Gordofobia

El incesante estigma de los cuerpos

La semana pasada, el cuerpo, la talla, los kilos de mujeres volvieron a ser título de varios medios de comunicación. Las percepciones de una modelo alternativa santacruceña y las recomendaciones de INADI.

Sesión fotográfica de Dimitri Mirol. (Daniela Petroleuse)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Hace un par de años se comenzó a utilizar la palabra gordofobia, para llamar a la violencia, discriminación y exclusión hacia las personas gordas. La modelo alternativa Dimitri Mirol, que se identifica como gorda y trabaja con su cuerpo, expresó que los medios de comunicación deben ser parte de este cambio social.

“Porque hay espacios que quieren estar vigentes considerando que cada vez más espacios hablan del positivismo de los cuerpos y la aceptación, pero si no se construye de fondo, es una inclusión de cartón” expresó. Como ejemplo, nombró la tapa de la Revista Caras, que generó polémica la semana pasada tras referirse a la talla de Catalina Amalia de Orange, princesa de Holanda, como un orgulloso look plus size.

Desde la visión de la creativa santacruceña, explicar que un cuerpo que no es hegemónico se lleva con orgullo, es asumir que esa persona debe estar oculta o sentir vergüenza de su propia piel. Quizás por esas configuraciones de sentido Argentina es el segundo país con más trastornos alimenticios del mundo según Fundación La Casita.

“Podemos hablar de salud integral desde otro lado entendiendo que todas las mujeres son reales y que las personas gordas existen más allá de su gordura” resaltó Dimitri. Lamentó que la opresión del patriarcado, destruye a todas las femineidades desde pequeñas con los mensajes en los medios.

Los mensajes gordo-odiantes, se han potenciado en tiempos de aislamiento en los que quienes pueden quedarse en casa tienen más tiempo para cocinar y comer que para hacer ejercicio, en los que hay más memes disfrazados de chistes y un cambio de hábitos e incertidumbre que puede traer consecuencias en nuestro cuerpo en un contexto de crisis sanitaria mundial.

Una política antidiscriminación

INADI hizo esta lectura y recordó la vigencia del informe sobre Discursos Discriminatorios y Gordofobia que lanzaron desde el organismo. Hace un mes se volvió a compartir desde argentina.gob.ar la importancia de evitar la estigmatización de personas gordas y erradicar toda alusión a la estandarización de los cuerpos.

Entre los puntos que se destacan, INADI indica “prestar especial atención a la feminización del ideal de belleza ya que son las mujeres e identidades feminizadas quienes mayormente sufren el hostigamiento sobre sus cuerpos”. También entienden que el modelo de belleza hegemónico, es presentado como único y natural y éste, es uno de los mitos más arraigados en la sociedad actual.

El oportunismo comercial

La modelo y cantante Oriana Sabatini fue citada por varias marcas luego de subir un video a sus redes sociales explicando que sufrió anorexia durante muchos años y que estaba empezando a aceptarse desde otra manera. Su mensaje, en primera persona, fue un testimonio de opresión.

Sin embargo, para Dimitri Mirol, la cita de marcas aprovechando ese mensaje, es oportunismo comercial. Se llama pink washing y termina deformando los conceptos para vender. “Yo no puedo creerle a una marca que me dice que me ame a mí misma si no tiene talles o diversidad de modelos” resaltó.

Desde su visión, la inclusión real, es diversa y de fondo. “Quiero que contraten gente gorda también, que con la excusa de buena presencia por más estudios que tengas muchas veces cuesta más conseguir un trabajo” recalcó y destacó la importancia de dejar de capitalizar las identidades gordas.

“Yo no voy a hacer dieta para entrar en una prenda, la prenda se tiene que adaptar a mí, porque yo no le debo nada” concluyó, en un 2020 en el que todavía se trabaja en una Ley de Talles para democratizar la moda, que al ser una forma de expresión, es una manera de comunicar las subjetividades.