Interior provincial

El impasse de un duro conflicto en Las Heras

El año que viene retomarán la protesta por mejoras salariales y “postergaciones”, según indicó el Secretario General de ATE de Las Heras. La destitución de una edil, quema de un colectivo y seguridad privada en el Municipio.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El duro conflicto de Las Heras -que comenzó hace tres meses- con trabajadores que reclamaron mejoras salariales al Municipio, tiene un impasse, por lo menos durante las fiestas de fin de año por parte del gremio ATE, ya que la protesta tenía y tiene otros sectores de autoconvocados.

En el medio, hubo denuncias de represión policial en el mismo día en el que sucedió otro hecho institucional significativo: La suspensión de la edil Daniela Alonso, por el supuesto cobro de dos sueldos, uno como edil y otro por su cargo docente, y que valió una denuncia ante la Fiscalía, por parte de Andrea Yapura, edil oficialista, del intendente José María Carambia.

Alonso apoyó el reclamo y por eso estiman que su suspensión –repudiada por la protesta- fue una respuesta de la intendencia.

Hacemos un impasse en la lucha para retomarla luego, para que las trabajadoras puedan estar con sus familias”, indicó Héctor Ampuero, secretario general de ATE Las Heras.

El gremio -marcó- tendrá una tarea “titánica” de finalizar “con años de postergación, no solo salarial sino algo mucho más profundo que es la postergación”.

Los sueldos de los empleados municipales son de los más bajos de la provincia. Un trabajador categoría 23 -de las más altas- expuso su recibo de sueldo semanas atrás a TiempoSur: Percibía 28 mil pesos.

“Trasladamos el reclamo al próximo año en función de lo abarcativa y profunda que es la postergación”, abundó el dirigente.

Recordó que el gremio realizó medidas de fuerza incluso desde antes de la pandemia, y que en septiembre “no teníamos nada, ni oferta salarial, ni nada”, pero que gracias a “la lucha” pudieron conseguir 36% de aumento en cuotas, logro “que se apropió el SOEM que actúo con el maletín del oficialismo”.

“Al considerarlo insuficiente, dimos continuidad de la lucha y después de firmas las actas acuerdo donde presentamos el petitorio, se comprometió la entrega de 5 mil pesos que fue de 10 mil pesos con la lucha, que fue en una tercera etapa con la reunión de Provincia y Municipio, que quedó trunca porque el Ejecutivo de Las Heras no opto por ningún tipo de financiación”, expuso.

El Gobierno provincial obró de mediador y funcionarios viajaron a Las Heras para ofrecer asistencia financiera, pero también con ayuda social.

Pero luego un grupo de los trabajadores que acampaba afuera de la Comuna y en el techo del mismo edificio, pactó con el Ejecutivo. “Se sufrió el quiebre con gente que firmó actas que no son las mejores y levantan el acampe”, precisó.

Otro grupo de trabajadores se situó en el sector de Patrimonio. Fue el mismo día en el cual se levantó el anterior acampe, y durante la madrugada, anónimos prendieron fuego un colectivo allí apostado. A metros estaban cuatro mujeres y una menor.

EL EJE

Pero el Municipio cambió el eje de la discusión, marcó Ampuero. Sucede que Carambia no lo reconoció como sindicato y puso en duda la legalidad de representación.

La semana pasada, la Secretaria General de ATE hizo una conferencia de prensa y presentación en el Ministerio de Trabajo.

“Este martes ratificamos la legalidad del sindicato, porque la legalidad no la da el Intendente ni el juez Quelín, sino el Ministerio de Trabajo ya que hace 15 años atrás comenzamos el trabajo para representar a los municipales”, resaltó.

Agregó que la legitimidad está respaldada por los afiliados y la personería gremial y sindical.

El Intendente contrató empresa privada para resguardar la seguridad del edificio comunal, la cual es “la casa del pueblo”, indicó Ampuero.

Una empresa privada que cuida un organismo público que es la casa del pueblo y pareciera un boliche privado”, advirtió.

“ATE Las Heras se moviliza junto a dirigentes provinciales y nacionales rumbo a la delegación del Ministerio de Trabajo en la localidad. "Por un municipio con las puertas abiertas y no blindado de policías dentro", estas prácticas nos retrotraen a la época más oscura de nuestra historia argentina”, expuso ATE por las redes sociales el martes pasado.

COMENTÁ