Existe, pero no funciona

El INADI quedó acéfalo y con 213 denuncias sin resolución

La delegación de Santa Cruz no tiene designada a la persona que sucederá a Marga Vera Low. Ayer entregó a la única administrativa el patrimonio “en resguardo”. Quien asuma, deberá además buscar un espacio edilicio.

Oficina del INADI.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El INADI integra la lista de organismos nacionales con delegaciones en Santa Cruz que no cuenta por ahora con un sucesor que debe ser elegido por Nación.

“No hay una persona para ocupar el puesto de la delegación de Santa Cruz”, confirmó Marga Vera Low, la ahora ex titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo.

Ayer al mediodía en el ex Peliche, lugar donde funcionó durante casi un año, Low entregó a la única administrativa del organismo el patrimonio “en resguardo hasta que se nombre a alguien”.

No hay firma ni alguien a cargo. No entrego mi cargo porque por ahora no hay nadie designado”, aclaró. Es decir, el INADI existe pero no puede funcionar.

Low por contrato estuvo al frente, hasta el 31 de diciembre, del instituto que recibe denuncias de discriminación de todo tipo.

“Hablé con la persona que coordina las delegaciones quien llamó a los 24 delegados para comunicarnos que nuestro contrato venció el 31 de diciembre”.

La delegación –que funcionó con pocos recursos y a veces sin insumos- debió cambiar de sede en 2019 porque finalizó el contrato de alquiler de la sede ubicada en el edificio de la biblioteca “Kunfi” Quirós y al no recibir recursos se trasladó a una oficina del Peliche gracias a un convenio que firmó con el interventor del SAMIC, Gastón Ortiz Maldonado.

“Nos dio un espacio con fecha de diciembre y está vencido el convenio y eso es algo que también queda para solucionar que es el edificio del INADI”, advirtió.

DENUNCIAS

Exactamente 213 denuncias de diversa índole –laboral, género y discapacidad- quedaron sin una resolución. Es que el circuito administrativo estipula que las delegaciones deben enviar los expedientes a INADI Central, en Buenos Aires, el cual analiza cada caso, pide pruebas y da su dictamen.

“Muchas se solucionaron y dieron dictamen pero el nivel de dictamen es muy poco en cuanto a la cantidad de denuncias. Nosotros hacemos carátula, armamos el expediente y hacemos un seguimiento. Se siguen proporcionando pruebas y eso hace que la denuncia no avance y los abogados están en Buenos Aires, nosotros no dictaminamos”, detalló.

En tanto, Low marcó que “no era visible el INADI”. “Hicimos que la gente supiera que existe un lugar en donde puede denunciar discriminación, xenofobia y racismo”, resaltó y marcó el trabajo que realizaron en los colegios gracias “a la buena predisposición de los directivos”, ya que el organismo no trabajó de forma conjunta con el CPE.

“Al INADI lo vamos a poner de pie con todos, todas y todes les trabajadores del Instituto que han demostrado a lo largo de estos años su compromiso con las prácticas antidiscriminatorias, a pesar de que muchas veces se les relegó y se les expulsó. Sabemos que hay un gran capital humano, capacitado técnicamente, comprometido con las diferentes temáticas que aborda el INADI: Ustedes van a ser la base de la reconstrucción”, dijo Victoria Donda, funcionaria a cargo del INADI,  cuando asumió.


COMENTARIOS