperando que el magistrado disponga lo que crea conveniente ante este incumplimiento”. En ese sentido, advirtió que cuando se dictó la cautelar, el juez impuso sanciones para la parte que no cumpla. “Ya tuvimos un primer incumplimiento de la empresa por 50 mil pesos, ante la segunda, se le aplicarán 100 mil pesos por día; una más y se podría pedir el rescate de las unidades, pero esa es una decisión que no está en nuestras manos”, aclaró.


COMENTARIOS