Artes marciales

El karate vuelve al ruedo tras la cuarentena

Con protocolo de por medio, el karate retomó sus clases en el Boxing Club y a partir de hoy habrán cuatro turnos con extensión en el rango horario. El profesor Héctor Fabián Camporro contó el proceso vivido por la cuarentena.

Camporro dio detalles de la situación.
COMPARTÍ ESTA NOTA

No fue fácil, pero en el karate atravesaron la cuarentena y van retomando la actividad de a poco en esta instancia de distanciamiento social en Santa Cruz.

En diálogo con TiempoSur, el profesor Camporro comentó que, cuando el 16 de marzo decretaron la cuarentena, ya habían iniciado las clases en el Boxing, pero que tuvieron que suspender y que él trató de mantener el espíritu lo más arriba posible.

“Había una depresión social importante, por lo que mi objetivo fue conectarme con distintos profesores del país, con charlas de las cuales surgió la idea de hacer clases por Zoom, aunque yo estaba dando clases gratuitas por Facebook durante todo abril para mantener el espíritu del karate tres veces por semana”, indicó.

Luego comentó que así empezaron a conectarse alumnos de otros lugares, incluso con una chica de Puerto Rico y otra de El Salvador, por lo que lo seguían de otros puntos del mundo.

“Cuando el profesor Masuchelli me tira la idea de conectarnos por Zoom, entonces tuve que aprender aunque no soy muy ducho con la tecnología y ahí surgió retomar el contacto con mis alumnos que no estaban haciendo nada, ya que por Facebook no los ves y no podés corregir nada ni interactuar con el alumno”, añadió.

Entonces, ahí surgió que, a partir de mayo, empezó a dar las clases en dos turnos y con bastantes alumnos hasta que en la parte del protocolo con la comisión directiva del Boxing, hablando con Mariela Mendoza y Leonardo Mata, los más involucrados en lo deportivo, surgió la posibilidad de presentar el protocolo, tras lo que les habilitaron edades de 14 a 59 años.

“Sin embargo, nosotros, como institución y por tener 22 disciplinas en funcionamiento, tuvimos que optar por el personal, por una serie de requisitos con personal necesario para mantener la limpieza del club, por lo que tuvimos que empezar con un rango de 14 y 18, pero dejando a muchos chicos afuera, así que ahora presentamos un nuevo protocolo y a partir de julio arrancamos de 8 a 59 años en grupos de 9 practicantes por turno”, indicó.

La actualidad

Comentó que hoy comenzarán con cuatro grupos armados, por lo que la escuela de karate volverá a funcionar en la sala, que también fue habilitada respetando la distancia social.

“Me dediqué a levantar el espíritu del karate y estoy muy bien físicamente, como cuando era joven y eso me permitió ordenarme en la conexión con el resto del país”, contó Camporro.

Además, dijo que en tres o cuatro meses tuvieron más de 15 charlas compartidas con profesores de distintos puntos del país y clases con sus alumnos por Zoom y ahora en el Boxing.

“La Secretaría de Deportes me convocó para representar al karate en una entrevista y elegí a Yanet Castañeda, múltiple campeona sudamericana, a quien le hice una nota en “Deportes en redes”, que salió para todo el país y Sudamérica”, señaló.

Luego agregó: “Esto lo hice muy federativo y convoqué a distintos profesores y chicos que tuvieron vivencias con ella, los que hicieron preguntas sobre diferentes vivencias, preguntas técnicas o de estrategia, por lo que fue un reportaje muy fructífero para el karate y muy claro porque ella dejó bien plasmado cómo se debe comportar un karateca”.

A pleno

Fabián además contó que también trabaja su hijo en el club Ferro y que él, como presidente de la Asociación “Shoto Yuku Santa Cruz”, está con cuatro dojos involucrados, poniendo al día la asociación de karate en el plan nacional de clubes argentinos.

“Aparte del trabajo que estoy haciendo como dirigente vocal en el Atlético Boxing Club, en el ordenamiento administrativo, tras lo cual estamos al día con Personas Jurídicas”, informó.

También dijo que, por esta situación de pandemia, tienen la prórroga que se le da a las instituciones por el balance 2019, pero aclaró que quieren poner todo al día como lo que tiene que ver con la DGI, el Banco Provincia y equilibrando las cuentas del club.
“A pesar de todo esta pandemia nos permitió ordenarnos, algo que no es fácil porque hay que sentarse y trabajar en ello y mucha gente habla o critica, pero son pocos los que se ponen a trabajar y tenemos un grupo humano en la comisión directiva que se está ocupando para sacar adelante a nuestra gran institución”, sostuvo.

Las clases

En cuanto a la actividad en el club, expresó: “Ahora largamos las clases en el Boxing, en Ferro se están organizando también y hemos presentado los protocolos, por lo que en cada clase hay 9 personas y ojalá que nuestra provincia siga sin casos y eso permita un desarrollo normal, pero hay que respetar todos los protocolos sin bajar los brazos en la limpieza sin hacer cosas indebidas si tenemos la posibilidad de tener nuestra población sana”.

El profesor contó que el karate ha trabajado para mantener la salud mental de sus alumnos, porque el encierro conlleva a un montón de situaciones depresivas y la verdad es que no es bueno.
“Tenemos que estar alertas y cuidarnos, llevando lo mejor posible esta situación respetando las normas que nos marcan las autoridades confiando en que ellas van a tomar buenas medidas para que nosotros estemos bien y ahí hay un mutuo equilibrio que tiene que buscar la población. Es importante que el ciudadano sea respetuoso de las normas y si llegamos a eso vamos a tener las disciplinas funcionando y de a poquito estaremos liberando más comercios, pero respetando”, afirmó.

Además, advirtió: “Vemos que en Buenos Aires tuvieron un retroceso, pero también vimos todas las manifestaciones que allí tuvieron, no se respetó el distanciamiento y el ciudadano, hasta que no ve el hierro caliente en la cabeza no para y esa es una opinión mía. Somos hijos del rigor y ahora otra vez a cerrar comercios allá, porque no hubo un respeto sobre las normas”.

Para finalizar, quiso “agradecer a la familia del karate, con quien nos hemos acompañado mutuamente y me siento feliz en ese sentido. Simplemente pedir que nos cuidemos, que cuidemos al prójimo con el distanciamiento, las máscaras y la higiene para volver a la normalidad. Hay que tener fe, pero con eso sólo no alcanza si no hay conciencia de trabajo.”

 

TAGS