Ibuprofeno inhalado sólo con receta

El médico que lo receta, la farmacia que lo expende y el farmaceuta que lo elabora

Una farmacia de la capital santacruceña lo entrega pero con receta magistral. El médico del sindicato de Petroleros Privados comenzó ayer a prescribirlo a pacientes con COVID, previa firma de un consentimiento informado y con medidas estrictas de seguridad para nebulizarse. Desde San Nicolás, Guillermo García capacita a sus pares para crear la fórmula y aconseja que se entregue gratuitamente. El laboratorio que creó la fórmula desalienta su preparación. 

El médico que lo receta, la farmacia que lo expende y el farmaceuta que lo elabora
COMPARTÍ ESTA NOTA

El ibuprofeno inhalado se expende y se receta en El Calafate, Caleta Olivia y ahora en Río Gallegos.

Este medicamento que no fue por ahora aprobado por la ANMAT, pero que fue habilitado para su uso compasivo en siete provincias del país ya que mejora la condición del enfermo de COVID-19 que padece complicaciones respiratorias, se entrega con solo con una receta magistral en una farmacia de la capital santacruceña.

La elaboración de la fórmula está a cargo de farmacéuticos de la Villa Turística - pueden crearla legalmente- los que luego la envían a Río Gallegos, a la sucursal de su misma red de farmacias.

Cerca de 700 farmacéuticos que la producen integran la red magistralmente y en muchas provincias se entrega de manera gratuita porque la materia prima, el ibuprofeno, no es costoso.

Ayer el Dr. Ariel Varela, quien integra el área de salud del sindicato de Petroleros Privados, comenzó a entregar recetas, pero con la previa firma de un consentimiento informado.

Es el primer médico de la ciudad que públicamente sostiene que prescribe el ibuprofeno inhalado, aunque existen otros profesionales que ya lo realizan desde hace semanas en Río Gallegos, según pudo conocer TiempoSur.

Es una receta magistral, con un preparado que lo realiza una farmacia de El Calafate y así lo pueden entregar. Ellos están autorizados, pero con una receta, sin la receta no se puede”, aclaró Varela a este medio.

El profesional de la salud destacó que el Consejo Médico de Santa Cruz “no se opone”

a que sea prescripto “más allá de que el Gobierno mete presión para que no hagamos las recetas”.

Las nebulizaciones con ibuprofeno inhalado se realizan con supervisión médica en las provincias que aprobaron su uso, porque se realiza en los mismos hospitales con una escafandra especial para evitar la aerosolización, es decir, que el virus se disemine en el aire. En este caso, el tratamiento es ambulatorio y para el Dr. Varela, esto no reviste problemas ya que el paciente debe seguir las “medidas de seguridad” que le indica el médico.

“Se puede nebulizar el paciente y para eso debe estar solo en una habitación”, destacó.

La dosis consta de un mililitro en solución fisiológica en base al trastorno del paciente. “Depende de la saturación de oxígeno en sangre. Si satura menos de 90%, se hace una nebulización cada 4 a 6 horas, y si la saturación es de 90 a 94% es cada 8 horas en donde disolvés 1 mililitro de en 2,5 mm de solución fisiológica. Es muy simple”, resaltó Varela.

El médico recalcó que el medicamento permite “que la persona no llegue a un estado crítico” debido a su efecto desinflamatorio en los pulmones. “El paciente mejora y no se agrava más el cuadro”. 

Añadió que este modo evita que la persona sea trasladada a terapia intensiva. “Lo hemos constatado con otros profesionales y el cuadro de las personas ha mejorado muchísimo”.

Farmacias de “todos lados” comenzaron ayer a comunicarse con el Dr. Varela. “No todos los médicos lo recetan, somos pocos por el miedo que hay a que te suspendan la matrícula y te sancionen, pero en mi caso no me van a chicanear con ese tema. Nosotros lo hicimos público para que otros médicos se animen y sepan que no están solos. Hay un área de salud del sindicato que respalda esto”, agregó.

LA RED QUE LO PREPARA

Guillermo García, farmacéutico de San Nicolás, elabora en su laboratorio el ibuprofeno inhalado y es quien capacita a sus pares de Río Gallegos, luego de la convocatoria que hizo la Municipalidad, pero también a farmaceutas de otras localidades de Santa Cruz.

El profesional integra la Red Magistralemente, cuyo objetivo es “solidario, horizontal y ayuda mutua entre colegas”, sostuvo a TiempoSur.

“Los farmacéuticos que se recibieron en una universidad pueden preparar fórmulas magistrales y son perfectamente legales porque son medicamentos que elaboramos con receta médica, es decir, trabajamos por orden médica”, recalcó.

Estas fórmulas magistrales se denominan “huérfanas” porque no son creadas por la industria farmacéutica.

García señaló que muchas farmacias que elaboraron el ibuprofeno inhalado lo entregan de manera gratuita. “Instamos a los colegas a entregarlo gratuitamente, pero es una decisión personal. Yo lo entrego gratis a modo de colaboración con el vecino en esta pandemia que está haciendo estragos”, advirtió, pero al mismo tiempo marcó que el farmaceuta también “tendría todo el derecho” de cobrar por la fórmula, como un médico lo hace por la consulta. “Tratándose de algo extremadamente económico y habiendo tanta demanda, me pareció un buen gesto sugerir que se entregue gratis”, insistió.

García subrayó que cualquier gobierno provincial “no puede no autorizar el uso de una droga legal”. “La sociedad se ha dividido entre ibuprofeno sí, ibuprofeno no, pero es la droga más conocida y estudiada del mundo y el resultado en pacientes con COVID es irrefutable. Que una autoridad lo niegue… Puede decir lo que quiera, pero no puede avasallar el derecho que tiene un médico a prescribir lo que mejore la condición de un paciente y le salve la vida. Eso es descabellado. Imagine que Usted mañana se contagia con COVID y sabe que tiene esta herramienta, que no es mágica, pero que lo ayuda, ¿qué haría? Usted tiene derecho a esta medicación”, finalizó.

LUARPROFENO

Luarprofeno es el nombre del medicamento que fue creado por laboratorios Luar. Mediante un comunicado, advirtieron:

“En relación con el uso de formulaciones magistrales de ibuprofeno inhalatorio, que no son Luarprofeno, nos vemos en la obligación de brindar información fehaciente a profesionales de la salud y a la comunidad en general.

Todos compartimos el deseo que –una vez generadas las vacunas y/o los medicamentos necesarios para ello– la accesibilidad de esos productos para la población sea general, indiscriminada y rápida.

No hay lugar en esta crisis sanitaria mundial para aprovechar una posición dominante dentro de la escala productiva de insumos y medicamentos para la salud, o esgrimir elementos proteccionistas que terminen consolidando la concentración de la oferta en unos pocos oferentes.

Tampoco hay lugar para la desinformación de la población o –lo que en este caso es peor– la difusión de información destinada a profesionales de la salud que carezca de sustento técnico.

Por eso, en nuestra condición de titulares del derecho de explotación de los resultados de I+D de la especialidad medicinal Luarprofeno, actualmente en estudio, nos vemos obligados a aclarar a los médicos y a los funcionarios competentes en el área salud de las instituciones públicas y/o privadas del país que LA PREPARACIÓN MAGISTRAL DE IBUPROFENO INHALATORIO EN UNA FARMACIA, Y/O LA FABRICACIÓN INDUSTRIAL DE UN MEDICAMENTO FORMULADO CON IBUPROFENO PARA NEBULIZAR, NO PUEDE SER PRESENTADA U OFRECIDA AL CUERPO MÉDICO COMO UN SUSTITUTO TERAPÉUTICO DE LUARPROFENO. La fórmula desarrollada por el CEPROCOR- Conicet, y los Controles de Calidad, Esterilidad y Estabilidad, son algunos de los elementos centrales a tener en cuenta”.


COMENTARIOS